Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Libertad es la herencia del bravo

lunes, 24 de enero de 2011

El comentario de Exequiel a la entrada anterior me llevó a revisar mi antigua entrada Libertad es Libertinaje, con lo que me dí cuenta que habría que agregarle una pequeña postdata. La definición de libertad como hacer lo que a uno se le antoje, aceptando las consecuencias, es intuitivamente buena porque da la idea fundamental, pero no aguanta un análisis muy riguroso.

Según esa definición, la libertad es imposible porque no existe ni una sola persona que pueda hacer todo lo que se le antoje: para eso tendría que ser omnipotente. A mi se me ha antojado muchas veces tener un VW convertible, una u otra vez se me ha antojado irme a un motel con alguna artista de cine, etc. etc. too bad for me, no puedo. La libertad tiene límites que podríamos llamar naturales y otros artificiales.

Los límites naturales de nuestra libertad es todo lo que no podemos hacer físicamente aunque quisieramos: volar, atravesar las paredes, tener millones de Ferraris, vivir en un estado de felicidad perpetua, etc. No sería natural, en el sentido de muy improbable, que alguien tuviese esa clase de libertad. Muchos colectivistas se afirman de esto para decir que los pobres no son libres porque no tienen acceso a comprar lo que desean, eso es una completa estupidez, nadie puede comprar todo lo que desea, es un buen ejemplo de libertad imposible.

Los límites artificiales son los que coloca la sociedad para que podamos convivir, las limitaciones artificiales más obvias son las leyes. En todos los países se define la libertad como "la facultad del individuo de hacer lo que el derecho no prohibe ", las leyes son coercitivas y se hacen cumplir por medio del aparato represivo del estado, policía, jueces y todo eso.

Existen otros límites que nos ponemos nosotros mismos que son los de la ética, podríamos tener la oportunidad de matar -con seguridad- a una viejecita, para quedarnos inpunemente con su dinero, pero podríamos decidir no hacerlo por escrúpulos morales, lo mismo pasa -hasta cierto punto- cuando tenemos la oportunidad de robar o estafar a alguien impunemente, a veces no lo hacemos por empatía u otros motivos altruistas.

También hay otros límites más ratonescos como las tradiciones, costumbres, buena educación, miedo al ridículo, etc. Ninguna ley nos castigaría por tirar un sonoro pedo mientras dictamos una conferencia, ni por eructar o escupir sobre la mesa donde estamos comiendo con otras personas. Existen miles de restricciones no escritas a la libertad que todos respetamos más sagradamente que la mayoría de las leyes, porque la sanción social suele ser mucho más directa.

Algo notable de las libertades artificiales es que las podemos romper en la práctica, solo que cuando lo hacemos, por lo general tenemos que enfrentar ciertas consecuencias. Las limitaciones naturales no las podemos romper, aunque quisiéramos. En fin, creo que una versión revisada de libertad podría ser más o menos así: la facultad de intentar cualquier cosa que estimemos conveniente o se nos de la gana, asumiendo las consecuencias.

Finalmente, en mi opinión la libertad no es ningún derecho, en verdad yo creo que los derechos son solo ficciones legales para adoctrinar a la gente, la libertad es un privilegio como todas las demás cosas primero hay que ganarla y después mantenerla. Para ganarla por lo general se usa alguna clase de violencia y para mantenerla el esfuerzo y la eterna vigilancia como dijo Jefferson. Cuando la gente se olvida de la libertad y empieza a negociarla a cambio de bienestar y seguridad van por el camino seguro para volver a ser esclavos.

Hay un buen libro que se llama "On Ants and Men" (sobre las hormigas y el hombre) del zoologo Caryl P Haskings, donde hace una comparación entre las formas de organización de las hormigas comparadas con las humanas: anarquismo, monarquía, república, comunismo, fascismo, etc. Las sociedades de hormigas son millones de años más antiguas que las humanas y no es claro que nosotros seamos superiores en términos evolutivos.

El asunto es que han pasado por todas las formas de organización -que no es otra cosa que compatibilizar la libertad con la vida en común- y en la actualidad las colonias más exitosas han derivado en modelos más o menos fascistas, pero todavía quedan colonias salvajes que viven cerca del anarquismo. Aún tenemos patria entonces. Bueno, la postdata me salió un poco larga. Hasta mañana.

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Un Oso Rojo said...

La libertad de uno tiene como primera y principal limitación la libertad de los demás. Cuando no está claro (por ejemplo cuando se trata de las relaciones entre factores económicos) es que surgen las leyes para regularla. Y yo sí creo que es un derecho, pues acaso ¿los animales no son libres? Los comunistas en esto sí creo que tienen razón: el Estado nació como una necesidad coercitiva para que ciertas personas pudieran asegurar su libertad a costa de la de los demás. Claro que en nuestro actual estado de desarrollo no se puede prescindir de él, como querían los anarquistas, pues al no tener las limitaciones de la ley, la sociedad se ahogaría en una lucha sangrienta... y al fin y al cabo volveríamos de nuevo a tener un Estado de todas formas, diseñado en base a los intereses de los ganadores.

25 de enero de 2011, 10:10

 
Blogger Exequiel Ulloa said...

No conosco idea que resista un analisis riguroso, es mas ya me he llevado diferentes fiascos en la U por que me dicen siendo enfaticos y casi literales "las opiniones son como el poto", no me gusta el uso de esa ultima palabra, menos en el plano que la dicen, pero bueno... asi nomas, cuando las ideas son entrepuestas a nuestra forma de pensar y ver el mundo, persiguen una solucion a un momento en especial, digamos nosotros no, nos planteamos la libertad como se la planteaban los franceses a comienzos del siglo XIX, o como los españoles antes de franco, o siquiera a como se la plantearon los gringos en la guerra fria. con esto quiero detallar el sentido de la idea, su trasfondo, digamos "que se considera libre" o "nuestra idea de ella", en el sentido mas practico ya que en este se ve con mayor claridad la realidad de las idea, focoult, habla de macro y micro poder, de biopoder, y todas esas cosas, lo que recojo de el es una idea, quizas no nueva ojo,pero el que dice que al estado-gobierno hay que verlo desde su que hacer y a traves de este su ideario, no se ve en su discurso magnanimo, si no en sus actos mas simples y cotidianos, digamos un estado como el gringo, puede querer asegurar a sus ciudadanos su libertad y tranquilidad despues de 11s, pero en la practica le quita su tranquilidad a traves de un sobre estimulo del miedo al terrorista, sea justificado o no, llegando al punto de llevar a la carcel a un ciudadano libre por mera sospecha, y quitarle por exactamente lo que se protege, su libertad. obvio el esenario en ese pais no es tan como lo pinto pero tampoco taan lejano.

Bueno saludos

25 de enero de 2011, 12:54

 
Blogger Nervio said...

la libertad propia tiene como limitacion el tamaño/armamento/contactos del vecino

:-D

si pudiera tomaba a mis vecinos del de esclavos y los tenia picando piedras

25 de enero de 2011, 12:56

 
Blogger Julian said...

La diferencia entre las hormigas y los seres humanos es que las últimas tienen bien regulado el tema reproductivo: sólo la reina perpetúa la especie, las obreras son todas hembras y estériles. Así les resulta fácil organizarse de manera cuasi fascista por que al final la jerarquía viene dada por la biología. Distinto es el caso del ser humano en donde todos compiten por traspasar sus genes a la siguiente generación. Así es más dificil organizar una sociedad, pero al final le ha dado al hombre la posición dominante entre los animales.

25 de enero de 2011, 16:16

 
Blogger Ulschmidt said...

Si entendí bien "El Gen Egoista", todas las hormigas son hermanas - hijas de la misma madre y, por generaciones, hijas del mismo zángano a quien le dieron una sola sesión de placer antes de liquidarlo y eso tras ganarle la carrera a todos los demás - y como son estériles tienen que ser solidarias porque ayudando a las crias de la Reina - que son sus hermanas - es que ayudan a perpetuar sus propios genes.
Ser socialista en el hormiguero es como entre los humanos ser bien burgués y mandar a los propios hijos al mejor colegio: luchar porque triunfen tus mismos genes.
Por lo que se deduce que en un país de mujeres muy fieles cada quien puede ocuparse de su propia familia y prole y olvidarse de los demás. Ahora, en un país de cornudos, luchar tanto por los propios hijos y no hacer nada por los del vecino no es tan recomendable por las sospechas obvias. El socialismo depende de la fidelidad femenina, en suma.

25 de enero de 2011, 17:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

César, Exequiel los límites a la libertad son varios y casi todos tienen que ver con la convivencia en sociedad. Claro que nadie puede ser absolutamente libre ni siquiera viviendo solo en una isla, pero mientras más solo, más libre, eso es un hecho.

El problemas de las definiciones es insoluble, así es que uno solo puede decir como entiende -en su opinión- la libertad. Todo es opinable aunque algunas opiniones pueden tener más lógica, utilidad o sentido práctico que otras.

Nervio, la libertad dentro de la sociedad sociedad, tiene que ver efectivamente con el poder, que normalmente se sustenta en las pistolas. Así nomás es a la hora de los quibos.

Julian, Ulschmidt, dicen que son más de seis mil especies de hormigas que existen y cada una tiene una organización distinta, la mayoría se han organizado -con el correr de los siglos- en matriarcados en torno a una reina tal como dicen, la forma de organización que han tomado es bien asimilable al fascismo. Sobre el avance evolutivo de hormigas y hombres hay una frase muy buena de Jorge Wagensberg:

"Estamos muy por debajo de un hormiguero, afortunadamente. Porque eso sería un totalitarismo. Las hormigas son fascistas. La frase de un hormiguero podría ser: la vida sólo vale la pena si es para incendiarla al servicio de una causa mayor. Cuando oyes esto a un humano sales corriendo".

Al parecer la evolución tiende a sistemas fascistas donde el individuo solo vale en cuanto coopera con la totalidad del grupo, un ejemplo somos nosotros mismos: nuestro cuerpo es como un inmenso hormigero de billones de células muy organizadas (de allí la palabra "organismo").

Afortunadamente hay pequeñas epecies de hormigas anarquistas, aún hay patria.

25 de enero de 2011, 21:24

 

Publicar un comentario

<< Home