Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Santiago a mil apesta

domingo, 11 de enero de 2015



Si hay algo que me revienta es el famoso "Santiago a mil" con todo ese despliegue de seudo-cultura circense. Que porquería más grande, creo que muestra como se ha prostituído el arte en la medida que lo han ido tomando los políticos. Malabaristas, saltimbanquis, espctáculos horribles, forzados y ridículos como la "Pequeña Gigante" y sus innmerables secuelas. Me desagradan los espectáculos, la gente que los organiza y los idiotas que lo aceptan con una actitud similarmente pasiva de cuando miran la tele, sabiendo que es un asco pero igual tratan de encontrarle alguna gracia.

Es parte de la pesada mochila que nos han dejado los afrancesados, Chile está repleto de franchutes wanabe y si los originales son extremadamente desagradables, imaginen como serán sus copias: petulantes, tontos, pandilleros, basta con mirar a Enriquez Ominami. La cosa es que todo esto del circo elevado a "cultura" fue un invento de los políticos franceses, que hace muchos años se les ocurrió que al pueblo había que darle "circo" literalmente hablando, ya que eran incapaces de dale pan.

Esto de las actividades culturales en los veranos financiadas por el gobierno, es algo que viene desde hace muchos años. Cuando yo era chico (uhhh) en los años sesenta, las temporadas culturales y escuelas de verano eran excelentes, en el Parque Forestal vi el Ballet Cascanueces y varias veces a la Orquesta Filarmonica dando conciertos gratis en la entrada del Museo de Bellas Artes. Cultura de verdad, no como las porquerías de ahora, ah hijitos, todo tiempo pasado fue mejor, ñaca, ñaca.

A propósito de cultura, me volví a inscribir en el curso Exploring Beethoven Sonatas de Jonathan Bliss, lo encontré tan agradable que lo voy a tomar de nuevo por si se me pasó algo inadvertido la vez anterior. Ah, también trae subtítulos en español así es que si alguien se interesa por Beethoven, no tiene excusa para perdérselo.

Antes de entrar a las sonatas, Biss  hace un recuento de como era la situación de los compositores en esa época para las tres más grandes influencias que tuvo Beethoven: Bach, Hydn y Mozart. Es muy interesante ese período porque se produjo la transformación del trabajo del compositor, desde asalariado a free lance y eso se vió muy bien reflejadoen la evolución de la música. Bach era parte del personal de servicio de la corte y aunque tenía una enorme reputación eso no lo excusaba de la obligación de hacer clase a los adolescentes hasta poco antes de su muerte, la música que escribía era por encargo y debía seguir instrcciones muy específicas de sus patrones, debe haber sido como una especie de profesor de escuela muy prestigioso.

Haydn también fue empleado toda su vida, pero hacia el fin de su carrera le dieron libertad para componer lo que se le antojara y pudo viajar, en Inglaterra compuso lo mejor de su obra y cuando volvió a Alemania ya era rico y famoso, con su propia servidumbre, me imagino que era el equivalente a un actual premio Nobel, que con todo sigue trabajando en una universidad para vivir, aunque con bastantes privilegios.

Mozart fue el primero en romper con su patrón el arzobispo de Salzburgo, Colloredo, a quien hoy solo se le recuerda por haber despedido al músico "con una patada en el culo", Así fue como se convirtió en el primer compositor free-lance de la historia, que trabajaba vendiendo directamente sus partituras a un editor quien las promocionaba tal como hacen los sellos musicales en la actualidad. Ganó muchísima plata pero siempre gastó más de lo que ganaba, así es que murió en la ruina.

Beethoven fue el primero que trabajó casi toda su carrera por cuenta propia, tal como los actuales rockstars, hacía conciertos, componía y dirigía además de vender sus partituras. Sus sonatas para piano deben estar entre la mejor música que se ha escrito en la historia y de eso se trata el curso. Pero ya que estamos con lo mejor quiero poner en esta entrada el concierto de la BBC del 2012 con Daniel Baremboim conduciendo, creo que además de la ejecución musical, la puesta en escena y todo el trabajo visual hacen que este sea el mejor registro visual que he visto de una obra musical, está hecho con un cuidado increíble, vale la pena verla entera.

17 Comments:

Blogger Frx said...

La verdad es que a mí nunca me ha llamado la atención el Santiago a Mil, siempre promocionan el mismo tipo de cosas cuando el arte y la cultura es mucho más que baile, música y teatro. Lo de la muñeca gigante es quizás lo único rescatable porque igual es choro ver como la manejan, pero creo que basta con verla una o dos veces porque si lo van a hacer recurrente, pierde la gracia. Sin embargo, creo que el mayor problema de todos estos eventos culturales es que están cargaditos para un lado y que con el tiempo se han politizado más, llegando a lo propagandístico.

11 de enero de 2015, 17:32

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

En 'La Tercera' en su sección cultura promocionaron una obra de teatro alemana titulada "Tiempos de Caníbales" en el Festival de Teatro de las Condes. Estará en la cartelera del Teatro a Mil.Una sátira al capitalismo, mientras los oyentes toman una vaso de Coca Cola o un café.
La trama: "Dos consultores estratégicos viajan por países en desarrollo para asesorar a empresas locales a maximizar sus ganancias. No importa el costo, ya sea humano o político. Van de un hotel de lujo a otro, con tal urgencia que ignoran toda realidad fuera de sus habitaciones cinco estrellas que no consista en índices económicos. Es en aquel claustrofóbico entorno donde se desarrolla Tiempo de caníbales (Zeit der Kannibalen), segunda película del cineasta y documentalista alemán Johannes Naber (1971).

Estrenada en febrero del año pasado en el Festival Internacional de Cine de Berlín, y luego de participar con éxito en varios festivales europeos, Tiempo de caníbales se exhibirá por primera vez en Chile en el contexto de la decimocuarta edición del Festival de Cine de Las Condes. La proyección debut de la cinta será hoy a las 21.30 horas en el Parque Araucano.

El canibalismo es simbólico en esta sátira sobre la sed de éxito a toda costa y la depredación que el capitalismo llevado al extremo produce a niveles sociales, culturales e incluso espirituales. Es el desgaste de la dimensión moral lo que queda registrado con más evidencia en los personajes principales durante su caída frenética en la película, acompañada de altas dosis de drogas y violencia en varias formas.

Animales de negocios

La meta de los protagonistas, Frank (Devid Striesow) y Kai (Sebastian Blomberg), es lograr ser socios de la compañía para la cual trabajan, y saben que -de no lograrlo antes de cumplir los 40- el ascenso les será imposible. Cuando un colega de ambos consigue el puesto que ambicionan, llega Bianca (Katharina Schüttler) a reemplazarle como su supervisora.

A partir de entonces, la convivencia entre los tres se desarrolla entre Africa y Asia. Sin embargo, el único paisaje que se logra divisar en la película es a través de las ventanas de cada hotel, y consiste en un neblinoso y uniforme montón de edificios que bien podrían ser maquetas de cartón dispuestas en un diorama escolar.

“Los protagonistas viajan de país a país y realmente no es importante dónde se encuentran. Al principio pensé en dar alguna pista, pero luego me di cuenta de que no era tan importante. Tiene más fuerza no identificar al país, porque aumenta más la fuerza de la abstracción”, explicó Johannes Naber a los medios durante la presentación de su película en España.

Grabada íntegramente en estudios alemanes, Tiempo de caníbales pretende criticar la crudeza del capitalismo global en el tercer mundo con un estilo influenciado por el cine de David Fincher (Seven, Perdida) y complementado por la disonancia de la música compuesta por Cornelius Schwehr.

El guión de Stefan Weigl (basado en lecturas sobre la vida en el mundo de los altos negocios) y la puesta en escena de Naber fueron elogiados por la revista estadounidense The Hollywood Reporter, la que destacó su carácter teatral y efectivo humor negro".

Una obra emblemática del Teatro a Mil, en que se le nota el tufo de Izquierda es 'La amante fascista', que por cierto, no refiere a los grupos terroristas chilenos, sino a una mujer casada con oficial del Ejército.

No harán una sátira de Allende y los revolucionarios marxistas convertidos en burgueses.

11 de enero de 2015, 20:00

 
Blogger Competencia Perfecta said...

De las 3 influencias de Beethoven .

Haydn simplemente la peor.

A pesar de ser el compositor con mayor n° de sinfonías compuestas; son tan aburridas y tan parecidas; que las aconsejo si tienen problemas para dormir.

12 de enero de 2015, 04:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, Javier, ese es un hecho adicional que se me olvidó mencionar: como es el gobierno el que paga por los espectáculos y los ve como "herramientas culturales" se produce un sesgo, a veces grosero, en favor del "arte comprometido" funcional a los propósitos del gobierno. Claro que ese arte comprometido normalmente es malo y solo tiene un efecto muy limitado entre los que ya están convencidos, así es que además resulta inútil. Se le puede criticar que además de ser deshonesto (propaganda apenas encubierta)es un derroche inútil de plata. Pero es parte de la idea socialdemócrata que importamos de los franceses y españoles.

Competencia Perfecta, casi toda la música "clásica" mientras más perfecta, tiene ese sonsonete adormecedor. Bach y Mozart también son buenos remedios para el insomnio, al menos en mi caso, pese a ser tan sofisticadas y complejas (o tal vez por eso mismo, solo los que saben bien la parte técnica -no es mi caso- la pueden disfrutar bien).

Beethoven cambió todo eso con el uso exagerado de recursos dramáticos (silencios seguidos por explosiones de sonido, cambios de ritmo violentos) y la explotación de melodías y armonías muy simples junto con otras muy complejas. Yo creo que lo más valioso que introdujo fue la variedad, quebrando lo que antes se entendía como "perfección" formal.

12 de enero de 2015, 09:35

 
Anonymous Anónimo said...

Ciertamente, cuando fui a ver a la pequeña gigante, las calles colapsadas con guaguas, abuelitas, etc.
Tipos arriba de semáforos, luminarias, kioscos, arboles. Imposible caminar, nos moviamos como amebas jaja, y los insultos, echadas de foca, los choros, a cada rato.

Claro, la gente en general consume nomas, ni cantando se cuestiona contenidos, intenciones, qué les quieren dejar programado en su cabecita.

ivanr

12 de enero de 2015, 11:54

 
Blogger Frx said...

Cierto, el gobierno explica mucho de lo que pasa con la parte cultural, y pensar que con Piñera tampoco cambió la cosa. Todavía me acuerdo cuando fui a la feria del libro de acá en Conce, "la más grande jamás hecha en la ciudad" y resultó espantoso, con cueva 6 stands con puras obras propagandísticas de Chavez, los encapuchados y cosas por ese lado. Lo único rescatable era un stand con algunos libros de Charles Dickens y un tomo del Capital como mencioné en otra entrada hace tiempo.

12 de enero de 2015, 12:31

 
Anonymous Ricardo said...

Hola Tomás, y qué tal un Beethoven en instrumentos de época?

https://www.youtube.com/watch?v=CMVkTn5gwnk


Saludos

12 de enero de 2015, 13:25

 
Anonymous Ricardo said...

Otra cosa, nunca me he quedado dormido escuchando algo de Haydn, Bach o Mozart, debo ser freak...


Saludos

12 de enero de 2015, 13:29

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Extraordinario, la estoy escuchando ahora, suena todo como más metálico pero hay partes que me gustaron más que con los instrumentos actuales, otras me suenan como aullido de gatos, la percusión actual también me gusta más, lástima que el audio no es bueno pero es lo de menos. Bueno el baritono igual ¿habran sonado igual los instrumentos cuando nuevos? porque algunos se ven medio deteriorados.

No me extraña que no te duermas con Bach o Haydn pero eso es porque tienes oido entrenado, sabes de música y puedes apreciar sonidos complejos, pero para cualquiera como yo, sin conocimiento no tenemos cerebro para procesar cosas tan complicadas. Creo que Geoge Sands llamaba a Bach "una monótona máquina de coser".

Eso se puede probar con una guagua, le pones algo de Bach, Hydn o Mozart y se queda dormida al toque, en cambio con "Freunde schonen gotterfunken" se pone a saltar, creo que a todos nos dan ganas de saltar escuchando eso jaja

12 de enero de 2015, 13:51

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Estoy de acuerdo con lo que dices de Beethoven. Eso me gustaba. Un sabe cómo viene el siguiente movimiento a diferencia de los otros compositores que le precedieron.

12 de enero de 2015, 14:56

 
Anonymous Ricardo said...

Mismo director, misma orquesta y mismo coro en estudio

https://www.youtube.com/watch?v=DuDFyigVcXw


Saludos

12 de enero de 2015, 15:26

 
Anonymous Ricardo said...

Sobre Beethoven y cómo debe ser interpretado: con el auge de la "early music", los instrumentos de época y las interpretaciones HIP (historicamente informadas), algunos se decantan por un Beethoven dentro de la tradición clásica (continuador de la escuela vienesa de Haydn y Mozart) o sino de lleno dentro de la tradición romántica. Me decanto por la primera, sobre todo que los últimos estudios y reediciones (y revisiones) de la música de Beethoven,que han corregido errores y manipulaciones de terceros, se decanta más por esa vía. Ahora, eso no quita que siga disfrutando el Beethoven de Karajan, Kleiber y otros...

Saludos

12 de enero de 2015, 15:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Y es la versión completa! excelente, la estoy escuchando. Me da la impresión que al momento de mezclarla la dejaron mucho más "estandar" de lo que suena en vivo.

Está bien el revisionismo, pero no creo que sea una cosa fundamental, puede ser interesante hacerse una idea de como se tocaba en esos años pero "auténtica" no es por si sola "mejor". La 9ª ha sido interpretada muchísimas veces por los músicos de más talento en el mundo y supongo que debería existir cierta evolución, cada uno que la interpreta trata de mejorarla o al menos destacar algo que le parezca personalmente importante.

Mientras más mejor creo yo.

12 de enero de 2015, 15:50

 
Blogger Jose Cornejo said...

Si no hay nada más detestable para estas fechas es precisamente el "santiago a mil". se ha degenerado tanto el concepto de cultura que ahora cualquier weá, la ven como "cultura".

Mucho wannabe de cirque du soleil, mucha propaganda y cero aporte.

como los zurdocarroñas afrancesados se adueñaron del concepto de cultura ellos imponen la que mejor les convenga y así poner este circo a disposicion de las masas, que no saben que somos nosotros (incluso los que asisten) quienes las financian porque las lucas salen precisamente del estado, mejor dicho de nuestros impuestos.

Hablando de teatro y otras yerbas, me tocó ver que cerraban el Teatro Alcalá (Purisima con Bellavista, en santiago) ya que se procederá a su demolicion. las protestas solo se limitaron a carteles coloridos lamentando dicho cierre y que con esto muchos actores que recien hacen sus primeras tablas pierden un espacio... ¿donde está el FONDART? ahh, como el asunto no toca temas como la "dictadura", los "ddhh" y el borracho inepto con su legado y "heroico" suicidio incluidos, no reune las condiciones...

En fin, para mi no hay nada mejor que un poco de Blues, un jack daniels y un habano...

12 de enero de 2015, 15:51

 
Blogger Leus said...

Bah, por algo es "a mil". Uno obtiene lo que paga.

Yo encuentro a Ché Barenboim fascinante. Sabe más que nadie vivo sobre música, es un excelente director, tremendo intérprete de piano con unas ideas sobre la interpretación de Beethoven muy particulares (y difíciles de entender a veces).

Y más encima estuvo casado con Jacqueline Du Pré, lo que ya no puede ser más cool.

12 de enero de 2015, 19:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, nada omo la cultura alcoholica, esa si que es una cultura que vale la pena.

Leus, es todo un personaje, dicen que es un monstruo de egolatría pero también una especie de rockstar de la música clásica, yo lo encuentro un poco frio para tocar, siempre a tempo, tal vez sería más emocionante si no fuera tan virtuoso.

12 de enero de 2015, 22:56

 
Blogger Competencia Perfecta said...

Hola.

Sólo Haydn , lo encuentro malísimo. Absolutamente repetitivo. Todas sus sinfonías se parecen.



Vivaldi, Bach, Telemann , Haendel , Mozart , Beethoven, son extraordinarios¡¡¡¡¡

13 de enero de 2015, 01:56

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas