Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Ciudaes bonitas, ciudades feas

viernes, 1 de febrero de 2013


Cuando se habla de ciudades y pueblos feos, de inmediato se me viene a la mente Chañaral, también Tocopilla y luego Iquique, con sus ostentosos lunares de lujo en medio de un entorno eternamente sucio y arruinado. Creo que el lugar más feo que he conocido, por lejos, es Huaypetue, el epicentro de la minería ilegal del oro en Perú. Mi querida segunda patria, la Isla de Chiloé, está llena de lugares pintorescos pero sus dos ciudaes principales Ancud y Castro son definitivamente feas, sin remedio.

Años atrás, creo que fue en 1990, estábamos con mi primo Horacio en Miami, nos alojábamos en el 1001 rooms, en la misma playa con kilómetros de hoteles de lujo, en fin, estábamos en la playa y mi primo me dice "dime si esto no es maravilloso, cuando me jubile me vengo a vivir aquí", me acuerdo que le dije que no le encontraba ninguna gracia a una playa repleta de edificios, me miró como si me hubiese vuelto loco. Y ya que estamos en ciudades bonitas, me acuerdo de la impresión que me causó Puerto Varas, llegué en tren por el borde del lago y cuando ví el volcán Llanquihue y las casitas con jardines de los alemanes pensé que estaba soñando.

Para paisajes, el extremo sur de Chile. En Quellón (Chiloé) tenía una pieza en el entretecho de la casa que daba directamente a los volcanes Corcovado y Melimoyo, en verano el sol se pone pasadas las 9 de la noche y nunca volveré a ver un cielo tan azul y las puestas de sol de fuego entre los volcanes. Era para dejar mudo a cualquiera y me impresionó mucho los primeros meses. Después ni me llamaba la atención.

Arica como dijo una vez mi amigo Franco no tiene ninguna gracia, es una ciudad estéticamente desabrida, ni bonita ni extremadamente fea como las que nombré al principio. Lo característico de Arica es que no tiene nada que llame la atención, ningún "¡Ahhh!, ¡Ohhhh"!, nada de eso. No hay pobreza extrema ni demasiada suciedad, pero tampoco hay grandes paisajes, a menos que a alguien le guste la chusca (como a mi por ejemplo, que soy zorro del desierto).

Pero volvamos a las ciudaes feas, que para mi resultan las más interesantes. Hablen con un tocopillano y verán el fanatismo que genera esa ciudad, no he conocido gente que adore más a su ciudad que algunos de Toco-Toco.

Lo mismo con los iquiqueños antiguos que añoran la ciudad de antes que era incluso más fea que ahora. Recuerdo un amigo de Santiago, casado con iquiqueña (no colocaré su nombre, no me vaya a estar leyendo), me contaba que conoció a su suegro sin ropa, con solo una toalla amarrada a la cintura y unos zapatos condorito regando la vereda "para el calor", me contaba que fue su primera y chocante impresión de Iquique ver al señor gordo casi en pelotas sin la menor verguenza en la calle. Por supuesto al poco tiempo llegó a adorar a Iquique y sus estrafalarias costubres.

A mi me atraen las ciudades feas, no deja de tener su estética la termoeléctrica de carbón echando humo en pleno centro de Tocopilla o el destartalado centro de Chañaral. A Huaypetue lo encontré fascinante, uno de los lugares más interesantes que he conocido en mi vida y mucho más memorable que Nueva York o cualquier maldita ciudad europea que me tocó conocer, cos sus aburridos y manicurados jardines.

Con las ciudades bonitas para algo parecido a algunas mujeres bonitas: al principio fascinan y después aburren un poco porque no tienen otra cosa que su apariencia, ni necesitan más tampoco. A propósito no me refiero a mis amigas, que además de bonitas son inteligentes (miren como me pongo el parche antes de la herida). la cosa es que siempre me ha llamado la atención algo de asimetría, de desorden. Cuando las cosas son muy regulares y ordenadas siento que algo anda mal. Pero creo que alguna vez ya puse una entrada sobre mujeres bonitas y paisajes bonitos, me estoy repitiendo.

P.D. la foto del amanecer en Quellón es como si la hubiesen sacado desde mi pieza aunque no le hace honor a la realidad, que es mucho más linda. Gracias a la involuntaria cortesía de Erwin Woenckhaus

14 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Los poblados mas feos que recuerdo pueden ser Real Sayana o Icaño, aunque cualquier cinturón de miseria de nuestras ciudades puede hacer el papel.
Como bonitos viene a la mente lugraes como El Bolsón que son mas bien para turismo que "normales". La ribereña ciudad de Paraná Entre Ríos podria ser esta última.
Al lugar que uno le gustó mucho lo mejor seguro es no volver. La realidad nunca equipara el recuerdo.


1 de febrero de 2013, 08:20

 
Anonymous Anónimo said...

Lo bonito es la caricatura de lo bello

Lo bonito se aprecia sin más; lo bello se descubre con un corazón acompañado de un cerebro.

Lo bonito es una cosa que luce agradable. Lo bello es lo que te revela cosas; te da sentidos qué seguir...

Etc.

Atte:

J&1/2

1 de febrero de 2013, 09:17

 
Anonymous Anónimo said...

Lo bello no es necesariamente bonito, y lo bonito no es necesariamente bello, por lo tanto

Atte:

J&1/2

1 de febrero de 2013, 09:40

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

El concepto de ciudad “turística” del europeo no tiene que ser necesariamente universal. Las comunidades humanas valen mucho más por su autenticidad y vitalidad que por su acicalada imagen de postal.

Tomás, he reproducido este artículo en la sección Cultura de Appalandes porque lo encuentro muy bueno. Si no deseas que lo haga, lo eliminamos y cero problema.

1 de febrero de 2013, 11:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Igual que la justicia: tarde pero llego.

Uslchmidt, es cierto que dentro de cada ciudad hay legares por los que hay que pasar rapidito. De Argentina me gustó mucho Bariloche y Mendoza, Buenos Aires no tanto pero debe ser por la idea exagerada que tenía desde niño por lo que me habían contado, en los años que era una ciudad pujante y poderosa, cuando fui me gustó pero no tanto como imaginaba. En realidad a los lugares bonitos mejor no volver, la segunda vez siempre se ven más feos.

Juan y 1/2 si, hay algo más que lo meramente bonito, agradable, simétrico, etc. aunque mucha gente se queda con eso nomás. Por algo dicen eso que "la belleza está en los ojos del que mira".

Ciro, claro, hay ciudades muy manicuradas en Europa y otras partes pero ves una y las viste todas, ¡gracias por publicarlo! y por supuesto puedes hacerlo siempre que quieras, no hay ningún problema.

1 de febrero de 2013, 16:39

 
Blogger Pablo Torres said...

Santiago de ñuñoa para arriba es super lindo, los que dicen santiasco es o porque solo conocen el centro y para abajo, o porque son snobs de barrio alto.
Creo yo.

1 de febrero de 2013, 21:17

 
Anonymous Anónimo said...

".... o cualquier maldita ciudad europea que me tocó conocer, cos sus aburridos y manicurados jardines."

las ciudades europeas son mas bien cargadas a la piedra y el adoquin. Las mas bonitas, praga por ejemplo, a lo mas tienen unos parquecitos discretos. En roma, con suerte encontraras un macetero. Sevilla tiene unos jardines espectaculares, con jazmines, naranjos, fuentes, kioskos de azulejos, etc; pero claro,los moros sabian de jardines.

2 de febrero de 2013, 00:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pablo, sabes yo conocí esos barrios en los sesentas y entonces si que eran lindos, hoy quedan apenas unos pocos lugares bonitos por calle Pdte. Errazuriz y esos lados, el resto de esos barrios son una porquería: todo el Golf era maravilloso antes y ahora es una pesadilla con cientos de edificios idénticos ¡uno camina por horas y parece que está donde mismo! De Santiago lo que más me gusta es lo que va quedando por algunos lados a la entrada de Avenida La PAz, no me acuerdo como se llama eso, también quedan partes interesantes cerca de Quinta Normal. En fin, con esa cantidad de gente tiene que ser como decía Edwards Bello "En Chile hay ciudades que se parecen a Quillota y otras se parecen a Valparaíso: Santiago se parece a Quillota".

En realidad yo conocí pocazo de Europa y -como de costumbre- cometo la patudez de generalizar, pero esa es la impresión que me quedó.
Anduve por Frankfurt, Paris y Londres solamente y Frankfurt-Paris lo hice por tierra, muy bonito para visitar pero no me iría a vivir allá ni muerto.

Dicen que Praga es muy bonita, a mi me gustan los lugares más salvajes. Hong Kong y Macao me encantaron, era como Iquique recargados. Me sentía como en casa!

2 de febrero de 2013, 00:37

 
Anonymous Anónimo said...

Cosa de gustos. He visto ciudades repletas: Tokio, Seul, Manila, el DF.
Yo paso. La ciudad tiene que ser arquitectonicamente bonita. Un puro gentio traficando de todo en la calle no basta. Divertido por un rato, pero nada mas. Nunca he estado en Hong Kong, ni me tinca tampoco.


Santiago centro era muy lindo hasta unos 15 o 10 años atras. Antes de que lo taparan con torres cuadradas. Yo estudie en el Aplicacion, al lado del barrio concha y toro y cerca del barrio: espectaculares....hasta que los "descubrieron".

2 de febrero de 2013, 01:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

"¡Hasta que los descubrieron"! jaja es cierto, Bellavista, Miraflores, todo el borde del Mapocho, el Parque Forestal también eran lindos hasta que los descubrieron.

2 de febrero de 2013, 01:18

 
Blogger Pablo Torres said...

Es que bueno, a mi me gustan mucho los edificios. No los veo como simples torres cuadradas. Cosa de gustos.

2 de febrero de 2013, 02:42

 
Anonymous Anónimo said...

Iquique feo? bueno todos en la vida somos feos y en algunos momentos bonitos, en tu caso creo solo cuando eras bebe, sin embargo cuando alguien quiere encuentra bonito a Iquique y tambien al Tomasito toda la vida.

2 de febrero de 2013, 03:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, el Tomás Jr es más feo que yo, lo que es mucho decir. Pero como dijo muy correstamente Juan y 1/2 la belleza no está en las cosas sino en los ojos. Una cosa es lo bonito y otra lo bello. Además que no hay juicios de valor más arbitrarios que los estéticos!

2 de febrero de 2013, 21:17

 
Anonymous Anónimo said...

Quiisera aclarar algo; no dije que la belleza estaba en los ojos de quien la veía solamente.

Más precisamente opino que, de mis palabras se podría deducir muy indirectamente que a veces la belleza está en los ojos de quien la ve, y en este caso el creador es el espectador. Pero hay belleza intrínseca en las cosas también; me refiero a las obras de arte; en este último caso la belleza no está en los ojos de quien la ve, sino en el objeto a "ver".

E insisto; quien confunde lo bonito con lo bello y mete la coordenada "gusto" en todo eso, está dando jugo (dicho en buen chilensis)

La belleza no tiene absolutamente nada que ver con el "gusto"

Atte:

J&1/2

4 de febrero de 2013, 10:59

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas