Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La guerra de las galias

jueves, 11 de diciembre de 2008


Y me fuí a la revisión técnica sin investigar siquiera la posibilidad de pasarla con fast-track, a lo macho nomás, llegue con el Green Monster a que lo revisaran. Todos me miraban y se reían para callado porque el auto está entero oxidado y la pintura ya se está descascarando. Mientras los ignoraba olímpicamente entregué las llaves y me fui a la oficina a ver como maltrataban el pobre autito.

Después de un buen rato en que se juntaron a ver todos los mecánicos, el auto finalmente salió, rechazado. Al entregar el informe el mecánico me dijo sonriente lo único que tiene bueno son los espejos. Pero no era para tanto, la lista completa era:

1-Quebrado plástico, mica modifica luminosidad
2-Inexistencia o mal funcionamiento del señalizador de viraje
3-Inexistencia o mal funcionamiento de la luz de freno
4-Inexistencia o mal funcionamiento de la luz de posición
5-Neumático con profundidad de dibujo menor a 1.6 mm
6-Fugas y roturas en flanche o tubo de escape

Manos a la obra, fuí donde un maestro de acrílicos que me arregló la mica (1) por US$ 8. Luego a un eléctrico me arregló todos los problemas de luces (2, 3, 4) todo por US$ 5. Ahora me queda arreglar el tubo de escape (unos US$ 8) y compar un neumático usado en USA$ 10.- Sumando todo, con US$ 31.- quedo listo para sacar el seguro y permiso de circulación ¡tomasito on the road de nuevo!. El motor es una seda ¡que rico manejar un auto con carburador! uno patea el acelerador y sabe que entrará un chorro de gasolina sin ningún maldito computador que se entrometa entre mi pié y la cámara de combustión. Adoro los autos carburados.

Conversaba con la Pilar que íbamos a hacer en años nuevo, mi idea es trabajar lo menos posible y se me ocurrió la solución ideal: colocaré la casa rodante en la Playa Chinchorro, frente al Grupin de Carabineros donde están los estacionamientos y nos vamos todos a la playa a hacer un asado en la noche. Creo que es lo mejor y así yo vuelvo a mi casa rodante en la playa hasta nuevo aviso. Bueno, bonito y barato. Voy a trabajar muy poco y a gastar menos, todos felices comeremos perdices. Ojalá que todo salga bien esta vez.

¡Qué descansada vida
la del que huye el mundanal ruïdo
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!


A ver si vuelvo a dormir frente a la playa, soñando con el tsunami que viene y me lleva con casa y todo.  

Estoy leyendo la historia de Julio César, que tipo más simpático. Escribe Carl Grimberg : "Según parecía al principio, la única ambición de César era sobresalir entre los jóvenes romanos extravagantes. Derrochaba dinero a manos llenas. Pero, ¿no tenía segundas intenciones cuando organizaba para el pueblo distribuciones de trigo y espectáculos suntuosos?. Un día presentó trescientos gladiadores con coraza de plata... Sus deudas ascendíanya a millones. ¡Pero que importaba eso!Esta prodigalidad daba sus frutos a la larga César alcanzó extraordinaria popularidad... Cuando el regreso de Pompeyo fue inminente, César y Craso comprendieron que tenían necesidad uno de otro. El peligro común unió al romano más rico con el romano más insolvente".

Julio César también fue un notable escritor, su libro La Guerra de la Galias se considera uno de los clásicos en la literatura de su época, aunque yo no le encontré nada especial, debe haberse perdido mucho con la traducción.  Luego el demócrata se convirtió en dictador cuando integró el triunvirato con Craso y Pompeyo, después siendo ya Emperador, se enamoró de Cleopatra y tuvo un hijo con ella lo que le trajo bastantes problemas y finalmente su asesinato "¿tu también Brutus, hijo mío?".

Miren este extracto de La Guerra de las Galias:

"Los belgas se enfrentaron con nosotros sin descanso, mientras su presión aumentaba en ambos flancos. La situación era crítica. Viendo esto, César tomó el escudo de un soldado de la retaguardia y avanzó a primera línea. Allí habló con cada uno de los centuriones, llamando a cada cual por su nombre y arengó al resto de la tropa. Dió orden de avanzar los estandartes y ampliar las líneas para poder servirse más fácilmente de las espadas".

En fin, una historia muy entretenida. Si encuentran libros de historia de Gracia o Roma antiguas les recomiendo que los lean. Se darán cuenta que no hemos cambiado casi nada en todos estos siglos y que todos los cuentos sobre el avance de la civilización son eso: cuentos. Seguimos igualitos. 

Etiquetas: ,

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Nazar...el de la Teletón dijo algo brillante: que rico es no tener nada que hacer!!!......cuando le preguntaban por su actividad actual....

Esa es la libertad verdadera.....como dijo el hombre en Chiapas...¡¡felices los insomnes de Paris!!!

Más aún cuando no estas a gusto en un lugar.....Mi sugerencia paternal. es cuando termines la U.....entra a ganar experiencia en una empresa....apreta los dientes.Empapate de los sistemas de trabajo, disciplina....y desde ya anda pensando...que podrìas hacer en forma independiente...para alejarte de los mediocres, de la envidia, de los que viven del error de los demás....y serás un poco libre....Y hasta a lo mejor te compras una casa rodante....jejeje!!!

Saludos Tom

SERGIO VASQUEZ O.

*+ Julio César, por lo visto era medio Farkas, para sus cosas!!!

13 de diciembre de 2008, 10:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sergio, otra buena de Nazar: compró un meteorito en algo así como medio millón de dólares, le preguntaron si no le parecía un poco exéntrico y dijo "para nada, yo creo que los demás son exéntricos por no tener meteoritos, tedods deberían tener al menos un meteorito", jaja ¡que buena!

Si, leyendo la historia de César me acordé de Farkas, y también de Craso, que no le bastó con tener plata.

13 de diciembre de 2008, 10:52

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Tomás:

Ya que estás leyendo ese libro de César, te pregunto si has encontrado a Astérix y a Obélix en alguna parte, y si fue verdad que le quitaron el sueño los de su aldea, ubicada en un rinconcito de la Galia Céltica

:-)

16 de diciembre de 2008, 08:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si le creemos a Cesar lo de los indomables galos es puro cuento nomás, claro que el relato e "un poquito" parcial

16 de diciembre de 2008, 10:29

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas