Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Soberanía y razón de estado

sábado, 17 de enero de 2009


La razón de estado es un concepto no muy conocido, que tiene su base en otra idea que se usa a menudo pero muy pocos comprenden su significado: la soberanía. Gran parte de la furia que provocaron algunas actuaciones de George Bush en un sector de las personas desaparecería si entendieran estos dos conceptos y fueran capaces de ver como se aplican en todos los gobiernos del mundo.

"Yo hago lo que se me da la soberana gana" es una buena expresión del concepto de soberanía: es la facultad que tiene los estados de hacer cualquier cosa sin ninguna restricción de tipo moral ni legal aparte de las que ellos mismos se fijan. Mucha gente se asombra al saber de esta amoralidad fundamental de los estados que es una de las bases de su existencia como ente soberano. Leo en Wikipedia la definición clásica de soberanía de Jean Bodin:

"Es el poder absoluto y perpetuo de una República, y soberano es quien tiene el poder de decisión, de dar leyes sin recibirlas de otro, es decir, aquel que no está sujeto a leyes escritas, pero si a la ley divina o natural. Según este autor soberano debía ser el monarca, y se caracterizaba dicho poder por ser absoluto, perpetuo, supremo, ilimitado, indivisible e imprescriptible".

La excepción de Bodin sobre la ley divina refleja la época en que se escribió la definición (siglo 16), cuando no era buena idea ponerse mal con los curas, el concepto es, en todo caso, que el soberano puede hacer lo que se le de la real gana. Dos siglos más tarde Rosseau adaptó el asunto a las ideas políticamente correctas de la época diciendo que la soberanía reside en el pueblo, quien delega su ejercicio en un soberano. El concepto sigue intacto, solo que el soberano tiene una limitación temporal.

En verdad la excepción de Rosseau siempre existió de una u otra manera, nunca hubo un soberano tan absoluto que se pudiese mantener por si mismo, sin apoyo popular de ninguna clase, muchos reyes cayeron durante el absolutismo a causa de su desprestigio y el caso más notorio fue la revolución francesa. El estado de derecho, nacido de la idea de soberanía popular de Rosseau tampoco dio verdadero poder de soberanía a la plebe, pero les dio la ilusión de que podían poner y sacar gobernantes a voluntad cosa que no ocurre ni en la democracia más perfecta.

Así tenemos al soberano, que puede ser rey por derecho divino o presidente constitucional, da lo mismo, con el poder teórico de hacer lo que se le da la gana. Bueno, esto es un decir porque tan absoluta soberanía tampoco existió nunca, ni siquiera Atila, dios y señor de sus sudbitos podía hacer todo lo que se le antojara y los mandatarios siempre han estado sujetos a muchas limitaciones, los consejos o poderes fácticos en las monarquías, los tres poderes del estado en los estados de derecho, etc.

Pero hay unos pocos casos donde la soberanía y la razón de estado se imponen prácticamente sin restricciones: cuando está en peligro la seguridad del estado, o en casos de guerra o de catástrofe pública. Todos los estados del mundo actúan como delincuentes en esos temas y la razón de estado se puede resumir en una frase "cuando lo hace el ejecutivo no es delito", así es como operan los servicios de inteligencia, de seguridad del estado y las tropas en caso de guerra. Baste recordar como durante la Guerra del Pacífico que tuvimos contra Perú, con uno de los presidentes más correctos de nuestra historia, don Anibal Pinto, se produjeron y ampararon multitud de crímenes de guerra. Y nadie dijo nada, porque operaba la razón de estado.

Es muy curioso, no se si ignorante o hipócrita, la mayoría de las críticas que se le hicieron a Bush cuando, cualquiera que sepa un poquito de historia conoce que en USA hubo un gobierno íntimamente enlazado con la mafia, que ordenó e intentó el asesinato de jefes de estado hostiles, donde muchas familias se enriquecieron enormemente de manera ilícita, se torturó, se cometieron y encubrieron muchos crímenes de guerra, finalmente el presidente murió asesinado en un complot que se ha encubierto sistemáticamente durante décadas. Ese fue el gobierno de John F. Kennedy, uno de los más deshonestos de la historia norteamericana moderna y a la vez uno de los más populares.

Por eso yo multiplico siempre las opiniones populares por menos uno, la opinión pública normalmente está plagada de ignorancia, manipulación y clichés.

Etiquetas: ,

9 Comments:

Blogger Rubencho said...

Hola Tomas, que buen tema!
Los asuntos de Estado me apasionan. Es una persona en si, que debe tener una personalidad propia, como la "Pequeña Gigante" del Royal de Luxe.
Los que deben invocar las famosas razones de estado tienen el inconveniente de que el pueblo, ignorante, ve al estado como un viejo pascuero, gordo, lleno de bondad.
G.W.Bush siempre mostro debilidades personales en la materia, no asi su equipo de gobierno que me parece que fue bastante bueno. Su padre en cambio fue un maestro innvocando razones de estado, especialmente durante la invacion a Kuwait.
Ademas, la opinion publica norteamerica es bastante ignorante y muy permeable a las modas y cliches.

17 de enero de 2009, 15:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ruben, una curiosidad que se me olvidó mencionar es que después de ROsseau apareció un cura, el abate Sieyés que metió en concepto de nación porque "el pueblo" está sujeto a mayorías transitorias, manipulación, etc.

La nación era el conjunto de "tradiciones, valores y principios" una habil vuelta a los intentos de colocar la "ley divina" sin mencionarla explícitamente sobre la voluntad del soberano. Ese es el concepto de moda hoy, del estado-nación que por supuesto cada cual lo interpreta como mejor le conviene, izquierda y derecha tienen conceptos tan distintos de lo que es la nación que se podría decir que se trata de dos países distintos.

Que falta hace un nuevo Maquiavelo para que aclare todos estos juegos de ocultamiento de las verdaderas intenciones jaja

17 de enero de 2009, 17:51

 
Blogger Rubencho said...

Pero hasta el pragmatismo se usa a medida. En cierto modo es hasta aconsejable que existan estos vicios en los asuntos grandes.
Imagina someter a consulta una definición politica de verdad, como tratan de buscar algunos por ahi que se dicen democratas o liberales. Seria la ruina si de rigor moral dependieran las cosas.

Un agrado estimado Tomas, el Maquiavelo :-)

18 de enero de 2009, 01:32

 
Anonymous Anónimo said...

La nacion es el estado,la poblacion y la soberania.
Las tres cosas deben existir para que exista la nacion y estas tres cosas se juegan en el "juego" geopoltico. Y a su vez es el objetivo del grupo humano que aspira a ser nacion.
A esto se debe que las "razones de estado" siempre serán impersonales e incomprendidas en el corto plazo, si se mantienen así es que fueron erradas.
chrenons

18 de enero de 2009, 01:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Creo que en algún momento se volvió a perder el pragmatismo del renacimiento, mejor digo el realismo, en la política y pasamos a reemplazar las cosas reales por poesía e ideas políticamente atractivas a la chusma.

La soberanía popular es un concepto imposible en la práctica y entonces usamos un remedo que todos sabemos que no es pero actuamos como si fuera. Lo mismo pasa con muchas otras cosas.

Chrenons, es interesante el concepto del largo plazo para evaluar el éxito o fracaso de una política, sin embargo en una sociedad manipulada pueden pasar décadas en el engaño y mal juicio, que digo, siglos. Hay hartos ejemplos.

18 de enero de 2009, 01:50

 
Anonymous Anónimo said...

Al individuo no le queda mas que admitir el curso de la politica de estado, de alli la importancia del "acuerdo" reflejado en la "paz social"( es decir :se esta de acuerdo en las cuestiones basicas) cuan real y apegado a la realidad sea esto mejor para la conformidad individual( cosa dificil de lograr, pues son miles de intereses y esto es la finalidad de las agrupaciones politicas o debera serlo).
Finalmente me referia a la soberania de la nacion ,es decir la capacidad de imponer los intereses nacionales en el territorio.
tocrame

18 de enero de 2009, 11:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ese acuerdo es una ficción legal, tal como eso de que las leyes se presumen conocidas por todos por el hecho de haber sido publicadas en el diario oficial, hay varias ficciones por el estilo, la paz social se debe en buena parte al aparato represivo del estado (policía) y la verdad es que la a la plebe no le queda otra que aguantar lo que disponga el soberano tal como en las monarquias, en realidad la diferencia entre una democracia y el totalitarismo es principalmente de formas. Tal como dices al individuo "no le queda más que admitir".

Una de las pocas formas de rebelión que están a la mano sin sufrir la represión del estado es no ir a votar, sin embargo aunque sea la mitad de los habilitados que no votan (como ocurre en Chile) donde esta ilusión de acuerdo se desvanece, el estado todavía tiene su aparato represor y puede seguir funcionando lo más bien.

Por eso creo que hace mucha falta que se estudie el asunto de la democracia con realismo, tal como lo hizo Maquiavelo con la monarquía en su época.

18 de enero de 2009, 12:10

 
Anonymous Anónimo said...

De ese estudio no puede nacer nada que mas y mejor democracia.
sessello

18 de enero de 2009, 23:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Chile país de poetas, por algo tenemos dos Nobel.

Estamos fritos...

18 de enero de 2009, 23:05

 

Publicar un comentario

<< Home