Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Curiosidades del Imperio Romano

jueves, 5 de febrero de 2009


En mis ratos de ocio -que no son pocos- estoy repasando la Historia Universal de Carl Grinberg y veo como, a pesar que ha pasado un montón de siglos, los problemas siguen siendo más o menos los mismos, supongo que es bien ingenuo creer que lo que no se ha solucionado en el pasado se va a solucionar ahora. En casi cualquier período de la historia se repiten los mismos problemas aunque para mi gusto las historias más curiosas y entretenidas son las de Roma.

La Pax Romana fue un período que comenzó el año 27 antes de Cristo con el emperador Julio César y terminó el año 180 después de Cristo con Marco Aurelio. Fue un período inusualmente largo en que Roma estuvo prácticamente libre de guerras gracias a su predominio económico y militar sobre el resto del mundo.

Desde sus inicios hubo conflictos entre los patricios (gens, gente) y la plebe (plebeyos). Los patricios eran terratenientes de familias (gens) originarias, mientras que la plebe eran principalmente comerciantes y asalariados venidos desde el extranjero. En un principio gobernaban solo algunos patricios escogidos (los optimates o mejores), pero a medida que la plebe fue juntando poder y riquezas empezaron a exigir más derechos. Cansados de que los tramitaran y los usaran solo como soldados, un día se mandaron a cambiar para el Monte Sagrado, una de las colinas de Roma, para hacer su propia comunidad igualitaria.

Pero ambos grupos eran simbioticos y se necesitaban, así es que llegaron a un acuerdo y al Consul, que era un patricio, se agregó la figura del Censor que representaba a la plebe. El Consul decidía las políticas pero el Censor tenía poder de veto. Existía también un Tribuno de la Plebe, que representaba a los plebeyos en el senado y así se relajaron muchas de las tensiones sociales que habían mantenido a los romanos peleando entre sí durante muchos años. Cuando patricios y plebeyos comenzaron a entenderse Roma empezó a tener poder sobre todo el mundo.

Cuando la patria estaba en peligro, el Senado se disolvía y se entregaba, temporalmente, todo el poder a un Tirano, el más famoso de los tiranos fue Cincinato (de allí el nombre de la ciudad de Cincinatti en USA). Los comienzos de la Republica Romana estuvieron llenos de guerras, primero fueron destruídos por los galos y luego se recuperaron, luego estuvieron en guerra con Lacio, las guerras púnicas contra Cartago y así muchas más, sin contar con las múltiples guerras civiles.

Roma tuvo su propia versión de Evo Morales, en los hermanos Graco, Tiberio Graco se hizo elegir Tribuno de la Plebe impulsó la reforma agraria que repartía tierras para los plebeyos y limitaba a los latifundios a un máximo de 250 fanegas, Roma en esa época estaba plagada de corrupción, los optimates llegaban borrachos al Senado y los votos se compraban clandestina u oficialmente (repartiendo trigo del estado). Tiberio trató de hacerse reelegir, al márgen de la ley, para imponer su reforma y fué asesinado. Su hermano Cayo siguió el mismo camino y terminó igualito, asesinado. De la reforma agraria nunca más se supo.

La historia de Roma estuvo llena de personajes interesantes como Catón, que odiaba a las innovaciones y los adornos de las mujeres, cosas que persiguió durante toda su vida, al final a este gran misógino, le levantaron una estatua por su intransigencia. Otro que se hizo famoso fue Cicerón, por sus encendidos ataques hacia sus enemigos y críticas a las costumbres de la época. Roma tuvo muchas formas de gobierno, desde una aristocracia de optimates, la república, y el imperio que para efectos prácticos fué una monarquía.

La inclusión de la plebe llevó rápidamente a la demagogia, Cicerón escribió a su hermano menor sobre ese arte: "Hay que hacer la comedia de tal manera que el pueblo crea que uno es amable por naturaleza...La mímica es muy importante y debe ser cuidada como la voz". Eran los años del pan y circo, cuando los ambiciosos sobornaban a la plebe con espectáculos para hacerse elegir Tribunos de la Plebe.

Así lo hizo Julio Cesar, que fué junto con Augusto y Marco Aurelio, fué uno de los más grandes emperadores, que llegó al poder sobornando a los plebeyos, lo que lo convirtió durante muchos años en "el más insolvente de los romanos", luego participó en la Guerra de las Galias que lo trajo de vuelta victorioso y con el poder militar en la mano, después de algunas peripecias disolvió de hecho la república y gobernó como Emperador, terminando con años de guerras civiles, así empezó la Pax Romana de la que hablaba al principio. Fué también uno de los más grandes escritores de su época y murió asesinado en una conjura de Brutus, Casio y Marco Junio, después de dar 40 años de Pax Augusta a Roma.

Augusto debe ser el personaje más extraordinario de la historia de Roma, simpatizaba con la democracia pero nunca fue tan tonto como para aplicarla para sí, se hizo elegir Consul Vitalicio y Censor de las costumbres al mismo tiempo, acumulando todo el poder en su mano.

Grimberg escribe sobre la república romana: "Se vendía el voto al mejor postor. Pero aunque fuese alto el precio de estas campañas electorales los candidatos afortunados recuperaban con creces sus fondos...las exacciones de las que se hicieron culpables los procónsules, constituyen uno de los capítulos más negros de la historia de Roma".

Díganme ahora si la historia no se repite...

Etiquetas: ,

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Yo también leí la historia de Grimberg, en fascículos que regalaban con la revista Ercilla (ji ji ji).
Me parece que es una obra bastante buena, a medio camino entre la historia novelada y el trabajo académico, que explica muy bien los procesos históricos, al tiempo que mantiene el interés con anécdotas bien relatadas.
A propósito, en la TV peruana acaba de terminar la repetición de una serie que exhibió hace muchos años TVN. Yo Claudio.
Creo que esa explica mejor que muchos libros cómo se manejaban los asuntos de "Estado", que venían a ser generalmente también asuntos de familia en la Roma imperial.
Aunque el actor que representa a Claudio lo hace exepcional, el personaje que se roba la serie es Agripina, que deja chicas a todas las malas de teleseries que he visto...que no son pocas...eso.

5 de febrero de 2009, 09:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ercilla sacó dos series muy buenas hace años, una fue la Historia de Chile de Francisco Encina, son como 47 tomos yo la tengo completita y la releo de vez en cuando y la otra fue esta Historia Universal, también tenía "Civilización" de Will y Ariel Durant, pero no sé donde estará ahora. He visto algunos capítulos de Yo Claudio en la tele peruana, tuvo mucho impacto cuando se pasó en Chile también hace años!.

La historia de Roma repite muchas cosas que pasan ahora, igual la de Egipto antiguo, de Italia en el Renacimiento o Gran Bretaña en la Revolución Industrial, los problemas son parecidos siempre.

5 de febrero de 2009, 09:48

 
Blogger Lilian said...

... es la naturaleza del hombre... no hay vuelta que darle.
Saludos!

5 de febrero de 2009, 11:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Por eso El Principe es un libro tan actual. Mientras los tipos se dan miles de vueltas filosofando sobre como deberían ser las cosas Maquiavelo simplemente describió de manera clara como son las cosas y como actúa n ormalmente las personas. Debería existir el partido maquiavélico, yo votaría por esos.

5 de febrero de 2009, 12:14

 
Blogger edoherrera said...

Yo claudio la pueden encontrar en youtube http://www.youtube.com/watch?v=mRDfAXabH1s hay muchas cosas ahi, com ouna presentación de arak pacha en chilenazo, donde la gente aplude de pie, las transmisiones finales de radio chilena, mineria, llenas de emotividad y nostalgia.
Sobre la historia de Roma, me gusta mucho porque esta llena de grandezas y miserias humanas, una detalle freak es que el emperardor romano tenía un esclavo dedica a recordarle su humanidad, su misión era decirle al oido " ... recuerda que eres humano", nada más neesario para cualquiera que recordar lo humano que somos.
Saludos
PD: estopy en Arica, en una de esas coinicidimos por ahi.

5 de febrero de 2009, 23:29

 
Blogger Ulschmidt said...

Fue Julio César el que dijo que su mujer no sólo debía ser honrada sino parecerlo

5 de febrero de 2009, 23:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esa historia es buena, mira:

"Según cuenta Plutarco en sus "Vidas paralelas", un patricio romano llamado Publio Clodio Pulcro, dueño de una gran fortuna y dotado con el don de la elocuencia, estaba enamorado de Pompeya, la mujer de Julio César.

Tal era su enamoramiento, que en cierta oportunidad, durante la fiesta de la Buena Diosa -celebración a la que sólo podían asistir las mujeres- el patricio entró en la casa de César disfrazado de ejecutante de lira, pero fue descubierto, apresado, juzgado y condenado por la doble acusación de engaño y sacrilegio.

Como consecuencia de este hecho, César reprobó a Pompeya, a pesar de estar seguro de que ella no había cometido ningún hecho indecoroso y que no le había sido infiel, pero afirmando que no le agradaba el hecho de que su mujer fuera sospechada de infidelidad, porque no basta que la mujer del César sea honesta; también tiene que parecerlo.

La expresión, con el tiempo, comenzó a aplicarse en todo caso en el que alguien es sospechado de haber cometido alguna ilicitud, aun cuando no hubiera dudas respecto de su inocencia".

6 de febrero de 2009, 00:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eduardo, acepto invitaciones a tomar, stop, ando pato, stop ;D

6 de febrero de 2009, 00:20

 
Blogger Armando said...

La historia de Grinberg, eh? fascinante, me la leí completa en mis épocas de universitario, cuando no había internet y la lectura era un pasatiempo feroz. me parece que cometes un error, el gobierno de César duró menos de 10 años. César murió de 55 años y suprimer cargo de relativa importancia fue de Cuestor a los 30 años, e inclusive su primer cargo de real poder viene con el primer triunvirato 10 años después. Su verdadero gobierno, dictadura o como se le quiera llamar, empezó luego de la guerra de las Galias en el 49 y 5 años después lo matan. Asi que no hubo tales 40 años de pax romana en el gobierno de César. La pax romana en serio empieza con Augusto, pero no por ausencia de guerras, sino porque las guerras se limitaron a las fronteras, principalmente en Germania y en el gobierno de Claudio en Britania. Ahora, tampoco termina con Marco Aurelio. Este perdió la oportunidad de anexarse completamente la Germania en una movida política tonta que se atribuye a su "hijo" Cómodo, que por estar más preocupado en pelear con tigres y gladiadores en el circo, hizo retroceder al ejército en un pacto inocuo con los líderes germánicos. Luego de Cómodo hubo una anarquía breve hasta que la estabilidad de Septimio Severo trajo nuevamente muchos años más de Pax Romana, hasta que llegaron los bárbaros. Qué bárbaro. Bueno, un excelente complemento a la historia de Grinberg es la Historia de Roma de Indro Montanelli, realmente fabulosa y que incide en lo que tú indicas: que la historia se repite y muchos de los males de entonces los encontramos ahora.

6 de febrero de 2009, 13:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Gracias por las correcciones Armando! de hecho había cometido un montón de errores que los fui arreglando antes que se dieran cuenta, creo que con tu aclaración la entrada quedó mucho más depurada. Todo por leer demasiado a la rápida.

La personalidad de Julio César me encanta, el tipo era muy macanudo! medio tramposo y déspota pero bueno en el fondo, sobre todo tuvo la fuerza para imponer un modelo que siguieron por varios años.

Como tipo grande y correcto Augusto "¿creen que hice bien mi papel en el teatro de la vida?" "entonces apláudanme!" pero igual César era más simpático, además de un escritor de primera.

6 de febrero de 2009, 13:26

 
Blogger Armando said...

César era un tipo carismático, muy buen general, de gran ascendiente sobre sus soldados y un excelente escritor, sobre todo para contar las propias hazañas, jejeje. A pesar que su gobierno sólo duró 5 años, la polémica sobre su vida y asesinato dura miles de años hasta nuestros días, por una razón que ha sobrepasado la barrera del tiempo: él representa la eterna lucha entre democracia y dictadura, y da argumentos a unos y otros a favor y en contra sobre si el pueblo está listo para una democracia (2 mil años después seguimos discutiendo lo mismo) o si se debe ceder los poderes (sobre todo militares) a un dictador en tiempos de emergencia nacional. Su gobierno fue un desastre, tanto económica como socialmente. Emperadores posteriores como Caracalla, Nerón y Calígula gobernaron mejor que él. Pero la vigencia de su figura es por lo que representó. Nunca más el senado tuvo el poder que tuvo antes, y "gracias a eso" (argumentos a favor y en contra) es que Roma se convirtió en la primera potencia del mediterráneo. Todos los empreadores desde ahí tuvieron que ser apoyados por las armas, y los que no lo tuvieron, murieron a los dos o tres días de mandato, pasados por esas mismas armas que luego elegían a otro emperador.

6 de febrero de 2009, 14:13

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas