Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El viejo liceo otra vez

sábado, 8 de febrero de 2014



 Creo que ya habia colocado esta película del Liceo Valentin Letelier en los años 30, yo estudie alli entre 1964 y 1967 y era igualito, estudié en el local que muestran, en mi época era el Anexo 730, la quinta de don Diego Portales, si en 1930 ya estaba en mal estado, imaginense 35 años más tarde, a los pisos les faltaban tablas y las salas estaban adornadas con animales disecados. Siempre me pregunté de donde diablos habrían conseguido un ornitorrinco, que estaba entero comido por las polillas.

La casona que aparece hacia el final de la pelicula es donde vivía el rector don Luis Galecio. No me canso de ver la película, por eso la puse de nuevo, me produce esa sensación de "así era" "así es como lo recuerdo". Incluso la mayoría de mis recuerdos de esos años son en blanco y negro, porque así era casi todo el material gráfico de la época, los diarios y revistas como Vea y Life que apenas usaban colores.

Las clases de gimnasia con el temido salto del caballete, aterrorizantes. Las peleas de box que era como se arreglaban todas las diferencias de opinión y terminaban cuando aparecía la primera sangre. La visvisección de las ranas, los profesores con abrigo y sombrero. El polígono de tiro quedaba a pocas cuadras, en el Salto chico, donde se disparaba con rifles calibre 22 y se hacían los movimientos de formación ¿exitirá todavía?.

En las actividades fuera de clases nos visitaba Manolo Gonzales -famoso en esos años- regalando alcancías del Banco del Estado. Ah bueno, disculpen por haberles repetido el plato pero la nostalgia fue más fuerte. Y que no se me olvide el juramento del Decálogo del Liceo, que tenía en el punto 1 la fidelidad (me acordé de un amigo), aunque creo que había un punto 0 no escrito y mucho más importante: la obediencia, ese si que era un principio sagrado. En fin, basta de chocheras, mejor vamos a otra cosa.

Necesitaba mandar un email privado a alguien que no tiene GPG ni tampoco tiene idea de encriptación o nada por el estilo. No me hacía maldita gracia enseñarle un asunto que es por naturaleza enredado, así es que me puse a buscar una alternativa igual de segura pero sencilla de usar, hasta que la encontré.

Habiendo usado PGP y GPG por un montón de años siempre me irritó todo ese enredo de claves públicas y privadas. Cuando tomé en Coursera el curso de criptografía con Dan Boher, de la Universidad de Stanford, por primera vez me dejó clara la película sobre el uso  práctico de estas cosas.

El asunto es que si tenemos alguna forma segura de intercambiar una buena clave con la contraparte, la criptografía de clave pública ya no es necesaria, podemos usar criptografía simétrica con una sola clave que conozcamos ambos y para eso existe el algoritmo AES (Advanced Encripted System) que hasta el momento no se conoce forma de romperlo.

 Resulta que el programa de compresión 7zip es Open Source y tiene implementado el AES, tampoco se le conoce puntos débiles a la implementación (que suele ser el talón de Aquiles en estos casos) así es que bsta con comprimir un archivo con ese programa usando una buena clave, compartida en persona, para tener una privacidad fuerte sin necesidad de toda la faramalla del GPG.

La cosa es que se pueden intercambiar mensajes encriptados sin problema usando el 7zip, encriptación fuerte y bastante confiable hasta donde yo se.. Creo que es una buena opción para mandar mail privados y la recomiendo, siempre que puedan acordar una buena clave personalmente.

A propósito de los comentarios del post anterior me acordé del libro Nuestra Inferioridad Económica de Francisco Encina, justo ahora lo estoy releyendo después de muchos años y creo que valdrá la pena comentarlomás adelante. Creo que es un libro que deberían leer todos los chilenos, estén o no de acuerdo con lo planteado, porque tiene datos e ideas muy interesante. Ya habrá tiempo para comentarlo.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas