Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Transgénicos: los alimentos del futuro

viernes, 4 de marzo de 2016


Existen dos temas donde campea la ignorancia y que nutren a los ecologistas de cartón. Por intereses económicos o por ignorancia son las banderas de sus ridículas marchas para salvar al planeta. Uno es la oposición al uso de la energía nuclear en generadoras de electricidad, el otro es a la producción y consumo de alimentos con semillas modificadas genéticamente, en laboratorio, lo que popularmente se conoce como "transgénicos".

De hecho los alimentos transgénicos se consumen desde hace décadas en todo el mundo. Pese a las prohibiciones cosméticas que los gobiernos han implementado para agradar a grupos ambientalistas, prácticamente toda la carne vacuna que comemos, así como los peces de granja son alimentados en base a soja. El año 2010 más del 90% de la soja del mundo era transgénica, supongo que hoy debe ser muy cercano al 100%.

Desde hace más de 20 años, cada vez que comemos carne estamos consumiendo indirectamente un producto transgénico, nunca, en todo ese tiempo ha aparecido alguna enfermedad en seres humanos o animales a partir del consumo de estos productos, excepto escasos eventos de alergia. A estas alturas se puede afirmar que el consumo de soja transgénica es seguro y prácticamente universal, Nos guste o no, cada vez que comemos carne estamos consumiendo a un animal alimentado con transgénicos.

Curiosamente la producción de alimentos transgénicos está concentrada en poquísimos países como Estados Unidos, Argentina y unos pocos más, lo que me lleva a sospechar que tal vez son los agricultores de esos propios países que fomentan el miedo, para conservar el extraordinario negocio y mantener a los demás fuera de competencia.

Los argumentos ambientalistas contra los transgénicos son infantiles. Dicen que no son más eficientes, que no usan menos pesticidas y que la producción de cosechas no es más barata, pero resulta que donde se permite su uso -voluntario, a ningún agricultor se obliga o amenaza para usarlos- estos cultivos se han hecho masivos ¿son estúpidos los agricultores y hacen voluntariamente lo que no les conviene? Patrañas, conocen el negocio mucho mejor que los gritones ignorantes que salen a tirar piedras contra Monsanto. Saben perfectamente qué les conviene y qué no.

Un poco de historia
La civilización ha ido de la mano con la domesticar los alimentos. Cuando éramos igual que los monos, nuestros ancestros vagaban en pequeños grupos por la selva o las llanuras recolectando y cazando, tal vez el primer soplo de civilización fue cuando el hombre aprendió a incendiar los bosques o praderas, para comerse a los animales que morían quemados, sin necesidad de perseguirlos. Un método bien depredador y poco eficiente, pero eran tiempos primitivos.

Se cree que el trigo fue la primera planta domesticada por el hombre, dando nacimiento a las sociedades agrícolas de donde viene nuestra actual civiliación. Con los siglos, los agricultores aprendieron a acelerar la selección natural mediante el cruce y reproducción selectiva de las mejores, los tomates originales eran unos frutos ácidos, casi incomibles, tras muchos siglos de domesticación llegaron a ser el fruto casi dulce que le da sabor a nuestras pizzas. En lugar de salir a recolectar frutos al bosque, el hombre aprendió a plantar y mejorar sus cultivos.

Con los animales fue parecido, en lugar de salir a cazarlos los empezamos a domesticar, así nos podían ayudar con su fuerza a transportar, además podíamos comerlos. De cazadores pasamos a criadores, así fue la civilización. Claro que pasamos muchos siglos en una etapa intermedia donde los agicultores también recolectaban frutos y los criadores cazaban animales salvajes. Finalmente, al llegar la Revolución Industrial, la recolección y caza fueron desapareciendo. Hoy casi no existen.

Los dos inventos modernas que eliminaron la amenaza malthusiana de la hambruna fueron la Revolución Verde, que creó plantas híbridas más productivas, fertilizantes y pesticidas más eficientes y la manipulación genética directa de las semillas, que permite inyectar genes en los núcleos para que las plantas tengan ventajas de manera endógena: resistencia a la sequía, la salinidad, las plagas, compatibilidad con pesticidas menos agresivos, etc.

Esto es imparable, mucha gente que reclama por una "vuelta a lo básico" no se dan cuenta que es como pedir la eliminación de los antibioticos, para que la gente siga muriendo de infecciones. No tienen idea cuan poco eficiente era la producción de alimentos antes de la revolución verde y como vivían los pequeños granjeros, en condiciones muy parecidas a sus animales, todo eso para alimentar a duras penas a la tercera parte de la gente que existe hoy. Solo con la tecnología se podrá alimentar más y mejor a la gente.

Natural y artificial
El concepto de "natural" es muy raro. Si hablamos en serio los alimentos naturales deberían ser los animales salvajes que cazamos o los frutos silvestres que recolectamos, todo lo demás es "artificial". Además no existe razón para que creamos que los alimentos salvajes sean más "sanos" que los producidos por agroindustrias. No existen razones lógicas ni científicas de eso y la verdad es que resulta más probable que un jabalí salvaje tenga triquinosis a que la tenga un cerdo de granja industrial, mucho má probable.

También existe el concepto equivocado de que "lo natural es más rico". Es cierto que un tomate Carmelo antiguo tiene más jugo y mejor sabor que un actual Larga Vida, o que una ostra salvaje de Chiloé resulta más sabrosa que las ostras japonesas de criadero. Pero eso no es por su condición de "natural" sino que -por diseño- estamos acostumbrados a consumir productos industriales mucho más baratos. Es por diseño que el tomate Larga Vida demora más en madurar, porque sería imposible transportar un tomate Carmelo a Santiago, a menos que fuese en avión y a precio de oro. Es solo una cuestión de costos.

Calidad y cantidad
La Revolución Verde influyó mucho en la producción masiva, de bajo costo pero sacrificando la calidad al hacer productos estandar. La modificación genética, cuando se haga a escala masiva, nos permitirá tener a la vez más cantidad y mejor calidad, nada impide manipular el sabor y las texturas para construir alimenos mucho más sabrosos que los "naturales".

Nada de esto es "artificial" o "químico", ambos conceptos son equivocados porue desde hace muchos siglos dejamos de consumir alimentos "naturales". Además no hemos perdido nada con eso, al contrario, ganamos mucho, hoy nos enfermamos mucho menos y vivimos muchos más años que en esos tiempos en que se comía todo natural y crudo.

Un nuevo ambientalismo
Es lo que hace falta hoy, se necesita un nuevo ambientalismo basado en la lógica, en la razón y no en las emociones. Un ambientalismo adulto, capaz de darse cuenta que un auto eléctrico en China contamina mucho más que uno convencional de petróleo, porque la electricidad que usa la producen quemando carbón. Los vehículos eléctricos solo son menos contaminantes si la electricidad es generada por represas o centrales nucleares.

Una ambientlismo adulto, inteligente, debe basarse en las ventajas reales para el embiente, no en manipulaciones sentimentales, estúpidas, basadas en nostalgia por los tiempos pasados. Los alimentos transgénicos son un tremendo avance y la única solución al problema de alimentarnos sin agotar la tierra, no hay otra alternativa. Lo demás son sueños, manipulación, ilusiones y cuentos infantiles.

24 Comments:

Blogger Francisco Matus said...

Excelente. Solo queda acotar que ni con el TTP, ni con la Upov 91 se van a privatizar las semillas "originarias", por más que los indignados lo repitan.

Otra cosa es dar derechos de autor a nuevas a nuevos desarrollos.

3 de marzo de 2016, 22:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es obvio y natural que los que gastan millones de dólares en desarrollar las semillas traten de protegerlas, así como es obvio que todos los demás hagan lo imposible por piratearlas. Yo creo que a mediano plazo (ni siquiera al largo) los piratas van a ganar, me parece inevitable.

Las restriscciones de propiedad intelectual sobre el ADN no veo como podrían afectar a Chile, donde los cultuvos transgénicos están virtulmente prohibidos, excepto las semillas para exportación. Ojalá que se liberen en el futuro esas absurdas prohibiciones, me encantaría saborer una salsa de tomates hecha con un delicioso tomate transgénico.

4 de marzo de 2016, 01:12

 
Blogger Alejandro Caro said...

Buenisimo yo crei q la ena von era el diablo

4 de marzo de 2016, 02:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja todo eso es parte del cuento y la leyenda negra, estoy viendo ahora mismo un "documental" en Netflix sobre la alimentación "sana" ¡que manera de decir estupideces!

4 de marzo de 2016, 03:24

 
Blogger Manuel López said...

Este fenómeno de "regresar al origen", ha hecho que muchos caigan en estas campañas virales a través de redes sociales, en donde solo se le el encabezado y no se profundiza en el tema en cuestión o ni siquiera se investiga bien la fuente para verificar su veracidad.
aquí en la séptima región, donde resido actualmente, muchas agrupaciones ambientalistas están en una campaña de salvar al rió Achibueno, evitando la colocación de centrales de paso para la generación de electricidad. Estas agrupaciones hablan del impacto ambiental y la perdida de un área natural y turística que ni siquiera ellos son capaces de cuidar, ya que los mismos simpatizantes de estas agrupaciones cuando van de paseo a estas zonas la saturan de basura, restos de comida, envases de bebidas y alcohol que no son capaces de reciclar reutilizar o disponer adecuadamente, como bien dices Tomas, la mayoría de estos individuos son ambientalistas de cartón, desinformados que no se dedican a nada mas que replicar como loros lo que vieron en un tweet o muro de facebook de quien sabe quien, y que no tienen la capacidad de cuestionar e investigar al respecto para fundamentar su posición, ya que les demandaría tiempo y esfuerzo y ellos prefieren asumir que si apareció en la red social es una verdad absoluta.

4 de marzo de 2016, 08:48

 
Blogger RaúlG said...

Este verano conocí a un agronomo que trabaja como vendedor de semillas para una de estas empresas.
Yo siempre oí decir que la modificacion genetica de estos productos llegaba al extremo de hacerlos ex profeso estériles, para que los frutos nacidos de estas semillas no se utilizaran en siembra y así obligar al agricultor a comprar nuevamente.
Bueno, resulta que no es así.
Supongamos que compras semilla de un maiz resistente a la sequía, la siembras y todos los años guardas un poco de tu produccion para ser usada la proxima temporada.
El primer año, el 100% de las semillas son resistentes.
el segundo año, el 70% de las semillas son resistentes.
el tercer año, solo el 30% de las semillas son resistentes.
finalmente, al cabo de 4 años todas las semillas pierden la modificacion y vuelven a ser silvestres.
chupate esa. Se quedan sin argumentos los que protegen las semillas originarias.

4 de marzo de 2016, 08:58

 
Blogger Jose Cornejo said...

Hay una cancion del grupo chileno Sexual Democracia, se llama "Ecologistas de Salon", y es una clara descripcion de como son estos ambientalistas pendejos.

No sabia eso de la "revolucion verde".

4 de marzo de 2016, 09:49

 
Anonymous Wilson said...

Yo entiendo a los ecoidiotas, es el universal miedo al cambio, apoyado en la envidia al otro. Dudo que alguno, si heredara Monsanto,seguiria ecotonto...
Todo eso mezcladito con la principal caracteristica de las redes sociales,seleccionan al mas leso y griton,al tontorron que arreglaba el mundo entre cervezas con los amigos, que hoy se ve retuiteado y likeado por muchos y termina por creerse sabio.
Sobre los transgenicos, han probado ser aun mas seguros que los controles de los gobiernos (recordar el cuento del aceite de colza y otros muchos desastres alimentarios), asi que podemos estar razonablemente tranquilos mientras las compañias tengan una contraparte que les sigan exigiendo las pruebas necesarias antes de autorizarlas, haya competencia netre las empresas y haya prensa libre para pesquizar la corrupcion.

4 de marzo de 2016, 10:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Manuel, algo característico de estos eco-tontos es su inconsistencia, simplemente andan buscando una causa para subirse a una especie de pedestal de superioridad moral, son unos pelmazos.

José la "Revolución Verde" de Norman Bourlag transformó la agricultura completamente, se dice que salvó mil millones de vidas en países con problema de rendimiento en los cultivos. Las especies de maiz híbrido son exquisitas, en Perú on muy populares dan un grano grande, jugoso y que explota de sabor en la boca. Deliciosos.

Wilson, yo no entiendo que clase de problema de salud podría causar comer un alimento con un gen modificado, si al ingresar al estómago los alimentos se rompen completamente con los ácidos, todas las células que ingerimos se rompen incluído el ADN modificado de los núcleos para convertirse en elementos básicos ¿como podría hacer daño una modificación genética que desaparece completamente durante la digestión? Parece que la gente se olvida que la digestión se trata de romper moléculas, ninguna célula que comemos pasa intacta a nuestro organismo.

4 de marzo de 2016, 11:19

 
Anonymous Wilson said...

Es que no es el gen el problema, ese se digiere como dices, sino los elementos que ese gen hace que la planta fabrique, y alguno de esos elementos puede ser, desde solamente contra producente, hasta venenoso. Por eso los tipos estan obligados a hacer miles de ensayos.

4 de marzo de 2016, 12:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, busqué por todas partes como los componentes del ADN o ARN (azucar, nitrógeno, fosfato) podrían causar envenenamiento al ser ingeridos, no encontré nada. A lo más la posibilidad de una reacción alérgica. Ok, tu dices que los "insecticidas" naturales por ejemplo que fabrica la planta podrían envenenar a una persona, creo que es una reacción bastante fácil de probar, es el riesgo de cualquier medicamento o suplemento alimenticio. En los 20 años que se llevan consumiendo no conozco de un solo caso de muerte o enfermedad causado por eso.

Creo que hay un terror desmedido, muy parecido a lo que pasa on la energía nuclear, que se le inculca a la gente ignorante. El equilibrio perfecto no existe en la naturaleza, todo es desequilibrio y lucha, todo es potencialmente tóxico en determinadas cantidades, es lo lógico. Creo que esta histeria anti transgénicos es absurda, deberían estar sujetos a los mismos controles que cualquier alimento o medicamento nuevo antes de salir al mercado, nada más.

De haberse descubierto los antibioticos hoy, estaría repleto de chiflados histéricos exigiendo que se prohiban. Creo que hay una explotación de la natural cobardía humana y el terror a las enfermedades.

4 de marzo de 2016, 12:29

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Yo me disculpo de antemano pues no tuve paciencia de leer las mismas ignorancias que describe Tomás y las hace suyas. Se repiten eternizadamente y sólo miran donde quieren ver. Resumo lo que le parece faltarle entender: Los transgénicos (mayormente maiz, soya y tomate) no son vapuleados por su consumo, sino por: 1. Su forma de producción, la que trae el término de la ruralidad, del ambiente campesino y de la divesidad buológica, lo que a muchos les aflije. 2. Sí o sí trae desequilibrios ambientales (pérdida de cadenas tróficas las llaman) que obligan a usar cada vez más pesticidas, y eso es un "temazo". 3. Raramente son los "campesinos" quienes producen transgénicos, generalmemte son muy grandes empresas que no residen en el lugar que arrasan y los campesinos deben emigrar. 4. Hay mucha destrucción ambiental y social que no se contabiliza, sólo se destacan los "bajos costos unitarios" de producción. Este es un tema abierto, que no debiera dogmatizarse y mejor sería estar atento a TODAS sus consecuencias, sin tapaojos. Pero Tomás no parece ser de ellos.

4 de marzo de 2016, 13:19

 
Blogger pavezwellmann said...

Tomas:
A Norman Borlaugh y la "revolucion verde" lo acusaron de montar la mas agresiva campaña de Estados Unidos para modernizar la agricultura del Tercer Mundo, como un marketing politico que reemplazo a las "revoluciones rojas" de las décadas de 1960-70 en India, Pakistan, Filipinas y otros paises con graves problemas alimentarios. Entonces adujeron que en lugar de la investigacion y desarrollo de variedades de semillas mas productivas, se debía cambiar los esquemas de propiedad de la tierra, o quién controla lo que se produce en ella y para qué. Corea del Norte, Etiopía de Mengistu y Zimbabwe de Mugabe, entre otros, siguieron estos esquemas... Resultados que hablan.

4 de marzo de 2016, 13:35

 
Blogger Ulschmidt said...

Yo vivo en una zona sojera y maicera, y estoy rodeado de transgenia. El control químico de las malezas sustituyó el mecánico, y al dejar de arar la erosión de suelos se detuvo. Y la polución de polvo ambiental. Agroquímicos ya usábamos, desde los años 50, empezando por el DDT tan terrible. Las cadenas tróficas ya estaban muy alteradas y siguieron así. Los últimos adelantos de la transgenia apuntan a sustituir venenos, promoviendo defensas genéticas de las plantas.
El ambiente campesino, en la Pampa central, ya era de granjeros y empleados acostumbrados al tractor, a los medios mecánicos y al uso de fumigaciones químicas. La transgenia no empeoró mucho eso, si lo hizo en algo. Un maiz masivo y barato ahora es necesario para producir carne o leche, así que podemos decir que la transgenia también auxilió a las explotaciones ganaderas.
En fin, quizás vivo en un ambiente ya muy antropizado y mecanizado y la introducción de transgénicos en otras partes quizás si favoreció el desmonte, la tala, el abandono del ganado y la granja por la gran explotación, etc.. Pero no fue el caso de las llanuras centrales en Argentina, que es una de las regiones del mundo que más transgenia usa.

4 de marzo de 2016, 13:46

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Vi por youtube que decía que el famoso maíz de los mayas o choclo como le llamamos, es producto de dos especies de plantas. No es natural. Lo mismo ocurre con la marihuana u otra planta, que según decían también es producto del cruce de dos.

4 de marzo de 2016, 14:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alejandro, ese es un ejemplo perfecto de la estupidez ideológica. Las reformas agrarias son anti-evolutivas, en Chile la Reforma Agraria causó la miseria del minifundio ¿pretendían que fragmentando los campos se iba a producir más? Eso es volver a la Edad Media. Cada día es menos la gente que trabaja para producir nuestros alimentos y debe ser así porque la agricultura intensiva en mano de obra es inviable ¡tendríamos que cultivar todos lo que comemos, viviríamos dedicados a parcelas de subsistencia! La agricultura de subsistencia es lo peor que existe, es depredadora porque los cultivos son antieconómicos ¿cuanta gente vive criando pollos en su chacra para venderlos? Prácticamente nadie porque salen a precio de oro. Yo recuerdo cuando chico, el pollo era un plato de fiesta que se comía solo para el año nuevo.

En los valles de Azapa y Lluta tenemos esa peste, altamente subsidiada por todos los gobiernos que nos consume el agua para que unos pocos "suertudos" que la usan gratis ganen su par de millones (ni siquiera suficientes para crecer, menos para enriquecerse) vendiendo "primores" al sur. Es una peste anacrónica que debe desaparecer.

Si alguien como Gastón piensa que es un ben negocio producir productos orgánicos, boutique o lo que sea está muy bien, siempre y cuando no empiecen a exigir prohibiciones basados en argumentos chantas, falsos, propaganda. Lo peor es que crean que ese es un modelo a desarrollo que deberían seguir todos. Si hacen algún negocio lo mejor es que no los siga nadie, porque si se masifican se van al diablo, su mercado es por definición un nicho muy estrecho y solo lo escaso tiene valor, lo peor que les puede pasar es que otros sigan su ejemplo.

4 de marzo de 2016, 14:42

 
Anonymous Wilson said...

Las plantas filogeneticamnente cercanas se mezclan,ovulos de una y poeln de otra, y producen otras, muchas veces esas otras son naturalmente esteriles. Los hibridos son un ejemplo.
Los transgenicos usan un gen, que hace algo en una especie y se lo meten a la genetica de otra que no solo puede ser lejana, sino de otro reino, esperando que la nueva planta tenga una propiedad beneficiosa. Pero puede que la propiedad sea malsana, y eso es lo que deben descartar los ensayos.
No es que el nuevo gen tenga esa propiedad, que moriria en la digestion, sino que elgen hace que untrigo carente de vit. A pase a tenerla en abundancia. Pero hay que descartar que tambien produzca substancia con sepetecientos mil otros efectos,y eso es lo que debe investigarse. Y por supuesto que se hace intensamente, y hasta ahora no ha salido nada nocivo al mercado.

4 de marzo de 2016, 14:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, Argentina fue muy hábil al no poner restricciones a los cultivos transgénicos, fue punta de lanza y van a tener una ventaja comparativa porque mientras tanto en muchos otros países estamos empobreciendo el suelo con exceso de fertilizantes, pesticidas y fungicidas. Cuando los demás adopten estos cultivos ya van a estar atrasados. En Chile por ejemplo, el cultivo de transgénicos no está prohibido expresamente, pero los permisos requeridos requieren tal maraña de trámites que en la práctica son inexistentes, excepto a nivel experimental. Esto se repite en muchosotros países.

Javier, una marihuana transgénica! como diría Homero Simpson... uhhhhh!

Wilson, yo no veo ningún riesgo diferente a cualquier otro producto alimenticio, los requisitos de inocuidad deberían ser exactamente los mismos qu para aprobar cualquier nuevo suplemento alimenticio por ejemplo. El hecho que sean transgénicos no agrega ningún riesgo adicional al revés de lo que piensa la gente, puede tener efectos toxicos o patógenos igual que cualquier producto nuevo, ni más ni menos. Los excesos de requisitos legales se han convertido en herramientas de prohibición extralegales

4 de marzo de 2016, 14:55

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Me equivoqué era la hoja de la coca. Esa toman o comen los bolivianos.

4 de marzo de 2016, 15:21

 
Anonymous Anónimo said...

Hola, bien interesante el blog sobretodo para aprender de la ciudad de la punta norte del pais, pero quiero cambiar de tema, es porque queremos con unos amigos invertir en la ciudad, pero estamos recien conociendo los terminos de zofri, zona franca industrial, ley arica 1 y 2, ley zonas extremas, parque industrial chacalluta, etc. si es posible saber que son estos terminos, si son sinonimos o antonimos, porque uno llega a la ciudad, hablan de zona franca, ¿que es zona franca? y que son zofri, zona franca industrial, leyes de arica, y las zonas extremas.
Espero sus comentarios, es para tener una idea sobre esos conceptos.
me llamos Ismael.

4 de marzo de 2016, 15:27

 
Blogger RaúlG said...

jajaja, quieren hacer trabajar a Tomás.
a esta hora debe estar durmiendo siesta.

4 de marzo de 2016, 15:37

 
Anonymous Wilson said...

Muy de acuerdo sobre los requisitos de inocuidad, y basta con ver como alegremente se ponen de moda cualquier lesera con la chiva que alarga la vida,consume grasas o antioxida o etc. Lease: noni, bayas de goyi, chia, trigos antiguos, endulzantes de arce, agave, etc,en fin todo tipo de comestibles supuestamente buenos sin ni el menor analisis de sus carencias o peor sus efectos adversos.

4 de marzo de 2016, 17:43

 
Blogger Frx said...

Voy a hacer un comentario súper ñoño pero pensar que todo ese proceso de evolución y civilización que comenta se puede graficar en el modo Supervivencia de Minecraft, ya que al principio uno no dispone más que de sus manos, debiéndose buscar un lugar donde refugiarse y recolectar madera para obtener herramientas con las cuales extraer más materiales con los cuales hacerse una mejor casa y cosas para mantener estable la barra de hambre del juego. El cuento es que durante el transcurso uno caza animales a lo cavernícola al principio y eventualmente, cuando ya se dispone de los recursos para, puede establecer un campo en el cual cultivar trigo o papas y parcelas donde criar animales para así tener "una fábrica de carne" y cuando algunos recursos sobran y otros no, se puede comerciar con aldeanos.

4 de marzo de 2016, 17:58

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Luego de tantos comentarios de ustedes , me dí la paciencia de leer este articulo, y mantengo todo lo ya escrito. Solo agrego:
Para RAULG: Está confundiendo transgénicos con híbridos, a estos últimos les ocurre la desaparición paulatina del factor que menciona.//
Para TOMAS: Nada aquí escribí de los orgánicos, estos no son comparables ni tampoco buen negocio la mayoria de las veces.//
El dinero no puede ser el único factor de medición de las cosas. Quizás este sea el asunto que no nos permite entender este tema aqui planteado.

5 de marzo de 2016, 20:17

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas