Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La otra cara de la moneda

martes, 2 de abril de 2013



Anduve por la universidad en la mañana y como sabía que Fernando Cabrales  es asesor del sindicato de trabajadores de la empresa Pioneer (filial de Dupont), aprovechamos de conversar un rato. Fernando es economista, profesor y buen amigo mío. Los trabajadores de Pioneer están en huelga desde hace 18 días, así es que aproveché de hacerle una rápida entrevista para mostrar la otra cara de lo que pasa con las semilleras en Arica, en este caso específicamente con Pioneer. Haciendo clic sobre el cuadro en la esquina inferior derecha del video, se ve a pantalla completa.

Fernado tiene ideas exactamente opuestas a las mías así es que disfruto y aprendo mucho conversando con él. Por alguna razón que no termino de entender la imagen salió como estroboscópica, pese a que la grabé en progresivo y a 720p, tal vez fue la luz fluorescente o las persianas del fondo, pero que diablos, me dí cuenta cuando íbamos por la mitad y no iba a empezar de nuevo por eso. La flojera es más fuerte, tendré más cuidado para la próxima vez.

En algunas cosas le encuentro la razón, en otras no tanto pero les dejo la entrevista para que cada uno se haga su propia idea, creo que me da la razón en que hay un problema de falta de conciencia en las semilleras sobre los problemas que sin duda se les van a venir en el futuro cercano.

14 Comments:

Blogger Ciro Cárdenas A. said...

No me quedó clara la razón del conflicto, porque las peticiones se han formulado después de resolver ir a la huelga.

Más bien debería decir que la razón evidente del conflicto es el conflicto mismo.

Nada muy presentable, por cierto.

1 de abril de 2013, 13:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Entiendo que el conflicto es -al menos formalmente- por un reajuste indexado al IPC, bonos adicionales y bono "de tèrmino de conflicto", las razones subyacentes probblemente son otras pero uno no saca nada con ponerse moralista en estas cosas, yo no creo en la justicia, ni para los trabajadores ni para los empresarios. Se trata de una simple engociaciòn con intereses explìcitos e implìcitos

1 de abril de 2013, 14:48

 
Anonymous Kirill said...

La lema de la unionista: mas dinero, menos trabajo! Soy lo merezco! Deme lo que tienes y mas!


Pero siempre lo presentan como ; lo que hacemos es para sus familias ! jajajajaaj....

1 de abril de 2013, 15:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En el fondo es eso, màs dinero y menos trabajo, me parece bien, lo malo es cuando los trabajadores creen que eso es posible a cero costo...

1 de abril de 2013, 15:24

 
Blogger Ulschmidt said...


Ocurre que empresas como Pioneer tienen plata pero contratan mano de obra muy poco calificada. Gente muy remplazable. Hay que hacer un trabajo manual tal como podar espigas para favorecer ciertas polinizaciones y evitar otras. Nada difícil, así que ellos quieren mano de obra barata porque abunda y los trabajadores quieren sacarle más porque les ven billete. Normalmente - acá, no se allá - las empresas de prestigio cuando tiene que hacer eso derivan en un contratista que es el que se encarga de "explotar" a los trabajadores (aunque hay leyes que derivan la responsabilidad última en el dador principal de trabajo)

1 de abril de 2013, 21:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Ulschmiddt, pero la plata que tenga la empresa es irrelevante, el trabajo se paga de acuerdo a la percepciòn del valor aportado por el trabajo al producto, no a la plata que tenga la empresa. Contrario sensu ls empresas chicas deberìan poder pagar sueldos ridìculamente bajos!

Cuando se pierde esa relaciòn entre valor aportado y sueldos cualquier economìa se va al tacho, la misiòn de toda empresa comercial es maximizar las utilidades, entre otras formas eliminando ineficiencias.

1 de abril de 2013, 21:13

 
Blogger Ulschmidt said...

Mire, creo que en Chile las grandes empresas negocian sus convenios colectivos de trabajo individualmente y las Pymes estan sometidas a una negociación común, un convenio para todas ellas.
Eso es lógico ( y envidiable).
Acá nos regimos por el "a igual trabajo igual remuneración" - retoricamente, claro - y los sindicatos quieren un sólo superconvenio para todos los de la actividad. Quieren que Coca-Cola y un ignoto fabricante de jugos que exprime naranjas en Concordia paguen lo mismo. Qua la Ford Motor y un dueño de taller mecánico paguen lo mismo. Que el dueño de un restorant en el mejor barrio de Buenos Aires y el dueño de una fonda perdida en la puna de Jujuy al mozo le paguen lo mismo.
El resultado de esto es:
1) Las empresas que pueden pagar más consiguen pagar menos, porque el peso de la situación promedio hace bajar los sueldos negociados. El sindicato debe conformarse con lo que puede pagar la mayoría.
2) Las empresas mas pequeñas quedan sometidas a salarios que les cuesta pagar, por el mismo efecto anterior pero mirado desde abajo.
Lo resuelven contratando en negro, pagando mitad blanco mitad negro, subcategorizando a los trabajadores, etcétera. Los sindicatos lo combaten pidiéndo inspecciones pero cuando la regularización implica un achique o cierra de empresas, reculan y hacen la vista gorda para seguir cobrando algo.
Un equilibro latinoamericano-darwinista.
Todo por la tontera de " a igual trabajo igual remuneración" que noble y bella frase. Cualquier honesta prostituta cincuentona que transpira para competir con otra de 20 años que se ofrece en la esquina de enfrente sabe que eso es una estupidez, pero nuestros preclaros dirigentes no lo entienden.
Pero por eso mismo Pionner no puede esperar milagros. Si tienes billete pagarás más por lo mismo.


1 de abril de 2013, 22:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, como dijo Fernando en el video la ley laboral en Chile es "pacificsta" o sea está muy orientada a minimizar los conflictos y ha funcionado muy bien en ese aspecto porque las huelgas son pocas si descontamos al sector público que se rige por otra lógica.

Y la forma de minimizar los conflictos es sencilla: ponerles precio, la huelga tiene un costo para los trabajadores (que no son del estado) y por eso lo piensan varias veces antes de ir a un conflicto prolongado. Hasta los años setenta las huelgas en Chile no tenían costo así es que el país pasaba por una cadena de huelgas durante todo el año, se trabajaba muy poco (porque esa es la naturaleza humana) y casi no existían empresas rentables, la gran mayoría eran subsidiadas. Por eso el país era tan pobre (alrededor del 40% de los chilenos estimado en 1970), se trabajaba muy poco y la poca plata se la repartían discrecionalmente según el poder de influencia de cada cual.

La solución laboral es una de las explicaciones por qué el país creció tanto y bajó enormemente la pobreza: simplemente empezaron a establecerse empresas rentables y hubo por primera vez creación de riqueza en lugar de puras transferencias,

En Chile la sindicalización o cotizacion obligatorias están prohibidas así como la negociación por sectores. La sindicalización es voluntaria y se negocia sindicato por sindicato.

1 de abril de 2013, 23:12

 
Blogger Maximo said...

Podria destrozar varios puntos a tu amigo, pero solo dire uno: El sistema ha funcionado tan bien, que el nivel de vida de un trabajador chilenos es el mayor de sudamerica. Le guste o no a los zurdos.

Supongo que me rebatirian dandome el ejemplo de Finlandia. Digo, para no perder la costumbre.

2 de abril de 2013, 11:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Podría plantearse como óptimos sociales versus individuales, o de corto plazo versus mediano y largo plazo.

Los óptimos individuales son la maximización de sueldos con mínimo trabajo (como decía Kirill) para el traabajador y viceversa para los empresarios, a mi me parece que está bien en la medida que el precio se fije en una negociación entre ambas partes solamente, sin interferencia de terceros. Cuando el estado u otro (un hipotético cartel de empresarios por ejemplo) obliga a una parte por fuerza, todo el sistema de negociación se vicia y es inevitablemente ineficiente.

La experiencia muestra que en mediano y largo plazo introducir un costo a las huelgas es mejor para trabajadores y empresarios, pero los trabajadores pueden preferir perfectamente una ganacia nominal a corto plazo, incluso si con eso se friegan ellos mismos a futuro, creo que es su derecho negociar pensando así y lo harán siempre que crean que pueden ir a huelga a cero costo.

La negociación de salarios y beneficios es un tema super interesante, creo que da para una entrada aparte.

2 de abril de 2013, 11:38

 
Anonymous Demetrio said...

Solo tengo un comentario para los huelguistas (de esta u otra empresa), a ninguno de ellos les pusieron una pistola en la cabeza para ir a trabajar en ese lugar, saben las condiciones desde el principio, por lo que no pueden aducir que ellos son explotados. Es desesperante ver como por la ambicion de algunos se caen proyectos interesantes en nuestra region

2 de abril de 2013, 12:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, nadie entró a trabajar obligado ni tampoco los van a matar si dejan la empresa, todo lo contrario. Pero tienen un punto que es bueno: ellos protestan porque pueden, tienen apoyo político, el obispo se junta a "escucharlos" y muchos que no tienen nada que ver con el asunto (ambientalistas, políticos sin votos, viejas locatelis) ven una oportunidad en el conflicto y por eso se suman.

Mientras perciban que la guelga les va a dejar una buena ganancia seguirán en huelga y mientras los oportunistas sientan que pueden sacar algo seguirán apoyándolos. Es lo lógico y uno no saca nada con enojarse, yo en su caso haría exactamente lo mismo.

2 de abril de 2013, 12:12

 
Blogger Ulschmidt said...

Lo que yo digo justamente es que el sistema chileno de negociación colectiva es bueno.
Ahora, que el trabajo vaya a valer por su aporte, no ocurre.
Seguro que los que trabajan en Codelco ganan un poco por su justo esfuerzo y otro poco porque el empleador es muy solvente y su funcionamiento vital.
Es el cálculo marginal, que tanto a Ud. le gusta. Los sindicalistas lo hacen intuitivamente. Si la empresa gana mucho le podemos sacar más y si hacemos huelga el daño provocado es mayor. Es un cálculo muy capitalista, no hay que enojarse si lo hacen los sindicalistas.

2 de abril de 2013, 14:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sin duda Ulschmidt así es: el trabajo no tiene un valor "intrinseco" y como todas las demás mercancías se fija el precio en negociaciones. El asunto de la negociación es muy interesante, implica los costos marginales que mencionas y varias otras cosas, a ver si escribo algo sobre eso.

2 de abril de 2013, 14:18

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas