Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Los gobiernos locales

viernes, 17 de agosto de 2012

He escrito varias veces sobre mi admiración a las reformas institucionales y económicas que se hicieron durante los militares: la liberación de precios; la baja de aranceles de importación; la autonomía del Banco Central; la Reforma de Pensiones; la Ley Minera; el Código de Aguas; la Ley Laboral fueron las principales y la mayoría muy exitosas.

Pero nada es perfecto, algunas reformas también fueron grandes errores. La Ley de Bancos en los setentas tuvo mucha responsabilidad en la crisis de mediados del 80, claro que después de eso la arreglaron y hasta ahora funciona bastante bien.

La reforma de los gobiernos locales resultó un fracaso que no se corrigió nunca y no aguantó bien el paso a la democracia, como pasó con las reformas anteriores. ¿Que pasó?. La idea original parecía buena: las municipalidades son las que están más cerca de la gente y mientras más recursos y atribuciones tengan más directo será el control de la gente sobre su propio destino.

La explicación del fracaso se puede resumir con esta gran frase de Churchill "si quieres desilusionarte de la democracia, conversa un rato con un votante". En teoría a mayor democracia más contenta estará la gente, pero otro gallo canta en la práctica.

La explicación es más o menos clara: primero que nada existe una abstención de cerca de la mitad de los que tienen derecho a voto, pues consideran que no vale la pena participar en las elecciones. La mitad, más o menos, piensan que ninguno de los candidatos merece ser electo.

De la otra mitad -los que votan- muchos piensan lo mismo pero venden su voto a cambio de la promesa de algún favor o premio personal. Otros votan por razones viscerales como simpatías o antipatías personales o porque un candidato "le tinca", como decía el slogan desafortunado que usó Fernando Flores en su campaña. Finalmente un grupo muy pequeño vota porque está de acuerdo con las ideas o el programa del candidato.

Entonces los políticos en campaña se dedican a comprar votos en efectivo o prometer beneficios cuando sean electos. Si se dan una vuelta por Pampa Nueva en Arica hay cientos de viejas activistas que consiguieron "viviendas sociales" para ellas y su familia a cambio de hacer campaña por Ivan Paredes. Fernando Flores tomó literalmente eso del "pan y circo" cuando fue candidato por Arica: contrató un circo y dio funciones gratis en todas las poblaciones. Claro que se le olvidó repartir el pan.

No se para que digo esto, que es algo que todos lo saben, mejor hablemos de algo más productivo. Vienen las elecciones municipales y en Arica tenemos como 9 candidatos a alcalde y cerca de 80 candidatos para los 10 puestos de concejales. Resulta que con el escándalo de corrupción que tuvimos hace poco, florecieron como nunca los salvadores y las reservas morales de la ciudad. Nunca había visto tanta vocación de servicio público.

Estuve leyendo el Manual del Concejal, donde aparece que los concejales ganan un sueldo mensual entre US$ 475 y US$ 950, leía también la opinión de Ariel Ulloa que decía que con ese sueldo un concejal se demoraría 12 años en pagar los gastos de su campaña. Tal vez sea un poco exagerado, dejémoslo en 6 años.

Si a mi me dijeran que postule a concejal contestaría que ni muerto, con esa plata, menos los descuentos de los cientos de parásitos y sableadores que persiguen a los concejales no me quedaría ni para pagar la micro... a menos que sea un ladrón o un coimero y ponga en venta mi voto para las muchas y millonarias licitaciones que se hacen cada año.

Como dato adicional y medio anecdótico, entre los candidatos que se presentaron este año en Arica hay un señor que lo rechazaron porque no tiene derecho a voto, pues había sido inabilitado a perpetuidad de ejercer cargo u oficio público en una condena por.... soborno ¿que tal?.

Pero sigo repitiendo las cosas que todos sabemos sin llegar al punto. Parece que me estoy poniendo viejo y gagá. A lo que quiero llegar es a lo siguiente ¿que hacer? Porque creo que no basta con quejarse y decir que estamos rodeados de ladrones y coimeros, llorar no solucionan nada y al contrario, distrae la atención para que los servidores públicos puedan seguir robando y coimeando.

Yo tengo la solución: primero que nada eliminar las corporaciones educacionales y los servicios municipales de salud. Son dos asuntos que no le competen a la municipalidad y no hay una sola ventaja en que sean servicios municipales. Solo sirven para robar y colocar a los amigotes, cero aporte. También eliminar las Direcciones de Desarrollo Comunitario, fuente de todas las injusticias, coimas y caja para las reelecciones indefinidas del alcalde.

Ah que lindo sería una municipalidad dedicada a recoger y manejar a basura, mantener las áreas verdes y ordenar los problemas del tránsito. Con una municipalidad así no harian maldita falta los concejales, menos el alcalde que podría ser sustituído con ventaja por un administrador municipal que podría ser despedido en cualquier momento.

¿Y quien manda, quien toma las grandes decisiones estratégicas? Bueno, para mantener todo limpio y ordenado no se necesita mucha estrategia, pero aún así sería necesario que vigilen al administrador. Para eso podría elegir perfectamente una Junta Directiva Comunal, ad honorem igual que lo fue la Junta de Adelanto, dedicada a controlar que se hagan las cosas bien y nadie se lleve la plata para su casa.

El modelo actual de los gobiernos locales es un completo y costoso fracaso, está totalmente agotado y solo se mantiene porque es fuente de dinero y poder para un pequeño y selecto club de delincuentes. Falta ahora que alguien rompa el nudo gordiano que nos está llevando a la ruina y tiene a todo el mundo descontento ¿como un grupo tan chico de sinverguenzas se puede burlar de nosotros impunemente, cada cuatro años? ¿Quien le pone el cascabel al gato?.

Etiquetas: ,

10 Comments:

Blogger Nervio said...

pin9

o cuinic el grande

yo pense que mi nombre era rimbombante pero a un pobre niño los papas le inventaron un nombre, "cuinic "

Si es cierto lo que creo, ese niño sera el dictador y lider que necesitamos.

16 de agosto de 2012, 22:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¿Le pusieron CUINIC?? Con ese nombre solo puede ser emperador, no tiene alternativa... bueno, también se podría suicidar antes ;D

16 de agosto de 2012, 23:01

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Pues no dejo de insistir en 2 votos por persona: Uno positivo referente a lo menos malo de lo que hay y otro, que requiere una no-tan-compleja ponderación para definir más democráticamente el resultado final (si eso es posible) a quien no quiero nica. Eso haría un pequeño aporte en cuanto a expresar la voluntad de la cuidadanía. Poco, poquito es mejor que nada pero es imposible en Chile implementar a esa modalidad. Cualquier experto en estadísticas socio-políticas supongo que concordaría conmigo, pero es y seguirá siendo una idea inaceptable para los políticos y los votantes no entenderían sus beneficios. Pues volveremos a lo mismo que tanto daño nos ha causado...

17 de agosto de 2012, 01:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En Perú han llevado la idea de la democratización y aumentar la participación popular mucho más lejos que nosotros. Los gobiernos locales son todos electos, con bastante independencia del gobierno central y existe algo parecido al "voto en contra" que son la posibilidad de hacer elecciones revocatorias a mitad del período, que significa que a muchas autoridades electas los pueden botar.

Sin embargo nada de eso ha funcionado muy bien, los gobiernos locales y municipios están llenos de personajes pintorescos, populares y a veces muy ladrones, los vicios que tenemos en los municipios acá se extienden en Perú a los gobiernos regionales.

Yo creo que la democracia funciona muy mal cuando hay reparto de plata de por medio, la misma gente que bota por un ladrón a los pocos años anda reclamando que "los engañaron" y vuelven a votar por otro ladrón igual o peor. Y así sigue hasta el infinito.

Tal vez lo que falta es más administración y menos política, más trabajadores comunes y corrientes y menos candidatos.

17 de agosto de 2012, 07:56

 
Blogger Rolando el furioso said...

Tomás, esa alternativa de tener un administrador por "concurso público" y una junta o concejo electo popularmente es una buena alternativa. Un ex colega que trabaja como director de control interno en un municipio del sur proponía lo mismo.
Tienes razón al decir que el problema es que exista manejo de plata por gente que con suerte llegó a terminar su educación, aunque existen excepciones excepcionales.

17 de agosto de 2012, 09:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sabes Rolando, yo creo que la única solución es separar la administración de la política. Creo que no es realista pensar que los políticos no existan, siempre se necesitará tener personas que decidan sobre cuestiones estratégicas pero no deberían tener ninguna relación con la administración.

Si los concejales y los cores no votaran en las licitaciones ni en la priorización de proyectos específicos, o sea si tuviesen que vivir de au sueldo, apuesto un brazo que nadie querría ser candidato, habría que buscarlos con lazo para que se presenten.

En las empresas esta separación entre junta directiva y gerente la tienen bien clara y aunque no es una solución perfecta ayuda bastante a evitar que cualquier sinverguenza llegue -por elección popular- a manejar la llave de la caja de fondos y la chequera fiscal.

17 de agosto de 2012, 10:01

 
Anonymous Pablo said...

Tomás, también estoy de acuerdo en que no es un "buena idea" digamos, que a cargo de administrar presupuestos millonarios en dólares haya ciertos personajes que apurados saben sumar y restar, para que vamos a poner ejemplos. Y los concejales, que deben fiscalizar a estos otros señores, es bastante peor el panorama.
El gran problema es que alguien tiene que hacerse cargo de las cosas que hace la muni, como salud, educación o las fichas CAS, que pusiste en post anterior. Tal como está ahora, no hay ninguna posibilidad de avanzar, pero el problema no se soluciona entregando la administración de esas cosas a un ente mayor como el Estado, ya que ese es un monstruo peor ("el estado no es la solución, el estado es el problema"). Tal vez una posible solución sea profesionalizar la función de las municipalidades, teniendo como administradores a puros técnicos capacitados y dejando la función de control a una junta ad honorem, para que los frescos no lleguen allí buscando qué agarrar. Lo que sí debe eliminarse ya, es el siniestro estatuto de los funcionarios municipales y administrativos, que permite tener miles de empleados, en la práctica, en cargos inamovibles. Ese es un gigantesco botín al que todos los candidatos a cualquier cosa quieren agarrar para dárselos a sus colaboradores, que los ayudaron a ser electos en algo y poder agarrar licitaciones y otros.
Ese es la madre de todos los problemas: la administración pública. Entiendo que las autoridades tienen derecho a poner en puestos claves a personas que coincidan con sus principios y le permitan llevar a cabo las políticas que quieren implementar para la comna, región, país, etc, pero eso no significa que puedan colocar a todos sus amigos en cualquier cosa, llegando a extremos de que en ciertos servicios más políticos, como los gobiernos regionales, hasta los auxiliares son puestos allí como recompensa al haber apoyado a algún candidato, y trabajan apenas, sabiendo que aunque los pillen robando no los van a poder despedir porque el político que los nombró va a defenderlos y amenazar con hacer la vida imposible a quien se atreva a tocarlo. Eso me ha tocado verlo, y un honorable senador DC "advirtió" públicamente (amenazó) que si sacaban a "funcionarios intachables" (según él) el gobierno tendría problemas para apoyar ciertas leyes....
Ya...me enojé....otro día podemos discutir acerca del círculo vicioso de la administración pública

17 de agosto de 2012, 13:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, el problema es que la política está tan fundida con la administración que se producen todos los problemas que dices y más. Los políticos elegidos o designados no deberían tener nada que ver con la administración, ese no es su trabajo porque no puede administrar bien el que está blindado y sin responsabilidad.

Un político no debería tener ingerencia en las contrataciones de personal y menos en las licitaciones. ¿Quien entonces? funcionarios contratados y sujetos a despido como cualquier otro, con toda clase de responsabilidades generales y especiales, la inamobilidad que mencionas es la base del pésimo servicio público que tenemos.

¿Que ganen buenos sueldos por sobre la media? Ok pero que tengan toda la responsabilidad civil y penal y que estén sujetos a permanente escrutinio, principalmente que puedan ser despedidos a la primera por una contraloría empoderada. Porque la contraloría actual es eunuca, son un chiste, solo para fregar a los empleados menores.

17 de agosto de 2012, 14:35

 
Anonymous mark said...

En los servicios de administración publica, se enquistaron unos mecanismo de participación ciudadana que parecen no funcionar en la región (serán solo para la capital) según esta ley 20.500 cada servicio debe tener una ¨¨cuenta publica participativa¨¨,un ¨¨consejo de la sociedad civil, una ¨¨consulta ciudadana¨¨ y de llapa ¨¨acceso a información relevante¨¨

17 de agosto de 2012, 16:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mark, esos mecanismos son un chiste, la "participación ciudadana" solo entorpece la administración. Los grupos de interés no se demoran nada en tomarse esos consejos (por ejemplo los agricultores cuando presionan por apropiarse del agua y de obras gratis en su favor, etc.) No puede ser que una turba o una asamblea tome decisiones o presione a favor de sus propios intereses. En lo del acceso a la información relevante se ha avanzado harto con la ley de transparecia pero la piedra de tope es que los funcionarios públicos siguen siendo prácticamente inamovibles y su responsabilidad es mínima.

Creo que nos sobra "democracia" y nos falta responsabilidad.

17 de agosto de 2012, 16:40

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas