Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

No tomo más

lunes, 3 de febrero de 2014


Ahora si que no tomo más. Anoche nos juntamos con mi viejo perro amigo y compañero, el chico Medalla, consiguiendo llegar a una meta muy ambiciosa: nos tomamos una botella de pisco Mistral los dos solitos mientras arreglamos el mundo y dejamos varias cosas en claro en una interminable conversación de borrachos que duró hasta casi la amanecida.. El año pasado prácticamente no me emborraché, ni siquiera para el año nuevo, así es que aproveché de ponerme al día, estoy muy orgulloso del gran logro físico, biológico y psicológico que significa tomarse una de pisco entre dos. Es como haber ganado una maratón. Supongo que tendré que hacerlo más seguido para no perder el training.

A diferencia de otra gente que le hace mal el trago, a mi me hace muy bien, jamás me he enojado borracho, todo lo contrario, me pongo muy alegre, relajado, soy más sincero y en general lo disfruto bastante. Tal vez por eso, igual que con los puros, nunca me emborracho más de dos o tres veces en el año, sigo al pie de la letra ese consejo que dice "de lo bueno, poco" porque sería una lástima que se convirtiera en un hábito y dejara de darme tantas satisfacciones.

Tomé mi primer trago de licor a los catorce años acá mismo en Arica, cuando estuve viviendo el año 1969. Luego me fuí para Chiloé donde no hubo un solo fin de semana que no lo pasara borracho: viernes, sábado y domingo, excepto para las vacaciones cuando iba a casa de mis papás en Quellón. Claro que a partir del segundo año me quedaba las vacaciones en la casa de los Norambuena -Jipolou, para no perderme las borracheras de fin de semana. Había un bar muy famoso llamado "La Golosina" donde iba todo el pueblo, ah, tiempos aquellos.

Entre 1974 y 1980 más o menos, es decir cuando estudié el Inacap y la universidad prácticamente no probé el alcohol, porque no tenía ni para comer así es que menos para tomar. Afortunadamente para mi el trago no fue jamás un vicio sino fuente de grandes momentos. Creo que solo vale la pena tomar para celebrar y para divertirse, no se me ocurriría tomar para consolarme o para olvidarme de algo, para eso hay formas mucho mejores.

En 1981 empecé a trabajar y ganar algo de plata así es que volví a tomar, en esos años me aficioné a la cerveza, un gusto que conservo hasta el día de hoy. El vino fue lo que más me costó aceptar, tuve que tomar bastante antes que me acostumbrara, pero ahora ya puedo decir que no le hago asco. Nada que contenga alcohol puede ser malo.

Recuerdo cuando estudiábamos en la universidad para la inauguración del Campus Norte, hubo una gran fiesta donde tuve el honor de emborrachar a mi compañero Dietram Eitner, que nunca en su vida había probado el alcohol, ¡como estaba eufórico! creo que es una de las pocas buenas acciones que he hecho en mi vida, es de las cosas que me enorgullezco.

Cuando fui a Japón mi training alcoholico me ayudó mucho, allá los negocios la borrachera y mujeres son inseparables. Si un japones se emborracha contigo es que ya te has ganado su confianza, aunque no me trago mucho esos cuentos de la sabiduría oriental, creo que el estilo que tienen para hacer negocios es muy agradable y sofisticado. Algo parecido ocurre en Perú, el año que estuve en la Municipalidad de Tacna todos los meses era cumpleaños y fiestas, allá si que hice grandes amigos y mejores amigas

El alcohol convertido en un vicio puede ser peligroso, como cualquier otra cosa, es la dosis que hace al veneno. Yo llevo dos amigos muertos de cirrosis y uno de sobredosis, mientras que a otros van en camino yo siempre les digo que moderen pero no dejen de tomar, cuando un borracho deja de tomar, fijo que se muere.

Otro problema son los transformer, o sea que tienen mala borrachera y les salen todos los aspectos oscuros de la personalidad que cuando están sobrios se las arreglan para controlar. Yo creo que el alcohol simplemente muestra a la gente tal como es en realidad porque les suelta los frenos, muchas personas que guardan resentimiento, son violentos o tienen un ego incontrolado se les nota a partir de unas cuantas copas. Otro problema muy grave es para las personas que tienen tendencia a la depresión, esos si que no deberían probar ni una sola gota, por desgracia muchas veces toman creyendo que les va a ayudar, craso error.

En fin,solo quería rendir un pequeño homenaje a la chilenísima piscola, a la cerveza y al vino, al gin, el vodka, a los clery de frutillas o durazno o el melón con vino, aunque todavía me dura la resaca de anoche. Ahora si que no tomo más, pero tampoco menos.

21 Comments:

Blogger hugo solo said...

Tomas ese es whisky chileno el color la botella se que hay whisky de color blanco y el pisco era de color blanco como el aguardiente pero bueno todo sea por el diseño y los sueños.

3 de febrero de 2014, 05:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El Mistral es añejado en roble, por eso tiene ese color y olor a madera. queda muy bien con la Coca-Cola.

3 de febrero de 2014, 09:46

 
Blogger hugo solo said...

Otro producto de la marca Luksic.

3 de febrero de 2014, 10:56

 
Blogger Jose Cornejo said...

"Mas vale borracho conocido que alcoholico anónimo"

tu columna nos cayó como anillo al dedo.

un etiqueta negra a tu salud!

3 de febrero de 2014, 11:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

"Entre ponerle y no ponerle, es mejor ponerle"
Salud

3 de febrero de 2014, 11:52

 
Blogger hugo solo said...

Mas el nombre de la poetisa que segun wikipedia esta dedicado en su nombre.ñ

3 de febrero de 2014, 12:45

 
Blogger Ulschmidt said...

A ver, el costado poético de todo esto:


"¡toda mi juventud florece hoy de nuevo!

¡vino, vino!

¡que tus llamas me abracen!

vino, no importa cuál...

yo no soy difícil.

creédme, el mejor lo encontraré amargo, ¡como la vida!


procurad despertarme con vino.
lavadme con él si persisto en mi muerte.
hacedme con pámpanos mi mortaja y enterradme
en un jardín con rosas que recubran mi tumba.


cuando me
eclipse la
sombra de la muerte y

se sujete el hacecillo de

mis días, os he de llamar,

amigos míos,

para que me conduzcáis al
sepulcro.

en polvo
convertido, modelaréis
un ánfora que colmaréis
de vino. quizás entonces
me veréis resucitar."

Omar Khayam

3 de febrero de 2014, 13:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Bien Ulschmidt! hay volúmenes dedicaaados al alcohol, como este de Li Po:

Entre las flores, un tazón de vino
bebo solo, ningún amigo está cerca.
Levanto mi Copa, invito a la Luna
y a mi sombra, y ahora somos tres.
Mas la Luna nada sabe de bebidas
y mi sombra se limita a imitarme,
pero así y todo, Luna y sombra serán mi compañía.
La primavera es época propicia para el goce.
Canto y la Luna prolonga su presencia,
bailo y mi sombra se enreda.
Mientras me mantengo sobrio, somos alegres juntos,
cuando me embriago, cada uno marcha por su lado
jurando encontrarnos en el Río de Plata de los Cielos.

3 de febrero de 2014, 14:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No puede ser malo algo que provoque textos tan inspirados:

"ESTA es mi copa, ves
brillar la sangre
detrás del filo del cristal?

Esta es mi copa, brindo
por la unidad
del vino,
por la luz desgranada,
por mi destino y por otros destinos,
por lo que tuve y por lo que no tuve,
y por la espada de color de sangre
que canta con la copa transparente".

Pablo Neruda
Las manos del día

3 de febrero de 2014, 14:06

 
Anonymous Claudio said...

Nada como una piscola con mistral. Este trago lo vengo repitiendo desde hace tiempo y no me aburre. Claro que en cantidades más que moderadas, nunca media botella de un viaje, terminaría llamando a Waldo y Ulloa juntos.

3 de febrero de 2014, 14:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Claudio, creo que el Mistral es una evolución del pisco chileno, la idea de guardarlo en madera fue buena porque combina perfecto con la Coca-Cola, es especial para la piscola.

Yo normalmente me tomo una piscola de bajativo cuando vamos a una parrillada, es especial para los comentarios finales después de comer. Una botella entre 2 fue excepcional, hacia tiempo que no agarraba una buena mona, debía ponerme al dia :D

3 de febrero de 2014, 14:25

 
Blogger Frx said...

La semana pasa en la casa de un amigo me tomé 2 latas de cerveza y anduve un poco arriba de la pelota y pude comprobar por segunda vez que con copete soy más chucheta XD.

3 de febrero de 2014, 15:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

hay que medirse para ttoomar. No mas de 5 litros en la noche. Además la cerveza es alimento

3 de febrero de 2014, 15:19

 
Blogger Rodrigo L. said...

La Cerveza es alimento, antiguamente se le llamaba Pan Liquido.

Años que no pruebo la Piscola, es que la ultima borrachera con Pisco aun me nubla la conciencia y me mareo de solo sentir ese olor.

Durante años he dejado botada la Piscola y he tomado Ron, ya me aburri del Ron Cola ahora solo a las Rocas, en cuanto me aburra de ese no se que sigue... Wisky?

Volvere algun dia a la Piscola? , nadie sabe, talvez esos piscos de mala muerte no se comparan a un Mistral o Alto del Carmen, haremos el sacrificio de en el proximo carrete probar una piscolita.

Por mientras las botellas de vino se añejan en mi cocina ya que solo lo tomo en ocasiones con mas gente, cuando estoy solo un cortito de martini con la aceituna verder, menta ó manzanilla con fernet.

He pensado convetirme en abstemio pero las ganas me duran hasta que me ofrecen el primer trago.

3 de febrero de 2014, 18:14

 
Blogger Frx said...

Bueno, 2 latas me agarraron porque hace tiempo que no tomaba esa cantidad y hablando de cerveza, dicen que los egipcios la habrían descubierto.

3 de febrero de 2014, 18:36

 
Blogger hugo solo said...

La primera ley de pureza de la cerveza existia en el tiempo de los faraones.

3 de febrero de 2014, 19:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La cerveza es un derivado de la chicha, que ezaes la bebida alcoholica más antigua que existe, muchoantes de los egipcios. A los trabajadores de las pirámides (no ern esclavos) les pagaban con pan o cerveza, que se hacía fermentando migas de pan y se tomaba con una cañita (de ahi lo de pan liquido). La cerveza actual nació a principios de la edad media en Europa cuando agregaron el lúpulo a la chicha

3 de febrero de 2014, 19:08

 
Anonymous Ricardo said...

Hola Tomás, ya que me gusta recomendar libros, tu entrada me hizo recordar la excelente novela autobiográfica "John Barleycorn", las memorias alcohólicas de Jack London:

https://ia700301.us.archive.org/35/items/johnbarleycorn00londrich/johnbarleycorn00londrich.pdf

Saludos

3 de febrero de 2014, 19:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja, no tenia idea que Jack London igual le ponía. Bonito el formato del libro escaneado, debe ser del año de la pera, empezaré a leerlo ¡gracias!.

El de Ellul estaba buenísimo

3 de febrero de 2014, 19:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

JA! "cuando las mujeres tengan derecho a voto votaarán por la prohibición" esas cosas solo se dicen bajo los clarvidentes influjos del alcohol. Me acordé de mis propias conversaciones de curado
http://www.youtube.com/watch?v=2js6tAGtMl4
http://www.youtube.com/watch?v=AS99I5IfNrA

3 de febrero de 2014, 19:45

 
Anonymous Ricardo said...

Ojalá lo leas, no tiene pierde, yo me la leí de corrido, no la podía soltar, sobre todo porque me recordaba experiencias personales jeje. Trata sobre esa delgada línea que separa al alcohol como "bencina social" del alcohol como adicción. Dato trivia: aquí hace aparición por primera vez la típica alucinación alcohólica que ya es parte de la cultura popular.

Saludos

3 de febrero de 2014, 19:48

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas