Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Craso error

lunes, 9 de septiembre de 2013


Marco Licinio Craso tenía la fama de ser el hombre más rico de Roma, antes, cuando la cultura romana todavía estaba en la memoria de la gente se decía que alguien era "tan rico como un Craso". Plutarco, en su deliciosa -y muy chismosa- serie de biografías "Vidas Paralelas" dice de Craso:

"Dicen los Romanos que a las muchas virtudes de Craso sólo un vicio hacía sombra, que era la codicia; pero, a lo que parece, no era solo, sino que, siendo muy dominante, hacía que no apareciesen los demás. Las pruebas más evidentes de su codicia son el modo con que se hizo rico y lo excesivo de su caudal; porque, no teniendo al principio sobre trescientos talentos, después, cuando ya fue admitido al gobierno, ofreció a Hércules el diezmo, dio banquetes al pueblo, y a cada uno de los Romanos le acudió de su dinero con trigo para tres meses"

Es un festín leer los chismes de época de don Plutarco, especialmente porque nos muestran que muchos vicios que creemos de nuestra época son tan antiguos como sentarse en el poto, nada nuevo hay bajo el sol y Julio César fue un político coimero y marullero como los otros, con la diferencia que dejó a su pueblo mucho mejor que como lo encontró y los romanos tuvieron el buen criterio de apreciarlo, por lo menos durante un tiempo. Para entender la política de hoy nada mejor que leer la historia de Roma, creo que los siglos  18 al 21 especialmente han sido una recreación de la historia de los romanos, ojalá que no terminemos igual, con circo, Nerones y Calígulas, pero algo de eso tenemos.

En Chile, supongo que nuestros equivalentes a Craso serían los nuevos ricos como las familias Luksic, Paullman y Angellini. Yo admiro a los nuevos ricos y me alegro por ellos, mal que mal son una muestra que en Chile existe movilidad social y eso se ve en los dos extremos, por un lado los que eran pobres como ratas hace algunas décadas hoy son billonarios y por el otro... bueno, tenemos a la Kenita Larraín, no es el único caso pero podría ser emblemático.

A diferencia de los ricos tradicionales que solían ser pechoños, conservadores y muy cercanos a la Iglesia Católica, nuestros Crasos son esencialmente oportunistas y para ellos la política es "un dato" del mercado que hay que aprovechar para saber tomarlo o dejarlo según convenga. Casi todos los nuevos ricos hicieron su fortuna al alero de algún gobierno o partido político.

Angelini entre los años 60 y 70 aprovechó la "revolución del pollo", se necesitaban enormes cantidades de proteína para producir los pollitos y junto con sus socios de la familia Zaldivar se hicieron millonarios produciendo harina de pescado. A Luksic no le fue nada mal durante la Unidad Popular: negoció la entrega de sus negocios malos a cambio de quedarse con los buenos, con lo que hizo la base de su fortuna. Estas negociacianes con la UP le valieron el ostracismo durante los militares pero con la vuelta de los políticos despegó, para convertirse en el hombre más millonario de Chile. Paullman, la segunda fortuna de Chile despegó entre los años 2003 al 2009 con un crecimiento de más del 30% en sus negocios.

Puede ser cierto que los nuevos ricos consideren la política como un dato, pero saben bastante bien lo que vale tener un buen dato en el momento adecuado. Creo que eso explica el apoyo cerrado de los nuevos ricos a Michele Bachelet, la oportunidad de negocios que se les abre con una persona sin caracter y manipulable, respaldada por una coalición que perfeccionó la corrupción durante 20 años, es un dato estupendo.

Pero no hay nada más frágil que el dinero, un día está y el otro se va. Recuerdo a Javier Vial, fue el hombre más rico de Chile durante los militares, luego vino la crisis y chao, terminó preso y murió varios años después sin pena ni gloria. Manuel Cruzat, el Rey Midas, también millonario de esos años hoy trata de mantener la cabeza fuera del agua, enfrascado con sus propios hijos en el juicio por quiebra. Si alguien hubiese dicho en 1978 que Javier Vial o Manuel Cruzat iban a perder su riqueza se habrían reido y lo habrían tachado de loco ¿Vial pobre? ¡imposible!.

Algo así le pasó a Craso, se lo comió la ambición, se quiso pasar de listo emprendiendo campaña contra Siria para quedarse con la riqueza de los Partos. Al principio todo iba bien, invadió parte de Mesopotania y se tomó Jerusalen, pero en la funesta batalla de Carre lo apresaron y dice la leyenda que lo hicieron beber oro fundido por angurriento. Así se desarmó el Triunvirato y -guerra civil mediante- Julio César llegó finalmente al poder.

¿Han escuchado la expresión "craso error"?, bueno ese fue el error de don Craso y de allí viene la frase.

Señores nuevos ricos, no les vaya a pasar lo mismo. Acuérdense que la plata fácil llega y más fácil se va. Los antiguos ricos -pechoños- al menos trataban de comprar la salvación de su alma dejando todo a la iglesia. Pero esos eran otros tiempos y otros ricos.

15 Comments:

Anonymous seba. said...

El maldito oligopolio ¡¡¡¡¡

peor que la libre competencia, y menos investigado que el monopolio.

10 de septiembre de 2013, 00:41

 
Blogger Ulschmidt said...

Craso sería Piñera, más completamente, ya que Piñera es el rico que quiso arrojarse enteramente a la política y ser cónsul - y lo logró.
Lo que debía hacer un romano prominente en aquellos tiempos es conquistar algo importante para Roma. Craso le apuntó a los partos, claramente ricos, y perdió. César le apuntó a unas tribus salvajes del Norte, los galos y otros celtas, y ganó, además de escribir uno de los clásicos de la literatura universal ("la guerra de las Galias") y dejar frase célebre (vine, vi, vencí). Hay que elegir enemigos derrotables.

10 de septiembre de 2013, 08:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Seba, yo en cambio no tengo nada contra los oligopolios, creo que son el objetivo natural de cualquier negocio, en estrategia competitiva se dice que más que maximizar las ganancias el objetivo es tomar una posición dominante que permita tener el mercado a favor.

La economía nunca va a funcionar con criterios "éticos" porque la ética es lo que le conviene a cada cual y nunca es la misma para todos.

Ulschmidt, buena comparación de Piñera con Craso: ambos millonarios y con ambición de poder político, pero creo que Piñera nunca fue un Craso pese al monto de su fortuna, ni se compara con los verdaderos millonarios porque ha hecho su plata en la bolsa y como socio en negocios muy buenos, es más bien como los Zaldivar, un político que ha aprovechado sus conexiones para hacer fortuna y le ha ido muy bien con eso.

10 de septiembre de 2013, 11:08

 
Blogger Jose Cornejo said...

Tomás:
lo dicho en tu columna, es el breve resumen de 20 años de errores políticos tanto de izquierda como de la nueva "dere$ha".

lo último de piñera es un "craso error" que lo distanciará de la posibilidad de ser reelecto el 2017.

10 de septiembre de 2013, 12:18

 
Anonymous Anónimo said...

El mas rastrero de los esclavos no se opone a la esclavitud porque sueña con ser amo....o capataz, por ultimo.

Asi con los apatronados: me alegro por su casa nueva, patrocito. Da gusto ver como la disfruta. Mande nomas.

10 de septiembre de 2013, 14:05

 
Blogger Ulschmidt said...

"El mas rastrero de los esclavos no se opone a la esclavitud porque sueña con ser amo....o capataz, por ultimo"

que frase maravillosa!! - yo le sacaría lo de amo, categoría a la que el esclavo de verdad no puede aspirar

"El más rastrero de los esclavos no se opone a la esclavitud porque sueña con ser capataz"

me parece que expresa mejor el concepto o, melodramáticamente,

"El más rastrero de los esclavos no se opone a la esclavitud porque sueña con ser el encargado del látigo"

por ejemplo. Me parece tan contundente como aquella frase de Lenin

"Cuando empecemos a ahorcar capitalistas se pelearán entre ellos para vendernos la soga"

10 de septiembre de 2013, 14:35

 
Blogger Nervio said...

"El más rastrero de los esclavos no se opone a la esclavitud porque sueña con ser capataz"

20 años de concertacion muestran que es la pura y santa verdad

10 de septiembre de 2013, 14:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay un "craso error" en la idea que la gente que tiene muchas cosas es libre y el que no las tiene es esclavo, la libertad es completamente diferente a esa idea absurda.

Los que son "esclavos" y lo pongo entre comillas porque se esclavizan por voluntad propia, son los que buscan la seguridad en la posesión de riqueza. El trabajador asalariado es un esclavo de su miedo y el millonario es esclavo de sus posesiones, porque no cuesta nada perderlas.

Como dice la canción "libertad no es otra cosa que no tener nada que perder", el vínculo entre riqueza y libertad salió de los proto-socialistas franceses y Marx lo recogió con entusiasmo como un modo de interpretar la historia a partir del "hombre económico". Es una de las ideas más tontas de Marx, que tuvo muchas otras grandes ideas para su época, de ser cierta solo los millonarios serían felices y eso obviamente no es reral. Muchos sin tener un peso vivimos felices de la vida.

Lo que pasa es que esas son ideas muy funcionales a los que cazan giles en la política, de eso viven al fin y al cabo.



10 de septiembre de 2013, 14:51

 
Anonymous Renzo G. said...

Te parece que los nuevos ricos estén apoyando a Bachelet porque saben que seguirán ganando plata de lo lindo? Bueno, tú dices que es muy probable que Bachelet no haga nada importante de lo que dice, como cambiar la Constitución y emular a la UP en una versión medio "light". Hasta ahora no se han manifestado en su contra, lo que es un buen dato. Cuando eligieron a Allende la oposición y el miedo que despertaba su programa entre la élite y el empresariado era real, pero no parece ser el caso con Bachelet

10 de septiembre de 2013, 16:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Bachelet no tiene caracter para hacer nada, es indecisa y tibia, en eso se fundamenta su fuerza electoral. Pese a la retórica Chile está muy lejos de las ideas socialistas, no veo por que preocuparse tanto.

Claro que se arruinará la economía pero eso es algo que viene con el gobierno que sea, prefiero que la concertacion se lleve la culpa

10 de septiembre de 2013, 20:16

 
Anonymous Wilson said...

Permitanme la disquisicion: el mas versado de los esclavos sueña con ser capataz.

10 de septiembre de 2013, 21:28

 
Anonymous Wilson said...

O si la vuelta de tortilla es muy fuerte: con ser comisario politico

10 de septiembre de 2013, 21:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No está demás recordar esto:

No está demás recordar:

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

10 de septiembre de 2013, 21:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

10 de septiembre de 2013, 22:24

 
Anonymous Seba said...

Tomas , puede ser.

Pero si el mismo oligopolio se repite en la industria de las farmacias , supermercados, la banca, artículos de construcción está muy mal .

Ese es el punto. Regulación.

Uno puede ganar mucha plata ( es el objetivo de la empresa); pero es el estado quien debe regular y evitar que los consorcios se adueñen de todos los sectores.

Y ni hablar cuando se integran verticalmente ( ya sea para adelante o atrás), hacen del consumidor un esclavo.

Por eso antes que oligopolio, prefiero mas competencia; si ya hay múltiple demanda; porque no promover múltiples oferentes ?

Saludos

11 de septiembre de 2013, 13:42

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas