Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás


Leo en twitter algo así como "fiscal Gajardo no te vayas ¡Chile te necesita!" que estupidez más grande. La opinión anda perdida en Chile, ni se dan cuenta como los manipulan.

La verdad es que no existen grandes problemas de corrupción, fraude al fisco o robo, como existió con Eduardo Frei y Ricardo Lagos. No ha existido ni un solo desfalco importante durante el segundo gobierno de Bachelet y si algo muestra la estupidez de la gente es que el primer gobierno si estuvo cruzado de corrupción y terminó con una popularidad insólita, cercana al 80%.

Lo que explica el estado de indignación de la gente es que cayeron como pajaritos en la trampa de moralizar la política, de hacerse los maniqueos y escandalizarse por cosas que cualquiera haría si es que pudieran. ¿O acaso existe algún chileno que no aprovecharía ser pariente del presidente de turno para conseguir un buen préstamo?. A Dávalos la mayoría lo critícan por algo que cualquiera haría si tuviese la oportunidad.

Lo peor es que como buenos chilenos -es decir tontos- creen que todo se puede solucionar haciendo nuevas leyes y llevando a "los malos" a los tribunales. En el fondo quieren traspasar las consecuencias de su comportamiento idiota para que las solucionen los jueces. Ilusos.

No hay que crear nuevas leyes de nada, al contrario, habría que partir derogando la tonta ley de financiamiento de la política, que está en el origen de todos los escándalos actuales. La naturaleza humana asegura que si alguien intenta comprar a un político lo conseguirá, no importa cuantas leyes existan, eso es imposible de controlar. La solución entonces no está en hacer leyes ni llevar a nadie a juicio, la solución no es combatir las coimas -que siempre van a existir- ni exigir "que se vayan todos" que de todas las estupideces posibles, es la más grande.

La verdadera solución es mucho más sencilla, el problema es que a nadie le gusta: se llama transparencia. ¿Se han fijado que todos gritan y se escandalizan por muchas cosas pqero nadie ha puesto sobre la mesa el problema de la transparencia?. Eso muestra que los gritos son para la galería ignorante, igual que as tinterilladas del fiscal Gajardo, un chiflado oportunista que ve su ventana de oportunidad para hacerse famoso a costa de los giles.

Soñemos un rato, y supongamos que yo señores, igual que el General Pinochet, mañana doy un golpe de estado dcidido a arreglar todo este entuerto, al que los políticos nos vienen arrastrando hace más de 20 años ¿saben como lo arreglaría todo? Solo necesitaría dos leyes, nada más, y las dos leyes serían de transparencia total, miren:

Ley Nº 1.- Se deroga la confidencialidad para toda la información que esté en poder del Servicio de Impuestos Internos. Todo lo que esté en sus bases de datos será de conocimiento público y podrán ser accesadas vía web por cualquiera que asi lo desee. A la vez, se mantiene y se refuerza el secreto bancario, derogando todas las leyes que con pretexto de "lavado de activos" o similares permiten a funcionrios del estado ingresar a las cuentas privadas.

Consecuencias de esta ley: se termina la necesidad de que los funcionarios públicos hagan esa farsa grosera llamada "declaración de intereses". Todo el mundo podrá saber cuanto son exactamente los ingresos y patrimonio legales de cualquier ciudadano, ingresando su RUT en la web, con eso se terminan los farsantes que inflan sus ingresos o los mentirosos que los bajan para obtener ayudas del estado.

¿El senador Orpis, Zaldivar o quien sea recibieron plata de las pesqueras? ¿Inzunsa recibió de Codelco?, ningún problema siempre que se sepa, que se sepa en el mismo momento en que la plata se transfirió a su bolsillo. Son los votantes -no los tribunales- los que deben decidir si eso está bien o mal. Con esa ley se mandan para la casa buena parte de los políticos corruptos. Claro que a nadie le hace mucha gracia esa idea, porque la mayoría piensa que no es bueno que cualquiera pueda saber cuanto ganó realmente. Sin embargo los datos de impuestos no deben ser secretos, y esa será mi primera ley, acuérdense nomás. ¿Y la segunda?

Ley Nº 2.- Se elimina el voto secreto, todos los votos serán públicos y cualquiera podrá saber como votó otra persona en cualquier elección popular, simplemente ingresando su RUT a la web.

Consecuencias de esta ley: las elecciónes y el recuento de votos será enormemente facilitado, con lo que mucha más gente participará en ellas. Cualquiera podrá votar desde su casa por Internet sin preocuparse de fraude porque será imposible, las votaciones estarán abiertas al escrutinio de todos en una base de datos accesible y descargable por cualquiera, cada uno podrá chequear y auditar que su voto está computado por su candidato. Además de simplificar el proceso y aumentar la participación, esto hará a las personas responsables públicamente de sus elecciones políticas.

El secreto del voto es un anacronismo que no tiene sentido, debió haber desaparecido hace años porque ya no existe el inquilinaje temeroso de que el patrón supiera por quien habían votado, esas son cosas del pasado y el voto moderno debería ser 100% público y transparente.

La privacidad está desapareciendo
Vivimos una época de frontera, de transición desde sistemas manuales hacia bases de datos globales, computarizadas. La consecuencia lógica de esta trancisión es que gran parte de la privacidad va a desaparecer, nos guste o no nos guste, seguir defendiendo la privacidad como un derecho es como tratar de derogar la Ley de Gravedad. Estas dos "leyes" que yo pretendo imponer cuando sea dictador, solo son adelantos de algo que viene nos guste o no: un aumento de la transparencia y una pérdida de la privacidad.

¡Es la transparencia, estúpido!
Por eso no sigan siendo tontos, no se dejen engañar. El problema no es ue haya un grupo de corruptos que debe ser cambiado o enjuiciados, ese es un enfoque estúpido, solo una cortina de humo para tapar el problema real que nadie quiere enfrentar: se debe avanzar a un estado de mucha mayor transparencia y hacia allá llegaremos por las buenas o por las malas. Por las buenas sería haciendo leyes coo las que les dije, por las malas será con una sucesión de escándalos, encubrimietos y engaños que pueden tomar muchos años y causar daños de toda clase.

25 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Insisto...
https://sites.google.com/site/chiletransparenteahora/

10 de junio de 2015, 01:05

 
Anonymous Anónimo said...

y aca donde se hizo la trampa... http://bcn.cl/1r5x5 (modificacion al articulo 35 del codigo tributario --DL830)

10 de junio de 2015, 01:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Excelente información, no había visto eso ni conocía la historia, muy buena

10 de junio de 2015, 07:21

 
Anonymous Le Savant said...

Un tanto utopico lo de los impuestos; yo creo que quizá la galería estaría de acuerdo con hacer público los impuestos de los políticos(al menos). En todo caso como la elite política es una minoría "despreciable" en proporción con la población chilena, quizá es practicable mi observación que te hago, tanto en términos burocráticos como físico (computacional, etc). Esto asumiendo que el SII es independiente del goberno, por fuerza de ley.

De todas formas soñar no cuesta nada, además que las constraint mínimas de tus propuestas son muy de sabor liberal y quizá practicables en un país open mind y bien educado.

10 de junio de 2015, 10:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

NAda de utopico Savant, hasta el año 1995 todas las dclracions de impuesto eran públicas, bastó que epublicaran los ingresos de un parlamentario para que pasaran a ser secretas tal como lo indica el comentario de Anonimo, basta con ver los link que el menciona.

Lo del voto público creo que no existe en ningún pais del mundo y esotambién trría grandes beneficios, a mi modo de ver. Yono tengo problemas para que se sepa por quien voté, habría que ver cuantos tienen problemas después de calcular el costo/beneficio

10 de junio de 2015, 10:22

 
Blogger Francisco Matus said...

No me gustan ninguna de las dos ideas, aunque como tu dices vivimos en constante pérdida de la privacidad. Pero caso de hacer públicos los votos, no veo razón para no implementar una tercera medida: una democracia directa tipo Suiza, y por que no, eliminar el congreso.

Bueno, quizás veo una razón: a lo mejor el pueblo de Chile resulta ser un peor tirano, acá demás subirían el sueldo mínimo a niveles insostenibles; expropiarían cobre, litio y fondos de pensiones,... quizás sería una mala idea y en 5 años el país terminaría quebrado.

10 de junio de 2015, 10:37

 
Blogger pavezwellmann said...

Y la tercera ley deberia ser la de la inamovilidad del gato en el servicio publico... es decir que quien entre a un cargo publico se podra llevar todo, pero al menos que DEJE EL GATO. Un miauuu de saludo al Marat-Sade.

En la modificacion del Codigo Tributario (art. 35) esta el origen de la pasada de platillo de los politicos y autoridades a las empresas, pues oculta el monto, los fines y destinos de los fondos cuyo destino es finalmente "comprar" proteccion ante la autoridad. Como tu escribiste hace un tiempo, fue la base de la conversion de Chile en el paraiso de los oligopolios.

10 de junio de 2015, 12:36

 
Blogger Pablo said...

Totalmente de acuerdo con la transparencia total. No sólo de los políticos, sino que de todos. No veo el problema en que el que quiera sepa lo que tengo y lo que no. Asi, de pasadita, se transparentar la cantidad de coimas, palos blancos y cuchufletas varias que se da en algunas empresas privadas. Acá en mi pega veo como roban descaradamente. Pero con el tema del secreto bancario no te entiendo mucho. SI yo quiero coimear a alguien, puedo hacerlo perfectamente "billete sobre billete" sin que las declaraciones de impuestos se toquen, y nadie se entera de nada.
Podrías desarrollar un poco más el tema del secreto bancario.

Lo del voto público nunca lo había pensado, pero creo que te equivocas al decir que ya no existe el "inquilinaje" en que el patrón obligaba a votar por su candidato. Aún existe, y es el peor empleador del país: el Estado.

10 de junio de 2015, 12:51

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Agrego una genialidad más: Una vez formada una comisión honesta a toda prueba (habría que inventar cómo), ante ésta cualquier ciudadano de entre, digamos, 35 a 65 años, pueda postular a ser un parlamentario. La comisión decidirá cuáles tienen nmérito. Y en cada elección, sean elegidos AL AZAR la mitad de los parlamentarios, de entre estos candidatos seleccionados. Por favor piénsenlo, lo he escrito muy en serio.

10 de junio de 2015, 13:32

 
Blogger Pablo said...

Gaston, es que tu partes de la base que los actuales políticos son malos pero se. Pero la cosa no es así: muchos están maleados por estar allí, o dicho de otra manera, casi todos seríamos ladrones si tenenos la oportunidad de robar. Entonces la cosa no se soluciona poniendo gente supuestamente más intachable, sino que haciendo más complicado robar. La corrupción no es patrimonio de una ideología, ni de una raza ni de algunas profesiones, sino que es intrínseco a la raza humana, lo que sabiamente dice el refrán "la ocasión hace al ladrón ".

10 de junio de 2015, 14:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Francisco, nadie sabe como se comportría esa entlquia llamada "pueblos chileno" si todos votaran en elecciones relativmente limpias, eso no ha pasado nunca en Chile.

Alejandro, aca tengo al Marat-Sade, retribuye tus saludos. la modificacion del Codigo Tributario (art. 35) fue LA GRAN CUCHUFLETA sin duda, dio patente a los políticos para robar.

El secreto bancario es lo único que nos protege de abusos de un estdo policial, cundo el estado puede exigir -y perseguir- a la gente suponiendo delitos a priori e invirtiendo el peso de la prueba estamos abriendo la puerta a todo abuso. Ls coimas no pueden ni deben prohibirse porque van existir siempre, solo un hipocrita puede desconocer eso, no hay problem en que alguin pase plata o pague coima, eso no debe verlo l ley -excepto en casos muy especils- sino los propios votantes. No tiene sentido preocuprs por impedir ls coims, mucho más importnte es que se conozca exactamente el ingreso y patrimonio "legal" (impositivo) de las personas.

Gaston, concuerdo con Pablo, "una comisión honesta a toda prueba" no existe en este mundo y si existiera me gustría ser presidente para montar mi maquinita, ni siquiera en la Isla de la Fantasia. Los que alguna vez hemos tenido la oportunidad de hacer impunement una jugarreta tenemos eso más que claro

10 de junio de 2015, 15:17

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

Hiper interesante lo de la modificación del articulado respecto de los registros tributarios. Lo difundí en Twitter

10 de junio de 2015, 18:21

 
Anonymous Renzo G. said...

Son muy buenas ideas pero yo creo que el problem principal es la hipocresía y el auto engaño. Al populacho parece que le gusta creerse la idea de que los políticos tienen que ser probos y rectos aunque los estafen una y otra vez. Reconocer abiertamente que se defienden intereses particulares sería como que al populacho le dijeran que el rey está desnudo, pero al populacho le gusta creerse el cuento de que el rey está vestido o que tiene que estar vestido, no puede aceptar la idea de que el rey esté desnudo. Ese yo creo que es el impedimento principal, que el populacho deje de auto engañarse de una vez por todas.

10 de junio de 2015, 20:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cardenaldo, en realidad hasta 1995 el asunto era completamente transparente y perfectamente podría volver a serlo, pero a mucha gente le aterroriza la idea.

Renzo, si, concuerdo, alguna vez dije que mucha gente es como esas minas feas que les gusta que les digan que son ricas, aunque sepan que les están mintiendo. A mucha gente, especialmente a los más sinverguenzas, les encanta la indignación moral y presumir de incorruptibles. Esa es una especie de enfermedad mental que hay que combatir con más educación nomás, no hay otra forma.

10 de junio de 2015, 20:48

 
Anonymous Renzo G. said...

No sé si seré demasiado pesimista pero creo que ni siquiera la educación puede combatir eso. La mina fea que se cree rica se va seguir creyendo rica aunque le muestren con toda la evidencia y con todos los argumentos posibles que es fea. No hay educación que pueda contra eso. Lo mismo pasa con el populacho, que necesita vivir de y creerse esos cuentos aunque se revelen falsos una y otra vez. Aunque al populacho le expliquen y le muestren de todas las formas posibles que son puros cuentos va a seguir creyéndoselos por una cuestión de necesidad. Si les matan la ilusión es como quitarles los sueños. Yo creo que solo cuando la gente ya es mayor y "viene de vuelta" puede dejar atrás esa etapa de auto engaño y de creerse cuentos porque suenan lindos. Más que por educación se aprende por los maduración, creo yo. Es mi hipótesis.

10 de junio de 2015, 21:19

 
Anonymous Anónimo said...

Concuerdo plenamente con Pablo: el inquilinaje que Tomás dice que ya no existe se da todos los días cuando el contratante es el Estado. Si el voto fuera público, estoy seguro de que al día siguiente de cada elección estarían los operadores políticos de cada repartición revisando quiénes votaron a favor de los candidatos oficialistas y quiénes no, lo que significaría varios despidos (o al menos "frenazos"), cortes o reducciones de contratos, etc.

Yo fui funcionario, de gobiernos de uno y de otro lado, y eso se veía todo el tiempo: los operadores asumían que todos éramos oficialistas y nos pedían cosas como tales. Una vez llegó un asesor de un subsecretario a hablar conmigo para decirme que estaban armando un grupo para salir a hacer campaña por el candidato presidencial oficialista y que "dónde me anotaba"... me costó bastante zafar (independiente de si el candidato me parecía bien o no, yo prefería mantenerme al margen, de lo contrario es pan para hoy y hambre para mañana, siempre...)


Saludos,
El triministro.

11 de junio de 2015, 10:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Triministro ¿estai postulando para ministro del trabajo igual? jaja. Lo que mencionas sobre los empleados públicos es una deformación que viene por el crecimiento enorme de las dotaciones de personal del estado con cargos a contrata y honorarios. Eso es una deformación y no debería existir, la administración pública durante los militares era menos de un cuarto de lo que es hoy el el país funcionaba perfectamente. Solo deberían existir empleados de planta que no tienen ese problema, todos los demás cargos "precarios" en mi opinión no deberían existir

11 de junio de 2015, 10:12

 
Anonymous Wilson said...

Existen multiples adiosidades aun contra los de planta, destinarlos a una huesera por ejemplo, mal calificarlos, dejarlos ultimos en toda repartija, etc. Ni hablar de la presion de los mafiosos sindicales en la empresa privada sobre sus subditos o de los compañeritos de pega sobre los iguales o los jefecitos etc. Sumale las poblas donde los mas fanatizados odioseaarian a los demas etc.
El secreto del voto es esencial en chilito, qiza en alguno otro lugar sea indiferente, pero aca es clave.

11 de junio de 2015, 10:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Creo que ese es un pelo de la cola comparado con los beneficios. Por mi que a los EEPP los roten a todos cada 4 años, sería estupendo :D

11 de junio de 2015, 10:54

 
Anonymous Anónimo said...

De acuerdo, pero eso no quita lo que describo: a ese 25% que se quedara, igual le podrían aplicar sanciones. Ojo que el que sean de planta no significa que no se puedan despedir: lo que pasa es que los jefes prefieren no hacerse problemas, pero sería distinto si hay una variable política objetiva sobre la mesa. Y también están los "frenazos", es decir, que te tiren a un rincón a contar gotas de lluvia...

Saludos,
El triministro.

11 de junio de 2015, 13:10

 
Blogger Nervio said...

el estado invedido por el gobierno.

Me encantaria que se separara el cargo de jefe de gobierno (el rey de los ministros subsecretarios hasta el nivel de seremi) y el jefe de estado (el que maneja el auto y al personal) el jefe de gobierno electo por la gente y el jefe de estado escogido, a trasmano (cuando se vota por los alcaldes) por un consejo de ancianos (senado) entre un grupo de profesionales con algunas certificaciones minimas (que sepa administrar el weon)...ratificado por voto popular.

La idea, es que el cargo se defina como de estado o de gobierno. el de gobierno, que los pongan y sawuen. El de estado... técnico. Evaluado tecnicamente. Despedido por razones tecnicas. Que no signifique que con cada cambio entran o salen del aparato 14.000 weeones...

y prohibicion de que un tipo en el gobierno tenga gente trabajando en el estado.

El burocrata debe deberse al amor a su arte, no a su gobierno.




11 de junio de 2015, 16:20

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Actuar como un gobernante realista era hace 3000 años "arrasar con los vecinos"; hace 2000 años "subyugar a las naciones", hace 1000 años "quitar la riqueza a otros pueblos"; hace 500 años "un gobierno omnipotente"; hace 300 años "colonizar", hace 100 años "aristocracia parlamentaria". Todo ahora obsoleto y mal visto. Por eso dudo de quien fundamenta sus dichos en ser realista. Prefiero algo más.

11 de junio de 2015, 20:00

 
Blogger Francisco Matus said...

Todos tienen sus soluciones para arreglar el estado y/o gobierno, de nuevo déjenme soñar: lo eliminamos y se acaba el problema de raíz.

Ahhhh, pero de nuevo está el problema del pueblo chileno que quiere orden mantenido por el papá estado. El candidato que proponga eliminar el estado sacaría menos votos que Jocelyn Holt. Con suerte se podría proponer un estado mínimo, que duraría hasta que salga el próximo candidato populista que vuelva a agrandar el aparato estatal.

Ni yo me dejo soñar.

12 de junio de 2015, 12:20

 
Blogger Jose Cornejo said...

Como funcionario publico que soy, he visto de todo. la mayor parte de las cagadas al interior del estado son precisamente generadas por los operadores políticos del gobierno de turno, trasgrediendo toda normativa vigente. El problema es que estos operadores son "aves de paso" y cuando se destapa la olla, es imposible poder fiscalizarlos a tiempo, pues ya arrancaron a otra entidad publica.

en cuanto a las leyes de "transparencia" como dice Tomás, hasta 1995 todo iba bien. solo que estos mansas weas y su incontrolable codicia terminaron matando la gallina de los huevos de oro.

12 de junio de 2015, 14:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Francisco ah "soñar no cuesta nada" igual, en una de esas se cumple, al menos en parte.

José, con o sin leyes, con voto secrto o conocido siempre habr´n prscucions polítics n el sector público, esa es una Ley de Hierro de la administración

13 de junio de 2015, 11:22

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas