Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

Entremés
No me esperaba que se resolviera tan rápido una reunión entre Kim Jong-un y Donald Trump, aunque si pensaba que se iban a juntar pero no me imaginé que se arreglara algo tan rápido. Lo que me llama mucho la atención es que Kim lo haya arreglado a espaldas de los chinos, apuesto que el presidente chino Xi Jinping habría dado un brazo por aparecer ante el mundo como articulador de la reunión, para que hablar del presidente de Rusia Putin.

En una reunión como esta los resultados interesan muy poco, es probable que aparezcan problemas en el camino y la cosa no llegue a concretarse, también es posible que lleguen a un acuerdo y que Corea del Norte no lo cumpla, creo que eso no es importante. Lo que realmente importa es -a mi modo de ver- que Kim Jon-um se dio cuenta que no podía seguir vociferando amenazas como un perro rabioso porque eso no lo llevaba a ninguna parte. Me parece que esa es la importancia de la reunión, hubo una pulseada -como tantas otras veces- entre Corea del Norte y Estados Unidos, lo que pasó es que Corea del Norte cedió esta vez y cambió su política en 180 grados. Esto -pienso yo- no habría ocurrido con ningún presidente distinto de Donald Trump, fue la persona adecuada en el momento justo. Puede que se equivoque en muchas otras cosas, pero en esto creo que le apuntó medio a medio.

Veamos el refrito
Este refrito es del 31 de octubre de 2014 y el tema es el animal que todos nosotros llevamos dentro y que -el alcohol o cualquier otra droga- a veces nos permite sacarlo a pasear, esa es la razón por la que las drogas han sido tan populares a lo largo de la historia, los que no son capaces de sacar a pasear a su animal, de vez en cuando, son unos pobres diablos reprimidos. Nunca he confiado en un abstemio, puedo tener amigos abstemios así como puedo ser amigo de criminales, pero alguien que no le guste emborracharse de vez en cuando es porque oculta una personalidad muy malvada, el alcohol y otras drogas muestran a las personas tan cual son.

Claro que tampoco hay que abusar, la dosis hace al veneno y hasta el exceso de agua nos puede matar ahogados. Con emborracharse día por medo es más que suficiente. En fin, vamos con el refrito. 

Insomnio y champagne Valdivieso

No hay sueño. Me puse a escuchar música y luego a soñar despierto, luego tantas cosas pasaron por mi cabeza, por ejemplo esas conversaciones imaginarias que nunca tendré en la vida real, pero en mi mente me explayo, hablo y hablo hasta que termino entre aplausos estruendosos, Después me vino el lado depresivo, me estoy quedando pelado, viejo y enfrento una serie de situaciones que apenas soporto. Que cosa más rara es la vida interior. Como no me quedaba dormido bajé a mi cuchitril, ahora son las 2:41 AM, el Tomás Jr. acaba de llegar y yo encontré una botella de champaña que me estoy tomando en este mismo instante, para ser exactos ya voy más o menos en la mitad.

Disculpen si escribo estupideces, no es mi culpa, son las burbujas del champaña Valdivieso Brut, muy bueno, que incluso está a la temperatura justa, me gustaría estar con mi amigo el licenciado por ejemplo compartiendo este champagne. A propósito de amigos, mi buen amigo -ya muerto para variar- Edmundo Vera, me decía que el rey Luis XIV, el "rey sol" apenas se despertaba tenía que tomar -en ayunas- una botella de champaña, para soportar la porquería de mundo en que le había tocado vivir. Que loco lindo era don Edmundo, un abogado que había perdido toda la respetabilidad y por eso me caía tan bien, me encanta la gente que no es respetable.

Entonces yo vivía en la casa rodante en la playa La Lisera, eran los días de vino y rosas cuando -como canta Serrat, mi comunacho favorito- "la vida me besaba en la boca"

De vez en cuando la vida
nos besa en la boca
y a colores se despliega
como un atlas,
nos pasea por las calles
en volandas,

Es increíble, los tiempos más felices uno no se da ni cuenta, la felicidad es siempre retrospectiva, a menos que uno tenga una epifanía como la que cuenta mi amigo sempre fi. Pero la champaña me hace ir por las ramas, les estaba contando de mi amigo Edmundo Vera, alias "Cine Amor" porque fue actor de esa curiosa fotonovela cuando joven.

La cosa es que yo vivía en la casa rodante, al borde de la playa y cuando el sol me despertaba salía a nadar un rato, recuerdo una primavera con grandes marejadas la alegría de tirarme contra las grandes olas, nunca antes me había atrevido a hacerlo porque por regla general soy muy cobarde. Pero me sigo yendo por las ramas, no es mi culpa, son las burbujas. Bueno, a veces, a la puesta de sol, aparecía mi amigo, el abogado en su auto destartalado con un cassete de Pablo Neruda, sacaba una petaca y me decía -citando la biblia- "bebamos, que mañana moriremos".

Eso si que era  magia. Un atardecer de fuego, la peña llena de pelícanos que llegaban a dormir y dos achispados: don Edmundo y yo, escuchando la voz gangosa, quejumbrosa y medio ridícula de Pablo Neruda a todo volumen. Yo me avergüenzo de mi voz pero el gran Neruda me la ganaba:

SI me preguntáis en dónde he estado
debo decir "Sucede".
Debo de hablar del suelo que oscurecen las piedras,
del río que durando se destruye:
no sé sino las cosas que los pájaros pierden,
el mar dejado atrás, o mi hermana llorando.
Por qué tantas regiones, por qué un día
se junta con un día? Por qué una negra noche
se acumula en la boca? Por qué muertos?

Ah diablos, que momentos mágicos, solo que entonces no nos dábamos cuenta, yo por lo menos lo veía como una chifladura ociosa, ahora en el recuerdo es pura magia. Así pasa. O como cuando -durante muchos años- íbamos con la Pilar a la isla del Alacrán con un par de cervezas y pasábamos horas prácticamente mudos, cuando la gente se tiene confianza no necesita hablar para sentirse bien. Pero eso fue hace muchos años, como dice la canción cambia, todo cambia.

Que diablos, lo que hacen las burbujas. Yo soy un tipo extremadamente controlado, creo que los que pierden el control de si mismos no valen nada, pero todos llevamos dentro un animal y, como dijo Vargas Llosa, de tiempo en tiempo hay que "sacar a pasear al animal", una de sus novelas más deprimentes es "Lituma en los Andes" pero tenía esa excelente línea "¡saque a pasear a su animal!" todos tenemos dentro un animal y no puede estar siempre reprimido, de vez en cuando hay que sacarlo a pasear. Para mi Mario Vargas Llosa es uno de los premios Nobel más merecidos, junto con Hemingway, nunca me han desilusionado.

En fin. no seguiré mentando al diablo no vaya a ser que se me aparezca. Recuerdo a "Fausto" de Goethe, que pedazo de libro Dios mío. Por si no se ha notado solo queda el 10% de la botella, tal vez menos.   Todo exceso es malo, pero hay excesos locales y globales, yo creo que los excesos locales son aceptables dentro de cierto rango, cuando la cosa se convierte en adicción o dependencia estamos en problemas, como le pasa a un amigo de cuyo nombre no quiero acordarme, en fin, fuerza compadre, todo se va a arreglar de alguna manera, recuerda que eres Glad Consuerte, al final todo saldrá OK.

Cuando uno se marea, producto de estas miserables burbujas o cualquier otra forma de alcohol etílico, suelta un poco los frenos. La vida es un ejercicio continuo de autocontrol, pero una vez a las quinientas hay que dejar que todo fluya, que diablos. Bah, de veras que no iba a mentar al  cachudo.

Amigos, queridos amigos de este Club del Ocio -nótese que estoy entrando a la etapa del borracho sentimental- muchos son amigos desde hace años pese a que tal vez jamás nos hemos visto las caras, que cosa más rara es esto de Internet, mucha gente que veo todos los días y me salen hasta en la sopa me importan un pepino, mientras realmente quiero a otros a quienes no he visto nunca cara a cara: Uldschsmit, Frx, José, Máximo, Edo, en fin, la lista es enorme. Y yo les hablo tal como si estuviésemos conversando un a uno, en un bar frente a un shop de cerveza o o que sea. En fin, mis amigos, se trata de eso. Nos juntamos a conversar todos los días, a hablar y comentar las estupidees que se me ocurren.

Bueno, este es el final, son las 3:46 Am y creo que es hora de meterse al sobre. Solo quería decirles  que aunque no tenga donde caerme muerto, ustedes amigos son la riqueza de mi vida, la única riqueza que realmente importa. Y ya basta de demagogia, váyanse al diablo pero igual los quiero. Hasta mañana cuando no me desvele, esté más sobrio y -espero- escriba algo más racional que la serie de estupideces que acabo de escribir "en vino veritas".

6 Comments:

Anonymous Marcos Cisternas Sandy said...

Estimado Tomás: Muy bueno el refrito; "En el vino está la verdad". Podríamos decir entonces, "déjalo beber y lo conocerás". Y es cierto, quizás no en todos los casos, pero sí en la mayoría. A todos nos ha pasado que la impresión que teníamos de algunas personas, cambia abruptamente después de haber compartido una libación, digámoslo francamente, un tanto excesiva, con ellas. Pero, eso sí, eso pasa para bien o para mal. Yo he tenido la experiencia de haber compartido alegres tragos con algunas personas, a las cuales tenía por equilibradas, inteligentes y tolerantes, y casi he tenido que salir arrancando del sitio del suceso, y, en cambio, en otras ocasiones similares, me han iluminado el alma otras personas, que yo tenía como tontas y pusilánimes, a las cuales el fragor alcohólico les confiere títulos de honor en liderazgo, talento y sabiduría (Esto, por supuesto, sin perder de vista el hecho que estemos bebiendo codo a codo con ellas, es decir, igualmente ebrios, pueda interferir en nuestra percepción de tales maravillas) Entonces, no sabemos con cual de las dos facetas de estos amigos quedarnos: Con este, no tenemos problemas en compartir en un sitio público del cual podemos irnos cuando queramos sin dar mayores explicaciones, pero nunca lo invitaríamos a nuestra casa, rodante o fija. Con este otro, no tenemos problemas en compartir donde sea, pero debo asegurarme que exista la suficiente provisión báquica que despierte en nuestro interlocutor sus dormidos talentos, o de lo contrario, pasaremos una velada sumamente aburrida. Finalmente, cabe la solución, muy irresponsable por cierto, de terminar altamente embriagados nosotros mismos, y encontrar que nuestros compañeros de tragos son unas bestias pusilánimes, inteligentes, tontos, tolerantes, vacas, sabios y ¿somos amigos y no somos amigos?

10 de marzo de 2018, 01:46

 
Blogger Roberto61 said...

Se te confundiò corea del norte con la del sur, pero se entiende. A esta edad ya no estamos para tanta delicadeza. Y a buen entendedor pocas palabras.

10 de marzo de 2018, 07:58

 
Anonymous Wilson said...

Champaña y puntos cardinales suelen ser poco compatibles :-) Pero ahora hay Gps hasta en la sopa.
Un triunfo de Trump, ahi tiene mudos a los progres. El tipo amenaza con represalias brutales y creibles, al mismo tiempo que invita a negociar bajo cuerda. Su contraparte, que tambien se disfraza de loco, solo quiere asegurar que no lo invadan y pueda seguir con su reinado hereditario. Si negocian un alto a las hostilidades que ademas les de seguridades a los de Corea del sur, se anotara un porotazo.

10 de marzo de 2018, 10:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Marcos es cierto, cuando alguien se achispa o se emborracha pueden pasar cosas muy extrañas con su personalidad. Recuerdo uno que era maravillosa persona, amable, inteligente, etc. pero se emborrachaba una vez al año, o menos, y se convertía en una fiera, pasaba una semana tomando sin parar, perseguía a los demás con un cuchillo, gritaba como loco, etc. recuerdo que le teníamos terror a don Orlando, porque era carnicero y vivía al lado de mi casa, el miedo era a que se les arrancara. Era como como enfermedad horrible que tenía.
Bueno, y quien no ga tenido amigos que son curados odiosos jaja. Esos deberían tomar lo menos posible o no tomar nada, el trago les hace clic a su lado oscuro. Yo hace muchos años que no me emborracho, desde loe tiempos que vivía en el sur creo, pero me encanta quedar achispado de vez en cuando: "maharishi" jaja.

Robert ¿donde? ¿cuando? ¿otra vez estuviste bebiendo? jaja GRAX por el aviso

Wilson, no creo que lleguen tan lejos pero ya se anotó un punto enorme al doblarle el brazo sin ayuda de China. El gesto del coreano en cierto modo reordena el naipe porque muestra que USA puede actuar sin depender de la cooperación internacional como se pensaba antes, creo que a nadie le conviene esa idea de USA como "policía del mundo", que ha estado instalada por tanto tiempo. Con que USA defienda sus propios intereses y negocie bilateralmente. basta y sobra. Será mejor para todos

10 de marzo de 2018, 12:15

 
Blogger Ulschmidt said...

Que ejercicio literario! Escritores hubo que se la pasaron borrachos - creo que era Bukowsky. Y seguramente la mitad de los rusos.

10 de marzo de 2018, 12:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y Hemingway, Fitzgerald, Poe y muchos más! Lo que se escribe sobrio es como hacer una ensalada sin aliño ni sal. A muy pocos les salía bien eso de escribir sobrios (como Borges) pero esos si que son genios jaja

10 de marzo de 2018, 12:54

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas