Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Domingos musicales, el blues de 12 barras

domingo, 9 de agosto de 2015



Bueno, ya se que tengo menos ritmo que una gotera y que si tuviese un mínimo de verguenza no debería atreverme a tocar con algo que me marque el tempo, pero que me importa, el blog es mío y los domingos bajan las visitas así es que el ridículo no es tanto.

El blues de 12 barras es una de las secuencias armónicas más lindas que existen y alguien podría pasar toda su vida haciendo variaciones de esa sola secuencia. Muchos músicos de jazz así lo han hecho. Se basa en algo que es fundamento de la armonía en la música occidental: la relación entre una nota fundamental de grado I, una subdominante de grado IV y la dominante de grado V, por ejemplo Do-Fa-Sol en la tonalidad de Do Mayor. La nota fundamental o tónica es de donde partimos, en el medio hacemos cualquier combinación y al final tenemos que volver a la fundamental. Fundamental es el acorde de relax, subdominante de expectación, dominante de climax.

El blues es una de las bases de toda la música popular moderna, y el de 12 barras es una progresión "andante", la escuchamos y nos imaginamos estar caminando, por eso al escucharlo se nos mueven los pies solitos. Por ejemplo esta es una primera variación muy simple



Otra cosa que no es tan difícil sería improvisar con la mano derecha y acompañar con la izquierda como muestra este ejercicio


Creo que el blues de 12 barras es una música universal, podemos usarlo para calmar a una guagua que llora y probablemente un salvaje que nunca haya escuchado un piano se encantaría al escucharlo, parece que es una armonía orgánica más que cultural. Lo más raro de la música es que en gran parte no hay necesidad de entenderla, pero si entendemos un poco como está hecha la podemos disfrutar mucho más.

Casi siempre lo más simple es lo más sofisticado y exquisito, con lo complicado se pueden hacer trampas, Liberace con su virtuosismo podía tocar 20 o más notas por segundo, eso es virtuosismo y muy bueno, pero si se equivoca en una nadie se da cuenta. En cambio la música simple y lenta puede ser mucho más depurada y perfecta, como un buen martini seco. Pero mejor que hablar los invito a ver y escuchar este "Slow Blues" de dos gigantes del jazz: Oscar Peterson y Count Basie, miren:

 

Que mejor música para un domingo con sol, en pleno invierno, en Arica. Mientras el resto de Chile se ahoga en lluvias y marejadas.

2 Comments:

Blogger Luis Brito said...

Brad Mehldau te lo reeecomiendo salu2

10 de agosto de 2015, 00:45

 
Blogger Luis Brito said...

Brad Mehldau te lo reeecomiendo salu2

10 de agosto de 2015, 00:45

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas