Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Querido Benjamin Franklin

domingo, 1 de octubre de 2017


Anoche empecé a leer la Autobiografía de un Hombre Felíz de Benjamín Franklin, resulta que me quedé pegado y no pude parar de leerlo. Cerca de las 6 de la madrugada me fui a acostar, cuando me faltaba poco hoy en la noche lo termino. Mientras lo leía me parecía que lo hubiese escrito yo mismo, era increíble el nivel de identificación con este caballero que -más de doscientos años atrás- había pasado por aventuras muy parecidas a las mías: hambre, incertidumbre, problemas de todo tipo.

Mis conocimientos habían mejorado en Londres, pero no así, desde luego, mi fortuna. En conjunto, yo había hecho amistades interesantes y con las cuales había aprendido mucho y había leído en abundancia.

Me maravillaba ver como a Franklin le había pasado lo mismo que a mi, no ganaba un peso, pero conocía gente interesante, igual no paraba de estudiar y tratar de mejorarse a si mismo aunque no le rindiera nada, bueno, la diferencia es que a él -con el tiempo- le rindió frutos la cosa. Cuando me fui a acostar pensaba como era posible tanta sincronía entre el relato y lo que yo sentía, el asunto no me dejaba dormir porque me quedé pensando, hasta que lo encontré.

Resulta que yo había leído este mismo libro cuando chico y ya casi se me había olvidado, solo recordaba el nombre pero tuvo una influencia grande que quedó allí por todos estos años. No es que me hayan pasado las mismas cosas, lo que pasa es que yo las interpreto "a la manera de Ben Franklin" sin darme cuenta. Eso solucionaba el misterio, después de eso caí dormido como piedra y no desperté hasta pasado mediodía, o sea hace solo un rato atrás.

Incluso redacto y pienso a la manera Ben Franklin y mis billetes preferidos son los que tienen su imagen, los atesoro y cada mes que tengo que desprenderme de uno, me duele como si me sacaran una muela con un alicate, sin anestesia. Nunca, hasta ahora, me había dado cuenta cuanto influyó ese libro de Franklin que leí hace como 50 años atrás. En fin, tal vez esté racionalizando por un libro que me gustó mucho:

las enseñanzas de mi maestro Tryon, que tomar pescado era algo así como un crimen, ya que los peces nada nos habían hecho ni nos harían que justificara aquella matanza. Aunque la cosa parecía razonable, lo cierto es que con anterioridad a mí me encantaba el pescado, y los que allí pescaron salían de la sartén con un olor que estimulaba el apetito. Sopesé mis inclinaciones y mis principios, y al ver que de los estómagos de los bacalaos salían otros pececillos, encontré la fórmula salvadora y la justificación para, a mi vez, convertirme en devorador de pescado. Actitud que he mantenido (...) Una de las ventajas de ser animal racional es poder encontrar siempre una buena razón para hacer lo que nos parezca.

¡Es como si lo hubiese escrito yo!  Muchas cosas que creemos opiniones inventos u ocurrencias nuestras, resulta que son recuerdos que quedaron en algún lugar de las viejas lecturas. Incluso mis ideas políticas, que pueden parecer fruto de los años de experiencia y cosas que he visto en mi vida, tal vez se moldearon por una frase del viejo Ben que me quedó en el subconsciente, como

Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial, a cambio de una pequeña seguridad transitoria, no merecen ni la libertad ni la seguridad.

Tal vez no sea que yo piense igual que Franklin, sino que sus ideas se me quedaron pegadas desde los doce o trece años cuando leí su maldito libro. En fin, que bien me cae ese tipo, pensar que lo he estado copiando inconscientemente casi toda mi vida: mi obsesión por la puntualidad, la manía de planificar en detalle hasta las cosas más triviales

En dicho relato pienso que lo más interesante puede ser el Plan que redacté durante la travesía con ánimo de hacer un programa de mi vida futura. Teniendo tan pocos años es curioso pensar que hasta mi madurez me atuve con bastante fidelidad a aquel proyecto.

Entre las curiosidades de Franklin estaba su plan de trabajo diario, al que se atenía rigurosamente: 5 AM levantarse, luego se hacía la pregunta del día ¿ue cosa que valga la pena voy a hacer hoy?, entonces se daba hasta las 7 AM para lavarse y desayunar.  Entre las 8 y las 11 AM se dedicaba al trabajo. Entre las 12 y 1 PM revisar las cuentas, leer y almorzar. Entre las 2 y las 5 trabajar nuevamente. Entre las 6 y las 9, poner las cosas en orden, juntarse con los amigos, escuchar música, conversar, etc. Antes de irse a dormir, a las 10 de la noche se hacía la pregunta "¿que hice hoy que valiera la pena?", después de eso se metía al sobre y hasta el día siguiente.

Claro que a mi me costaría mucho llevar un plan así. Yo me levanto cuando me despierto -aunque a veces me quedo un rato más en cama- puede ser a las 6 AM o a las 11 AM (generalmente esto último, siempre que puedo), y me acuesto pasadas las 1 o 2 AM, durante el día me dedico a leer, estudiar o hacer algún trabajo pendiente si es necesario, porque odio tener cosas pendientes y dedico generalmente una o dos horas a escribir mi entrada para este Templo del Ocio. Creo que escribir acá es parte de mi formación profesional. Aunque dudo que me vaya a hacer rico con ese programa, por lo menos conozco mucha gente, aprendo muchas cosas y todo eso.

Ah el gran Ben Franklin, del Poor Richard´s Almanac, tipógrafo, librero, cartero, impresor de billetes, escritor, inventor, activista político, diplomático, amigo de Voltaire y sobre todo Filósofo Barato, hasta ahora no me había dado cuenta que la introspección y la filosofía barata -que yo creía haber inventado- era solo un refrito de lo que le leí hace un montón de años. El viejo Ben es tan importante para mí que todos los días lo miro, lo cuento y le hago sus cariños, a principios de año tenía un montón, ahora me quedan cada día menos, trato de demorar su partida con dientes y muelas, pero que diablos, si hay algo que he aprendido en mi perra vida, es que las cosas buenas no duran. Chau querido Ben, no sabes cuanto te extrañaré...


P.D. Ben Franklin, además de escribir su filosofía barata y prestar su cara para los billetes de a 100, escribió algunos ensayos sobre temas serios como "Fart Proudly" (largarse pedos orgullosamente), "On Choosing a Mistress" (sobre como escoger una amante) y "Rules on Making Oneself Disagreeable" (Como ser desagradable). Como pueden ver también se trataba de un tipo serio, igual que yo.

16 Comments:

Blogger EDO said...

Te falto lo mas importante. Decirnos como se forro el Frankilin llevando un estilo de vida tan relajado. A muchos nos gustaria saber la tecnica del forramiento.

30 de septiembre de 2017, 21:11

 
Blogger lagarto said...

Este blog, no tiene google adsense.

Por?

30 de septiembre de 2017, 21:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No me gusta ensuciarlo con propaganda, un par de veces me han pagado 50 dólares por recomendar un producto dentro de una entrada pero no son avisos y siempre advierto que es pagado.

30 de septiembre de 2017, 21:51

 
Anonymous Anónimo said...

En un libro muy de académicos hoy, "La ética protestante y el espíritu del capitalismo", Weber arranca con uno de los escritos de Franklin, prácticamente, para definir esa ética protestante que alaba el ahorro y el esfuerzo y asocia el crédito que puede conseguir una persona a su correcto desempeño en los negocios. El texto de Franklin es sencillón, de "filósofo barato", casi escolar, pero Weber no se engaña y advierte al lector que ese texto encierra precisamente la esencia de su ensayo. Ulschmidt

1 de octubre de 2017, 10:18

 
Anonymous Anónimo said...

...ahora, el otro tema, la programación que nos ha dejado en el subconciente un libro o unos libros centrales en nuestra formación, que leímos de chicos y ahora ni recordamos haber leído... que tema ! Porque es indudable que nos pasa. Uls

1 de octubre de 2017, 10:22

 
Anonymous Anónimo said...

Admirable su participación en la redacción de la Declaración de Independencia, multifacético el hombre!; saludos, Gemma

1 de octubre de 2017, 11:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Claro ue si Ulschmidt La filosofía barata y las historias ingenuamente moralizantes para mi son lo mejor. Por ejemplo ese libro de Weber ue mencionas, jamás lo llegué a leer completo, siemre lo he considerado una estupidez, lo mismo ue su popular tesis, una basura, fantasía. Lo ue cuenta Franklin podría ser todo inventado pero es sencillo, lógico y sin pretensiones.

Es curiosa la inmensa popularidad de Franklin en Europa, en plena ilustración los intelectuales lo consideraban una especie de "buen salvaje" porue era el único ue hablaba claro y sencilo

1 de octubre de 2017, 11:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Gemma, también fue el primero en estudiar en serio la electricidad ¡como si fuera poco!

1 de octubre de 2017, 11:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ben Franklin fue un gran padre de la patria, mejor que muchos otros. Acá en Chile yo considero que nuestro verdadero padre de la patria fue un inmigrante venezolano: don Andrés Bello, el Ben Franklin latinoamericano
https://bradanovic.blogspot.cl/2009/11/el-ben-franklin-latinoamericano.html

Yo siento más admiración por Andrés Bello que por todos los demás "padres de la patria" de cartón juntos

1 de octubre de 2017, 12:24

 
Blogger Frx said...

Curiosamente a mí me pasó lo mismo al leer la Rebelión de Atlas en el año pasado, sentí que me hablaban tan directamente que ya veía que me aludían con nombre y apellido en la novela. Nunca me había pasado algo igual con ningún otro libro pese a que igual me sentía identificado con otros que leí cuando estuve en el colegio.

1 de octubre de 2017, 13:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, es muy raro como nos puede impresionar un libro

1 de octubre de 2017, 13:25

 
Anonymous Wilson said...

Hombre multifacetico, entre los padres de la patria gringos habia tremendos personajes.
De Franklin se dice que enviado a Paris, a conseguir apoyo para la indenpendencia, se piso todo lo pisable :-)

1 de octubre de 2017, 13:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Antes, durante su paso por Londres, parece que hizo la misma gracia y tuvo que salir arrancando, claro que eso se le olvidó ponerlo en la biobrafía. Gran valor el tío Ben

1 de octubre de 2017, 13:44

 
Anonymous Milton Freedman said...

sin lugar a dudas el mejor de los padres fundadores, junto con Jefferson. En cambio, Alexander Hamilton, un mercantilista, es el que menos me gusta

2 de octubre de 2017, 00:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Me parece que HAmilton es mencionado por Franklin en su biograafía, cuando joven conoció a su padre y a él mismo. Yo igual creo que fue uno de los grandes padres de la patria

2 de octubre de 2017, 16:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Me refiero a Franklin

2 de octubre de 2017, 16:49

 

Publicar un comentario

<< Home