Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Sábados musicales: Beethoven el empresario

sábado, 17 de enero de 2015



Sigo con el curso Exploring Beethoven Sonatas de Jonathan Biss, donde me encuentro con un dato interesante: Beethoven fue el primer empresario de tiempo completo de la música. Aprovecharé de hacer un resumen de esta clase que me gustó mucho.

A diferencia de sus predecesores él nunca fue músico de corte, no tenía obligaciones como Bach, Haydn y Mozart (aunque este último se rebeló en los últimos años convirtiéndose en el primer free lancer). Esto le permitió experimentar y hacer lo que le parecía interesante. Beethoven fue hijo de una época de enormes cambios lo que quedó reflejado en las innovaciones de su música.

Dice Biss: "Mozart compuso 600 obras musicales en un período de 30 años, incluyendo 22 óperas y 41 sinfonías, todas excelentes donde jamás sacrificó la calidad. Beethoven en cambio, tal vez por estar más enfocado en la innovación, escribía esquemas en su cuaderno de notas que llevaba para todas partes, se tomaba mucho más tiempo revisando y experimentando". Beethoven escribió nueve sinfonías y solo una ópera.

Es conocido por su mal genio o por lo menos como un tipo al que le costaba mucho cumplir órdenes. La obediencia no estaba entre sus virtudes, hacía las cosas a su manera y a su propio ritmo, por eso como compositor de una corte no habría durado nada.

Desde muy joven, tras sus estudios en Viena, en lugar de buscar un trabajo o volver a Boon, decidió quedarse en Viena trabajando por cuenta propia, fue un emprendedor musical desde el principio. Esta es su faceta personal que más me gusta, el tipo conscientemente sacrificó la respetabilidad que da un trabajo fijo porque no soportaba la rutina y recibir ordenes, aunque no murió rico y rodeado de sirvientes como Haydn, lo superó largamente en fama.

Eso no quiere decir que no tuviera jefes, pero mantenía con ellos una relación de amigos más que de patrón-amo, eran gente que creía en su talento y lo patrocinaban lo que le dió un grado de libertad mayor a los que tuvo cualquier otro compositor antes. Cuando publicó su Opus 1, a los 25 años la plata que ganó le alcnzó para vivir 3 años. Nunca fue parte ni tuvo apoyo formal de ninguna institución, sin embargo fue reconocido internacionalmente y tuvo plata suficiente para mantenerse durante toda la vida. A pesar de nunca haber pertenecido a ninguna institución tuvo encargos desde lugares remotos como Londres y Moscú.

Uno siempre tiene modelos de vida, gente que admira y trata de imitar en la medida que sus limitaciones lo permitan, uno de los que están en mi panteón es don Ludwing Van Beethoven, el emprendedor de las 32 sonatas. Lo admiro no tanto por su talento -que era enorme- sino por la manera en que manejó sus limitaciones, con el carácter que tenía solo podía ser un freelancer, eso lo entendió desde el principio y se las arreglo para vivir y salir adelante con eso. Admirable.

Beethoven pagó alto costo por hacer las cosas a su manera, nunca fue respetable, se vestía de manera desaliñada, no era muy fanatico de la limpieza ni del arreglo personal, seguramente su ego era tan grande que se sentía por encima de esas cosas. Tampoco le iba bien con las minas y no se le conoce ni una sola relación estable, siendo que era por naturaleza como piedra de curanto.

Pero tampoco era narcisista, su música lo muestra como un tipo hambriento de buenos sentimientos, tal vez estaba medio chiflado, o loco como cabra en algunas cosas, pero no se dejó ganar por la hipocresía como la mayoría de las personas. Su música tiene la perfección técnica que lo coloca entre los más grandes de los clásicos pero también una carga sentimental enorme como el primero de los románticos. Que combinación más rara.

7 Comments:

Blogger Frx said...

No tenía idea del estilo de vida que llevaba Beethoven, vaya que era aperrado como decimos acá.

17 de enero de 2015, 15:17

 
Anonymous Anónimo said...

Beethoven el empresario


hahahahah cada día te superas en tu estupidez bradanovic

17 de enero de 2015, 16:47

 
Blogger Luis Brito said...

Lo malo de las clases es que la traduccion al español no esta completa en todos los videos

17 de enero de 2015, 17:31

 
Anonymous Anónimo said...

Sr. Copresidente:

Un par de alcances a tu interesante artículo:

- Si bien efectivamente a Beethoven no se le conocen relaciones sentimentales, sí es famosa la anécdota de su carta a su "amada inmortal". Nunca se ha podido descubrir a quién se refería. Probablemente a algún amor platónico, aunque el texto de la carta da a entender que algo hubo... hay hasta una película sobre esa historia.

- Existe una décima sinfonía de Beethoven, pero que dejó inconclusa. Si bien fue completada por otros autores a posteriori, obviamente no es lo mismo; sin embargo, no deja de ser interesante escucharla.

Saludos,
El biministro.

17 de enero de 2015, 19:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, justamente, Beethoven era un tipazo, un badass

Anónimo, mándale el hahaha a Jonathan Biss porque esta entrada es una copia casi textual de su clase, con lo que queda demostrado tu nivel de ignorancia y tu nula capacidad de comprensión de lectura (algo que en todo caso tenía claro)

Luis, es uno de los pocos cursos que tienen lecciones traducidas, eso lo hacen voluntarios por eso faltan algunas

Ernesto, a don Ludwing Van le decían "laiz bic": niuna mina. Lo de la "décima sinfonía" es una cuchufleta de un avispado Sr. de apellido Cooper y otros que le siguiern la volada: agarraron esquemas que Beethoven hacía a cada rato y los "completaron", no hay ninguna señal que pensara escribir otra sinfonía en sus escritos y de ser así estos retazon no servirían de nada porque las sinfonías eran ideas completas, globales y con un propósito que es imposible "reconstruir" a partir de esquemas.

Lo que hizo Cooper es una aberración según lo que h entendido del curso de Biss y otras cosas que acabo de leer que me convencieron, porque lo fundamental en toda su música era la estructura, según yo lo veo sería como agarrar unas decenas de bocetos de Picasso, modificarlos y presentarlos como un nuevo cuadro de él, cuando no sería más que un pastiche de retazos, sin la idea completa creo que eso tiene que ser considerada una falsificación.

Distinto el caso de otras obras inconclusas como la de Shubert que fue íntegramente escrita por él y se encontró después de su muerte, le dicen inconclusa porque suponen que era muy corta por tener solo dos movimientos.

17 de enero de 2015, 21:15

 
Anonymous Anónimo said...

Entiendo que sí existen antecedentes de las intenciones de Beethoven de componer una décima sinfonía, pero por supuesto eso no significa que los retazos aislados que pueda haber dejado hayan formado parte de ella. Y también está lo que mencionas respecto de que una sinfonía tiene que ver con una idea completa y no con unión de piezas inconexas (y menos unidas y "completadas" por otra persona). Sólo comenté que existe esa pieza y que es interesante escucharla, aún cuando nadie serio la llamaría "Décima Sinfonía de Beethoven".

Por otra parte, la carta a la "amada inmortal" es un hecho. Lo que no se sabe es quién era y qué vínculo existió, si es que lo hubo...


Saludos,
El biministro.

19 de enero de 2015, 09:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exactamente estimado biministro, una curiosidad interesante, avispamiento o intento de cuchufleta de Mr. Cooper

19 de enero de 2015, 09:08

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas