Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El nuevo professor Fansworth

martes, 26 de octubre de 2010

Ahora si que estoy contento. En diciembre de este año mandamos -con cero esperanzas por mi parte- un paper a Ingeniare: Revista Chilena de Ingeniería, que está indexada por Scielo y me acaba de llegar un mail que dice:

Junto con saludarle y en relación al artículo titulado:

TARIFAS SOCIALES PARA EL AGUA POTABLE EN ARICA Y SU IMPACTO TEORICO EN LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO,
de autores,

Maritza Acevedo Antimil, Pablo Arancibia Mattar, Tomás Bradanovich Pozo, Mario Flores Loredo,

informamos que no es publicable en su forma actual. Necesita modificaciones importantes.

Rogamos a usted tenga a bien, considerar rigurosamente las observaciones indicadas en los archivos adjuntos y, en caso posible, efectuar las correcciones emanadas de éstas.

A la espera de la versión corregida de vuestro artículo para nueva revisión, saluda muy atentamente a Ud.,

Bueno, pensé, me lo esperaba porque el artículo no me parecía gran cosa. Solo por curiosidad me fui a chequear las observaciones y me encontré que prácticamente todas son de redacción o de forma, me piden profundizar en una o dos cosas pero no objetaron la pertinencia, ni el enfoque, ni el marco teórico ni el modelo matemático o la metodología. O sea lo arreglo en un fin de semana y lo mando de nuevo, creo que tendría buenas posibilidades de estar publicado de aquí a unos seis meses o un año.

Me llamó la atención el celo con que destriparon cada palabra del artículo, los árbitros no se ahorraron trabajo y está leído con mucho más cuidado del que puse en redactarlo. Cuando escriba mi próximo artículo en serio lo voy a revisar con mucho más cuidado. Conversando con uno de los profesores de acá por que tan pocos publican, me decía que toma entre uno a dos años que acepten la publicación, cosa que muy rara vez ocurre porque la mayoría son rechazados por relevancia, pertinencia o metodología.

Bueno, bueno, nunca me había dejado tan contento un rechazo. Francamente a estas alturas no me consideraba capacitado para que me publiquen una investigación original en revista indexada, ahora veo que al menos tengo la posibilidad y que en el futuro podría escribir algo más interesante y novedoso. No es tan inalcanzable como pensaba. Si finalmente me publican me voy a comprar una bata blanca, lentes poto de botella y una cachimba para disfrazarme de investigador, estaría muy orgulloso.

Pero en fin, dejemos de lado mis ridículas pretensiones y pasemos a otra cosa menos -ejem-científica. Acabo de recibir un mail de mi amigo Edward desde Santo Domingo con uno de esos Power Point inspiracionales, este lo había leído antes, o al menos uno parecido pero me dio gusto leerlo de nuevo. Es ese que hace notar que los que tenemos cierta cantidad de años crecimos sin esa desesperación por la seguridad con qeu rodean a los niños actualmente: asientos especiales para las guaguas en la parte trasera, psicólogos, jardines infantiles, preocupación por la seguridad y el bulling ¿que han conseguido? crear una generación de mequetrefes miedosos de todo.

El acoso escolar por ejemplo no es nada nuevo, yo lo sufrí en el Valentín Letelier cuando era nño, nunca fui bueno para las bofetadas así es que tuve que aprender a hacer alianzas y prevenir los conflictos. Cuando veo a los niños de hoy criados como mariquitas, que van a quejarse hasta a la justicia porque los están "acosando" me da pena por ellos, en mis años esas cosas las arreglaba cada cual lo mejor que podía.

También recuerdo que fui criado con una libertad que ni soñaría un niño de hoy, mi mamá trabajaba y yo pasaba prácticamente todo el día fuera de la casa, en los antros de perdición de esos años que eran los juegos Diana, llenos de podófilos, homosexuales, traficantes y ladrones. El flipper era mi vicio y desde chiquitito me acostumbré a las malas compañías. Cuando nos tuvimos que ir a la Población Santiago mi mamá sabía perfectamente que uno de mis mejores amigos, el Bistec, era delincuente habitual y se moría de la risa cuando iba a escoltarla a la llegada del trabajo. Nunca se le pasó por la mente que podría ser un mal ejemplo para mi, al contrario.

Y para que decir el actual obsesión por los alimentos sanos. Cuando yo era chico comía todo lo que podía conseguir, por la sencilla razón que teníamos poco que comer: pan con té dos veces al día y un plato de comida al almuerzo. El problema de hoy no es la alimentación sana, sino que hasta los más pobres tienen para comer cuando se les da la gana y entonces comen sin control. Cuando yo era chico la comida era un bien escaso, no solo para mí sino para gran parte de los chilenos. No recuerdo ni un solo amigo gordo.

Ni que decir que cuando yo era chico, los niños que habían ido al kindergarten se consideraban amariconados -perdonando la expresión- y tan bruto no salí, mal que mal estoy escribiendo un artículo indexado. ¡Ah, no lo puedo evitar! la tentación de jactarme de mi primer artículo, que más encima lo rechazaron y todavía ni se si será publicado, es más fuerte. Rueguen para que me vaya mal porque si no me voy a estar cachetoneando por un par de meses, por parte baja. Hasta mañana.

26 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hola Tomás, que bueno son tus comentarios sobre los cabros colegiales....soy de Valparaiso, y mi esposa es profe básica...y cuando me comenta algunos de los problemas que tiene con sus alumnos...mis consejos dicen algo asi: "a los cabros hombres, dejalos que se peleen un poco, dales espacio para que resuelvan sus problemas...como hombrecito"..en mi época de colegio (73 al 80) me agarré unas 5 veces a combos...nunca me teaumé...y ahora las recuerdo con cariño...Yo creo que es parte del proceso de crecer y hacerse independiente emocionalmente...saludos

26 de octubre de 2010, 15:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Anónimo, claro, hay muchas situaciones en la niñez donde se sufre, se corre peligro, injusticias, etc. y si tratamos de evitarlas rodeándolos de protecciones y derechos terminan convertidos en unos ñoños llorones y buenos para nada, de esos que creen que con quejarse las cosas se arreglan solas.

El acoso escolar es un buen caso de esto, los niños son muy crueles y especialmente en grupo, yo jamás escuché en mis años mozos que alguien se suicidara porque lo dejaban en ridículo, que esto sea común hoy muestra que estamos creando una generación de enfermos y cobardes, incapaces de soportar y menos manejar las adversidades. ¿Que será de esos ñoños cuando crezcan y tengan que valerse por si mismos? no quiero ni pensarlo.

26 de octubre de 2010, 15:20

 
Anonymous Anónimo said...

MARIKITA....HOMOSESUAL¡¡¡¡.....(dicho por el gañan,programa español " la hora chanante") he mu gueno...aca lo copia el club....JEJEJEJEJEJEJ

26 de octubre de 2010, 16:19

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Pero es que ahora somos más civilizados que antes; antes todo era a la diabla no más. Los mismos bolsones, esas mugres de cuero donde siempre quedaba hecho bolsa el plátano que te daban...

Para lo único que servían era para girar sobre el propio eje y lanzarlos a las espaldas del compañero.

Cuando estuve en el Mackay y aún no existía toda esta urbanización que ahora hay atrás habían muchas pendientes con arena de duna; era el paraíso. Nos tirábamos corriendo y el juego consis´tía en quien corría más rápido hasta el punto de no ser capaz de soportar tal velocidad y rodar dunas abajo.

Ustedes se imaginarán lo que era el uniforme, los bolsillos, los calcetines, y las mismas patillas; todo lleno de arena. Yo creo que en la casa me deshacía de a lo menos unos 350 grs. de arena sonre un diario abierto.

Esto, ahora, mirándolo a la distancia era barbarie; ahora todo es temeroso; "¡por dios, se va a enfermar!"

Y uno por lo general no llevaba comida al colegio; con suerte un pan tostado con margarina secuestrado del desayuno.

Ahora si mis hijos no llevan su colación (200cc de jugo, un yogu-yogu, una naranja ya marcada para desgajar, un sandwich de jamón con queso y un 1+1 en Jornada Escolar Completa) no llegan a la casa; caen antes al suelo por inanición.

Muy buen post.

26 de octubre de 2010, 16:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Sergio, yo soy muy escéptico en eso del progreso moral o el progreso de las costumbres, es una idea muy dudosa que solo la traga el que no se ha tomado la molestia de leer historia. Los muchachos de antes si que éramos recios, y las niñas de armas tomar.

26 de octubre de 2010, 16:29

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Las comodidades "achanchan" al hombre.

Por eso que hablo de que uno no debe dejar un cierto salvajismo; nunca he coincebido eso de "adheririse a la arquitectura interior de un lugar y lograr una especie de éxtasis de paisaje, trago, comida, calor y bienestar".

Me pasa que siempre como que me exijo una especie de incomodidad, desde la cual uno se pone más creativo, más "despierto", más alerta...

26 de octubre de 2010, 16:32

 
Blogger Sergio Meza C. said...

...Más hombre, qué cresta!!!; qué tanta refinación; es hasta media afeminada esa cuestión de no tener malestar alguno, si uno no es mina.

26 de octubre de 2010, 16:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Confucio lo dijo clarito "deja que tus hijos crezcan con un poco de frío y un poco de hambre"

26 de octubre de 2010, 16:37

 
Blogger Lilian said...

A prop' del comentario de Sergio, las mujeres podemos aguantar muchos "malestares", tremendos de grandes, pero por una razon con sentido, no por gusto. No me gusta 'generificar' pero ya que Sergio lo hizo, me desquito igual. Si no me creen preguntenle a sus madres como fue su parto...
:-)

26 de octubre de 2010, 17:08

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Lilian:

Lo que pasa es que es lógico pensar que el hombre se las busca por puro gusto; está en sus instintos...

Pero yo no necesito dármelas de Rambo (ni que pudiera), solo hablo del exceso de confort, de demasiadas comodidades, del apoltronamiento, de la búsqueda de las comodidades por las comodidades.

La gente busca la comodidad porque sí, porque le da placer, pero ese placer se ensimisma y pierde todo sentido.

En unas vacaciones en los 90 estaba tan cómodo que caí en una especie de letargo permanente; no hacía nada al punto que ya no tenía energías para nada, ni sueño para dormir; me fui de donde estaba tan bien, y en mi casa, lateado, me salió un libro de la nada.

26 de octubre de 2010, 17:29

 
Blogger Ulschmidt said...

No había niños obesos antes, eso es muy cierto, sólo unos pocos casos con reales problemas hormonales. NO habia mucha gente adulta obesa tampoco. Somos hijos del rigor y si nos dan soga nos achanchamos.

26 de octubre de 2010, 18:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lilian, bah, los hombres somos OBJETIVAMENTE mucho más valientes, no le tememos a NADA, ni siquiera a las inyecciones...Oh, wait! ;D

Sergio, además de la comodidad está el miedo, a la gente le aterrorizan los problemas de cualquier clase.

Ulschmidt ¡pero si el tango lo dice clarito! "eran otros hombres, más hombres los nuestros"

26 de octubre de 2010, 18:58

 
Blogger César Flores Huallpa said...

Lo que es yo, cuando tenga hijos los acostumbraré a tomar responsabilidades y pelear sus propias batallas. Ojalá pueda.

26 de octubre de 2010, 19:39

 
Blogger Ulschmidt said...

Vea, Tomás, hay chiste que dice que un taura (matón tanguero) está acodado reciamente en un farol de esquina, la cara plena de cicatrices cuchilleras y el gesto hosco.
En esas se le acerca un joven floripondio que intenta vanamente llamar su atención. Al final lo encara descaradamente:
- señor no se da cuenta que soy puto - le dice
- mariquita querrás decir - dice el otro con voz gruesa - putos éramos los de antes!

26 de octubre de 2010, 20:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

César, eso, mano dura nomás, los que aprendan a ser autosuficientes tendrán una ventaja enorme en una sociedad llena de delicados con miedo hasta de estornudar.

Ulschmidt, me haces recordar en dicho del gran Julio Prieto, homoxexual emblemático "en Iquique seremos maricas pero con bototos, jamás con taco alto!" jaja

26 de octubre de 2010, 22:56

 
Blogger Lilian said...

jajajaja... que comico el chiste de Uldschmidt! Bueno!!

Felicitaciones, Tomas, o mas bien dicho 'pre-felicitaciones' por la posible publicacion que se avecina. Con Mauricio nos acordamos de ti, cuando estuvimos cenando, hablabamos de lo erudito que eres, en realidad, el es que lo dijo, yo solo asenti jajajaja (pero tambien lo creo). Fuiste 'blessed' con sentido comun e inteligencia, pero eso no es lo comun. Esos atributos tuyos son los que te mantuvieron fuera de los tantos vicios que podrias haber adquirido en lugares como los Juegos Diana que mencionas... La sociedad se va poniendo cada vez mas sofisticada y en 50 anios mas, los ninos de ahora seran unos barbaros para los Terraqueos de ese tiempo. De a poco, se estan perdiendo las diferencias de genero y de raza entre los humanos. Los hombres y las mujeres parecen cada vez mas uni-sex. Lo noto en mis colegas que comienzan ahora en mi empresa, entre los 22-24 anos de edad y los hombres son lo que ustedes considerarian afeminados y las mujeres lo que ustedes considerarian 'ahombradas'.

Me acorde de un par de peleas fisicas que yo tambien tuve en la escuela de chica y que me dieron una seguridad en mi misma que no podria haber aprendido de otra forma. Me di cuenta que podia ser una peligrosa contrincante y yo creo que esa seguridad para pelear fisicamente, fue lo que una vez me salvo de un tipo que trato de asaltarme sexualmente en la universidad, incidente que ya te conte una vez. Es verdad que se aprende mucho de las experiencias, es la mejor escuela del mundo...

26 de octubre de 2010, 23:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esa es justamente mi idea Lilian, creo que de tanto proteger a los niños nos olvidamos que en algún momento van a tener que vivir en un mundo lleno de peligros y cuando la pasen realmente mal -cosa que seguro que va a ocurrir- lo más probable es que se quiebren, se suiciden, caigan en el vicio o el delito.

Como tu dices, sufrir los problemas es lo que da seguridad en uno mismo, cuando tienen a los niños entre algodones que el profesor no les puede ni levantar la voz, entonces están criando a un ñoño caprichoso que tendrá muchísimos problemas cuando no tenga quien lo proteja. Yo creo que no es cuestión de inteligencia sino de irse acostumbrando que nadie va a solucionar los problemas por ti, si hay algo que siempre le voy a agradecer a mi "santa madre" es la confianza ciega -muchas veces injustificada- que siempre tuvo en mi, era como si supiera que siempre iba a encontrar la manera de arreglarme sin ayuda y eso yo lo aprecio mucho.

Lo de la casi-casi publicación me tiene super orgulloso, no es gran cosa pero creo que es un gran éxito personal que no me la hayan rechazado a la primera por irrelevante como yo creía. Mira, yo siempre pensé que no tengo formación ni cabeza para hacer algo que pase un peer review y si lo consigo (fíjate como me como la torta antes que esté cocinada) voy a andar saltando en una pata por un par de meses. Siempre he sentido que soy medio fraudulento en el asunto académico así es que esto me daría una gran alegría.

Un gran abrazo para Momo a la distancia, que aproveche de comer jaivas con salsa americana, ah, ya me dió hambre, Saluti Momo!

26 de octubre de 2010, 23:14

 
Blogger SergioA said...

El propósito de los socialistas neomarxistas (con la colaboración de pacifistas, ambientalistas, feministas y homosexuales) es formar ciudadanos mariconcitos, dóciles y dependientes.

26 de octubre de 2010, 23:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Sergio, yocreo que es más omenos transversal. En muchos sectores de la derecha hay también de los mismos, aunque toda esa "defensa de derechos" como casarse los del mismo sexo y adoptar niños, me da la impresión que fueran en ese sentido de hacer a la gente más o menosandrogina como contaba Lilian, pero en fin, cada cual con su gusto ¿no?

27 de octubre de 2010, 00:08

 
Blogger SergioA said...

El propósito no es transversal.

Es un plan político que empieza en los "Cuadernos de la Cárcel" de Antonio Gramsci, que se desarrolla en la "Escuela de Frankfurt" y que aplica la "Internacional Socialista" como única estrategia desde que la izquierda se quedó sin armas con la caída de la URSS.

27 de octubre de 2010, 00:26

 
Anonymous Anónimo said...

Uno no se puede alegrar ni festejar ciertas cosas. Pero desde hoy pienso que Argentina estará mejor.

27 de octubre de 2010, 10:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, eso enreda un montón el panorama político en Argentina porque tengo entendido que iba de candidato y con buenas posibilidades. Estaría quedando un vacío de poder como el que llevo a de la Rua al gobierno?, no entiendo nada, urge el comentario de Uslchmidt!

27 de octubre de 2010, 13:30

 
Anonymous Wilson said...

dios, o Dios, se acordo de Argentina, roguemosle que recuerde a Venezuela...

28 de octubre de 2010, 00:44

 
Anonymous Anónimo said...

ayer en las noticias del mediodia en envivo.13.cl, el gordo que lee la parte internacional mató 3 veces a chávez. por un momento me lo creí. pero tanta buena noticia no podía ser cierta.

28 de octubre de 2010, 08:01

 
Anonymous Sigfridus said...

Hmmm....yo discrepo con el tema un poco. Antes si los niños resolvían los problemas a combo limpio y sin nada de weones apatotados, a lo "caballero". Ahora los pendejos andan con navajas y armas de fuego en los casos extremos ¿te vas a arreglar a combos los problemas con el portador de armas? la otra diferencia la hace la actitud hacia los profesores desde los alumnos. Antes los viejos, por muy pelmazos que fueran, eran voz y ley en la sala de clases, ahora los alumnos les sacan la cresta a los viejos. El acoso es ahora cibernético y pueden atacar a tu familia si son de población brígida. Lamentablemente, esto fué propiciado por los mismos jetones que les molestaba la uniformidad y "la falta de voz" de los niños, ahora tienen las consecuencias. El bullying de ahora no puede ser comparado al que ocurría cuando uno iba al colegio, donde el "bulleado" lo dejaba de ser cuando le plantaba un combo en el hocico a su verdugo. Ahora los jetones se apatotan con armas. Así que ahora es más brígida la cosa.

28 de octubre de 2010, 11:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sigfridus, hasta donde yo recuerdo los niños siempre han manejado armas en los sectores populares. En la población Santiago entre nuestras entretenciones regulares estaban desarmar las balas .30 que se robaban a montones los tipos que hacían el Servicio Militar, colocábamos clavos de 4 pulgadas en la línea del tren con lo que quedaban unos estoques o estiletes perfectos, las armas hechizas con cañerías también eran cosa común.

No creo que hoy haya más violencia que antes, al menos cualitativamente. Las peleas a cuchillo eran habituales y una vez yo vi a un tipo entero destripado en la Avda Antártica a fines de los 60s, era cosa de todos los días igual que las peleas a balazos y los tiros locos. Antes eso ni salía en las noticias.

Lo que si creo es que hoy hay mucho más en cantidad, gracias a la impunidad y el mejoramiento de las cárceles. Antes la cárcel era un castigo verdadero que solo unos pocos choros soportaban, ahora cualquiera.

28 de octubre de 2010, 14:22

 

Publicar un comentario

<< Home