Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Un día de perros

jueves, 30 de septiembre de 2010



Cuando yo era chico (uhh..) alimentarse bien consistía en tomarse un café con leche, una paila con dos huevos fritos y una marraqueta en la mañana, una sopa de papas, choclo, zapallo con un trozo de carne con harta grasa -le llamaban "sustancia"- para el almuerzo, seguida de bistec con papas fritas, huevo frito y cebolla, y para la hora del té un tazón de "ulpo" (harina tostada con leche) dobladitas de manteca con huevo y tomates revueltos.

¡Como cambian las costumbres! ahora la gordura es una especie de defecto vergonzoso, las rollizas matronas de Rubens no entusiasman a nadie porque el dicho la gordura es parte de la hermosura está bien desacreditado en estos días. Es muy curioso como cambian los gustos y creencias según la moda, hoy se considera una hamburguesa del MacDonalds como comida chatarra, poco sana, cuando objetivamente cualquiera de nuestros sandwich favoritos: completo, churrasco o chacarero es mucho más "insalubre". Solo que la moda no lo considera así, MacDonald es imperialista así que tiene que hacer mal.

Puras estupideces, cualquier comida hace mal, comemos por gusto, no por remedio, el hombre está diseñado para comer una o dos veces a la semana como los demás animales cazadores, si es por salud deberíamos vivir desnutridos. Yo en la casa como muy poco: una taza de té con un pan al desayuno y lo mismo en la tarde. Para el almuerzo un solo plato, generalmente algún guiso dudoso de verduras o las abominables legumbres. Mi querida suegra cocina lo suficientemente mal como para mantenerme alejado del pecado de la gula. Claro que cuando me junto con amigos es otra cosa.

La gente que nació a mediados de los setentas o después, tienen la cabeza llena de ideas raras y lugares comunes : si el niño no va a un parvulario será menos inteligente (como si Einstein le debiera algo a las parvularias) , si comemos comida chatarra, si fumamos, si no hacemos ejercicio, si nos drogamos, ¡si bebemos alcohol! bah, como si nos fuésemos a salvar de la muerte con todo eso. Cualquier cosa en exceso nos puede matar, si tomamos agua en exceso nos ahogamos.

Hoy es un día raro porque amaneció despejado y ando con el peor de los mal genios, mi humor está como para un día de lluvia. Estaba viendo un video con la teoría de que mientras más alternativas tenemos somos menos felices, lo había visto hace tiempo pero como mi memoria visual es de pez, ya se me había olvidado. Se trata de Barry Schwartz promocionando su libro The Paradox of Choice, donde llegué por una mención en Tercera Cultura.

La idea parece buena al primer vistazo: dice que cuando más alternativas para elegir tenemos, más infelices somos porque después nos andamos lamentando por las cosas que no elegimos. Por ejemplo si tenemos 100 canales de TV terminamos menos felices que cuando tenemos solo 3 canales porque elegir entre muchos nos causa sufrimiento.

¿Que es lo que encuentro estúpido en esa idea? es una sensación que a todos nos ha pasado y parece bastante lógico, yo no discuto que alguien que tenga mucho donde elegir se puede frustrar, es lógico, al elegir algo descartamos otras cosas y eso nos puede cortar la leche ¿por que entonces digo que es una tontera? Porque eso es no entender como funciona la cabeza.

Atribuir felicidad o frustración a cosas que nos pasan, a nuestras circunstancias, es una completa estupidez, las personas no son felices porque le pasan cosas buenas ni miserables porque le pasan cosas malas, las personas se sienten felices o frustradas porque ven las cosas que pasan como buenas o malas, gran diferencia.

Los irresolutos que detestan tomar decisiones, se sentirán muy frustrados cuando tienen 100 canales en la tele para escoger, mientras que los que les gusta buscar y decidir se sentirán miserables con solo tres canales. Solo un idiota podría creer que hay cierta ley de la naturaleza por la que automáticamente tendemos a sentirnos felices o infelices según nuestras circunstancias, la verdad es al revés y por eso hasta los ricos y exitosos lloran y a veces hasta se suicidan. La felicidad no está en las cosas que pasan sino en como nosotros las vemos.

Además solo un cretino puede vivir feliz todo el tiempo, si alguien nunca se siente furioso o de mal humor es un vegetal o un hipócrita, la frustración, como el dolor, la envidia y otras cosas desagradables, tienen una función: nos obligan a actuar, a movernos. Si no sentimos dolor no nos importarían las heridas.

Me acordé de la canción, que cantaba voz en cuello mi amigo Tim (Walther Matteau) en Tacna:

I can't get no satisfaction
I can't get no satisfaction
'Cause I try and I try and I try and I try
I can't get no, I can't get no

When I'm drivin' in my car
And a man comes on the radio
He's telling me more and more
About some useless information
Supposed to fire my imagination
I can't get no, oh no no no
Hey hey hey, that's what I say

¿Que será de Tim? me lo imagino en su pueblito cerca de Kansas, enjaulado como pájaro según sus propias palabras, atendiendo a sus pacientes en el hospital, sin obtener satisfacción. Nadie puede obtener satisfacción, no se puede. Bueno, tal vez los cretinos.

Oye Barry Schwartz, tu libro es una basura, no existen recetas contra la infelicidad o el sufrimiento porque son tan inevitables como los cuernos o la muerte. Andate al diablo Barry Schwartz con tu libro, anda a cazar giles a otra parte.

Ya, no hay nada que me arregle más el día que mandar a alguien al diablo, total, Barry Schwartz ni sospecha que yo existo y seguirá vendiendo su libro a los giles, yo despotriqué y el otro ni se dio cuenta, todos contentos y ningún herido. Ahora que se me arregló un poquito este día de perros, me despido de ustedes como siempre, hasta mañana.

Etiquetas: , ,

5 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

huevos fritos a la matina, como los yankees? No lo hubiera pensado. Mi desayuno en la niñez era leche mas pan con crema o con manteca casera y dulce de leche o al sumo mermelada de algo. Mucho lácteo, secuela de vivir en una cuenca lechera.
Ahora arranco el día con unos mates amargos y nada sólido.

30 de septiembre de 2010, 18:24

 
Anonymous Anónimo said...

Ahahaha y el desayuno de arrieros??
Pavo de harina (Ulpo salado) con chicharrones!!!
En general en Chile por las largas jornadas de trabajo al aire libre los desayunos "tipicos" son salados y abundantes.

30 de septiembre de 2010, 19:08

 
Anonymous Nello said...

Para los que le de flojera leer el libro, ¡aquí está el video! del vilipendiado Chuartz o como sea que se escriba: http://bit.ly/dulOPy

30 de septiembre de 2010, 19:25

 
Anonymous Anónimo said...

Los que nacimos a principio de los 70 experimentamos sin querer lo que es vivir a la cubana. Leche? No, eso era un privilegio para los amigos y miembros de los partidos que apoyaban a Allende. Agua apenas coloreada con escaso sabor a te y pan pelado cuando había era la rutina.

30 de septiembre de 2010, 19:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, se nota tu crianza de campo "manteca casera" ah, alguna vez comí esa en Chiloé, era amarilla como la yema de huevo, riquísima. yo como citadino a puro huevo frito nomás (en realidad no era yo sino mis amigos con plata jaja)

Anónimo 1 ulpo con chicharrones! esa si que no la conocía. En la sierra peruana se desayuna con caldo de gallina, un plato enorme con dos huevos, pechuga de gallina de casa, papa y un montón de otras cosas.

Nello, ah claro, aprovecharé de decírselo de nuevo ¡oye Schwatrz, valís hongo! jaja me siento mucho mejor ahora.

Anónimo 2, cuando digo "cuando yo era chico" se me olvida que hay varias generaciones entremedio, yo nací a mediados de los cincuenta, otros en los sesentas, setentas, ochentas, noventas... ufff ¡que erei viejo anónimo oh!

30 de septiembre de 2010, 20:37

 

Publicar un comentario

<< Home