Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Domingos de Alan Watts 1: Huida de la sombra

domingo, 19 de abril de 2015



Creo que voy a hacer "Los Domingos de Alan Watts" por un tiempo. Watts es mi charlatán favorito, muy taoista y un tipo que siempre vale la pena escuchar con atención, su historia es extraordinaria y ya la he comentado acá mismo, un gran tipo.

El círculo vicioso de los pensamientos y las conversaciones consigo mismo son un gran tema, cualquiera que haya sufrido de insomnio -como me pasó a mi por muchos años- conoce esa experiencia del tren de pensamientos que no podemos parar por más que queramos. En "El Camino de Chuang Tzu" hay un buen párrafo sobre esto, miren:

"Huida de la sombra:

Había un hombre que se alteraba tanto al ver su propia sombra y se disgustaba tanto con sus propios pasos que tomó la determinación de librarse de ambos. El método que se le ocurrió fue huir de ellos. Entonces se levantó y echó a correr. Como fracasaba supuso que se debía a que no estaba corriendo con suficiente rapidez. Así que corrió cada vez más y más rápido hasta que cayó muerto.

No se dio cuenta de que si simplemente se hubiera puesto a la sombra, su (propia) sombra se habría desvanecido, y si se hubiera sentado y quedado quieto, no habría habido más pisadas.”

Bueno, como la flojera me corroe voy a ponerme en la sombra por un rato.

6 Comments:

Blogger Sergio Meza C. said...

Bien "paulocohélica" la historia/parábola.

19 de abril de 2015, 17:34

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Tiene esa cuasi sabiduría de las novelas del brasilero ese; cuasi bíblico, cuasi asertivo, cuasi profundo, cuasi revelador.

19 de abril de 2015, 17:37

 
Blogger Ulschmidt said...

Me gustó el video sobre "dejar de pensar" o dejar de preocuparse.

19 de abril de 2015, 17:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, Sergio, eso de las "conversaciones con uno mismo" es un temazo, Alan Watts lo trata muy bien en el sentido que se da cuenta que es un vicio, una cosa adictiva uy difícil de dejarla, los que han tenido insomnio lo saben.

Con Tom Wilke lo conversamos largo un par de veces, pero yo estaba medio borracho así es que no me acuerdo bien de que hablamos, pero doy fe que era muy interesante. La cosa es que yo hacía un paralelo entre los intentos para quedarse dormido y la práctica de la meditación, paa meditar se necesita interrumpir los pensamientos de manera parecida a cuando tenemos insomnio y tratamos de dormir (y mientras más tratamos, peor).

Me decía Tom que el sueño al parecer no cumple ninguna función biológicamente útil aparte de cortar nuestra cadena de pensamientos que es continua mientras estamos despiertos. Es my interesante la relación entre dormir y meditar.

19 de abril de 2015, 18:48

 
Blogger Ulschmidt said...

Sin duda. Los deportes o caminatas son tan recomendados por eso, para despejar la mente.
Y el insomnio sin duda es terrible y da paso a las reflexiones mas terribles. A mi no me suele pasar, aunque ultimamente me despierto demasiado temprano.
Tener un libro a mano, de esos de lectura diferida, es bueno. Uno se enfrasca en la lectura y no inicia la conversación interna.

19 de abril de 2015, 19:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo tuve insomnio más de 10 años, cuando era un jovencito (uhhhh) y entiendo perfectamente lo que dice Alan Watts sobre como parar la corriente de pensamientos: no hay que oponerse, no hay que tratar de parar, eso es lo peor porque pasa igual que el tipo que arrancaba de su sombra.

Hoy si no me quedo dormido no trato de dormir, al contrario, aprovecho el tiempo haciendo lo que sea aunque al otro día me tenga que levantar de madrugada (cosa que ocurre una vez a las quinientas).

Uno puede pasar dos días sin dormir y no pasa absolutamente nada. Cuando viajé a la selva peruana estuve TRES días seguidos sin dormir, ni un ratito, hasta que llegué a Mazuko y me pegué uno de los mejores sueños de mi vida. Como a las 3 o 4 horas me despertó una tormenta increíblemente furiosa y salí a mirarla, estuve como 1 hora bajo la lluvia tibia ¡espectacular! nunca había estado en una lluvia con calor, de allí me fuí a dormir de nuevo y amanecí al otro día como tuna, como a las 11 AM. ¡Uno puede estar 3 días sin dormir y no pasa nada! y tal vez hasta puedan ser más.

19 de abril de 2015, 20:05

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas