Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La pobla

lunes, 21 de abril de 2014



Que emoción, gracias a un twit de Cristian Medina me encontré con un video de la Población Santiago cuando recién fue inaugurada en el año 1966 (el video original del archivo de Associated Press se puede ver aquí). El lugar era un potrero al que le pasaron máquina y en esas media aguas vivimos un año y medio o dos, no recuerdo bien, después la Corvi construyó buenas casas de madera y  pizarreño que duran hasta el día de hoy, gracias a San Google Maps se puede ver la que era nuestra casa, tal como está ahora


La casa que tiene unas piezas celestes de segundo piso (esas las hicieron después) es de Diagonal Santiago Nº 4641, que fue nuestra casa hasta 1968. Al lado izquierdo vivía don Mario Soto, tornero repujador de Somela, la casa siguiente era de los Merino y al otro lado don Orlando, carnicero. Todos veníamos del mismo barrio, la calle Juarez de Recoleta, que se derrumbó completa con el terremoto y éramos casi una familia, todos muy amigos, especialmente después de las pellejerías que pasamos los dos primeros años, sin agua, con pozo séptico y con las media aguas que se ven en el video. Lo bueno que tiene esa población son los grandes espacios abiertos. Por el frente corría el ferrocarril a San Antonio, cuya línea se alcanza a ver en el video.

Hacia el otro lado (es decir hacia la Alameda, para los que conocen el lugar) estaba la temible Población Nogales, cuna de los delincuentes más famosos de Chile. Allí vivía en esos años Victor Jara, que tenía familia tambien en nuestra población pero yo no lo recuerdo para nada, lo vine a saber hace muy poco tiempo, debe haber sido unos cinco años mayor que yo. Lo que si tuve muchos amigos hampones, especialmente uno muy temido que le decían "el bistec" por un gran tajo en la cara, ese era mi gurú y solo tenía algo más de mi edad.

En el primer año que llegamos iba a escoltar a mi mamá cuando llegaba por la noche, porque la micro la dejaba a varias cuadras "acá anda gente mala señora" le dijo la primera vez y mi mamá casi se muere de susto, después le dijo que era amigo mió y en poco tiempo se hicieron muy amigos, iba a tomar te a la casa y contaba como "colgaba" a los giles, mi mamá tenía la cualidad de no escandalizarse de nada así es que nos llevamos muy bien hasta que lo metieron preso y no supimos más "¿que será del bistek?" pasó a ser una broma familiar.

Ah que años maravillosos, en 1967, en el patio de esa casa fue el día más feliz de mi vida. Me estaba comiendo un rico durazno tirado al sol y pasó un avión -el aeropuerto de Cerrillos estaba al lado y los aviones pasaban muy bajos- algo pasó que me irracionalmente felíz y me di cuenta, pensé que ese iba a ser el día más felíz de mi vida y así fue. Nunca volví a sentirme así de nuevo.

Pese a que puse "El pueblo unido" en esos años muy pocos pensaban que Allende podía salir presidente. Ahora, pasados los años, la gente cree que todo Chile era de la Unidad Popular en los sesentas, pero no era así, en la población eran en su mayoría demócrata cristianos, mi mamá era dirigenta del partido y para las elecciones se aparecían por la casa Bernardo Leigthon, Gumucio y otros peces gordos. Yo que era electrónico embrionario, junto con mi primo Mario nos encargábamos de los enchufes y las extensiones para la amplificación y luces, que íbamos a comprar a Ticino con fondos del partido, todo sea por la causa.

En esos años la Democracia Cristiana era el partido más grande de Chile, pero el gobierno de Frei empezó a decaer muy pronto y el partido se empezó a dividir. Una fracción importante, arrastrada por los curas jesuítas de ese tiempo, pensaron que para evitar el comunismo la DC debía presentar un programa izquierdista y así fue como Radomiro Tomic escaló para llegar a hombre fuerte del partido, su discurso era prácticamente idéntico al de Allende. Ese fue el fin de la Democracia Cristiana, desde entonces todo fue en declive para ellos.

Alessandri era el candidato favorito para 1970, casi no tenía enemigos y su estilo muy frugal lo hacía popular en el chileno medio, su sobrenombre era "el paleta" que en jerga de esos años significaba alguien buena gente. Pero no contaban con la televisión, para lo que no estaba preparado, una toma de sus manos temblando y la virulenta campaña en contra del diario "Clarin", que lo acusaba de homosexual y le colocó "la señora" hicieron mucho daño a su candidatura. Ni se imaginaba Darío Saint-Marie, dueño del Clarin, que con eso se estaba haciendo un hara-kiri.

La elección tuvo un resultado muy estrecho: Allende ganó con 36.6%, Alessandri segundo con 34.9% y último Tomic con 27.8%. Kapput la Democracia Cristiana. El triunfo de Allende fue una sorpresa para muchos, el año 1970 cuando fueron las elecciones yo vivía en Ancud, Chiloé, era simpatizante de la Unidad Popular y no me lo podía creer. Marchamos con antorchas a la casa del diputado -que ya ni me acuerdo como se llama- todos con muchas esperanzas. Ni nos imaginamos como vendría la mano.

Ah, un montón de recuerdos, todo por un video. Pero me trajo a la memoria esos bonitos años, cuando yo era el feliz e indocumentado.

10 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Se comía un durazno, pasó un avión y supo que ese sería el día más feliz de su vida.
Mravilloso! - debió tomar la pluma e iniciar ahí mismo las Revelaciones de Tomás, o cosa por el estilo.

21 de abril de 2014, 14:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En mi aburridísima vida esa fue una de las pocas cosas raras que me han pasado, fue super extraño

21 de abril de 2014, 14:29

 
Blogger Jose Cornejo said...

Interesante. es la misma reacción que tuvo mi sobrino cuando nos colocamos en el camino Renca - Lampa que colinda con el sector norte de las pistas de aterrizaje del AMB.

Es curiosa la forma de como comentas esos "pasajes" que quizás algun historiador neutral querría para si contarlas. bien aterrizadas, bien normales, bien de ciudadano común y silvestre. lejos de la rimbombancia de los discursos bien elaborados.

Saludos Tomás.

21 de abril de 2014, 15:19

 
Blogger Ulschmidt said...

epifanías, momentos de iluminación.

21 de abril de 2014, 15:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Epifanía, claro, algo así debe haber sido. Son cosas que pasan cuando chico supongo porque después ni por broma.

La situación política así es como la recuerdo, la población Santiago eran muchos demócrata cristianos al principio por el origen del lugar: el gobierno nos había dado esos sitios, la gente no se acuerda ahora de la "revolución en libertad" que entre 1964 y 1968 más o menos arrastraba mucha gente, los porcentajes de gente que votaba eran muy altos y la política un poco menos sucia que ahora, habían prohombres en casi todos los partidos.

21 de abril de 2014, 18:30

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas, vivistes lindos tiempos allí, pero en peligro por lo de las "casas de Pizarreño". Las planchas, cubre-techumbres y cañerías de Pizarreño eran de asbesto (creo que) mezclado con cemento.

El asbesto es un mineral filamentoso de muy peculiares propiedades que se utilizaba para materiales de construcción, tenidas (trajes) protectores de las llamas como las que usaba Steve McQueen cuando corrís autos (y ya sabes de qué murió prematuramente) y otros implementos aislantes del fuego, etc. No debiera utilizarse porque es un potente inductor de cáncer al pulmón y mesoteliomas pleurales.

Eso ya era claro en los años '50, pero como los efectos demoran años en aparecer, la empresa Pizarreño apostó al "tieme lag" y llenó a Chile con su generador de cánceres que, ocultada la verdad, parecían ideales y no eran caros.

En Perú se prohibió su utilización sólo en el año 2013, pero en Chile ya se había prohibido el año 2001. Muchísimas casas se construyeron con planchas Pizarreño para cubrir la techumbre y muchísimas recibían agua potable vía tuberías con asbesto. No se sabe cuántas de ambas perduran ni qué se hizo con los materiales retirados. La empresa Pizarreño nunca asumió cabalmente sus responsabilidades y se acusa a la Asociación Chilena de Seguridad de desentenderse de los trabajadores de Pizarreño, laboralmente afectados por la asbestosis. Todo el tema de la asbestosis implica un tremendo escándalo y muuuuuchas muertes, pero es un tema que se le ocultó a la ciudadanía, la que nunca supo nada de ésto. Y es un problema mundial: en Canadá, por ejemplo, se prohibió su uso en el año 2000, pero desde allí se siguió exportando asbesto a países subdesarrollados como India y otros y no sé si allí aún se sigue utilizando. Con pocas excepciones, las autoridades y los medios de muchos países del mundo siguen ocultando una horrible verdad: el asbesto es un potente asesino y ciertamente no ha sido erradicado. Por ahora no sé cuántas construcciones, no todas modestas, siguen contaminadas en Chile. Tiendo a creer que nadie lo sabe.

Aunque los materiales hayan cambiado, queda un lamentable concepto: todo lo que sea de Pizarreño, por lo menos está contaminado por un pasado con una inmensa dosis de angurrienta irresponsabilidad y daño a la comunidad.

22 de abril de 2014, 01:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que interesante lo de la abestosis doctor, claro que recuerdo que mi casa era de asbesto y también las tuberías, pero me parece que eran las del desague, no recuerdo bien.

Me parece que acá en Arica hay poblaciones que hicieron con exteriores de asbesto y todavía deben existir, el techo de mi casa, al menos la parte antigua es de Pizarreño y seguro que de puro asbesto igual que el techo del garage.

Me imagino que si ataca los pulmones el problema debe ser el polvillo, principalmente con los que trabajan cortando esas planchas, nosotros estuvimos expuestos a todo eso cuando construyeron las casas en Santiago, porque jugabamos en la construcción pero hasta ahora me he salvado y mi mamá se murió de un ataque al corazón.

Esa es la enfermedad familiar y espero que también sea mi muerte, ojalá en la mitad del más dulce de mis sueños, por eso como toda la grasa y colesterol malo que pueda porque ya que me voy a morir espero que sea rápido.

Con el cáncer yo siempre he tenido la duda si el aumento en tiempos modernos no se deberá al diagnóstico temprano. Tal vez -y esto es solo una especulación mía- antes la gente igual tenía cáncer pero se le remitía solo, o se desarrollaba tan lento que se morían de otra cosa antes.

Es muy extraño que hoy haya más enfermos de cáncer que antes si supuestamente cada vez van prohibiendo, eliminando o combatiendo cosas consideradas como peligrosas (tabaco, ontaminación, etc.). Mi impresión es que antes vivíamos en ambientes mucho más contaminados que ahora.

22 de abril de 2014, 01:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y claro, esos años fueron maravillosos. Nunca lo volví a pasar tan bien como entre 1966 y 1968, la mejor época que recuerdo.

P.D. le pasé el dato a Cordelia ¡MUCHAS GRACIAS! :D

22 de abril de 2014, 01:53

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

No es sólo el polvillo, basta que vivas rodeado de algo de Pizarreño y eso es lo terrible. Saca todo eso, pero quien lo haga debe protegerse con mascarillas especiales. Lo que nadie sabe es dónde dejar a ese veneno asesino. Todos los chilenos que no vivimos en casas de adobes o súper modernas, aspiramos más asbesto que lo que es prudente. La muerte por cáncer pulmonar tarda y es lenta y fea, fea ¡Gracias, Pizarreño! En esencia, no hay (creo) mayor propensión al cáncer que antes, es sólo que ahora estamos más expuestos a cancerígenos que se potencian entre sí y somos más los viejos que han acumulado harto de eso.. Y claro, hay excepciones, como el maldito cáncer de vesícula que hoy mata a más mujeres que el cáncer mamario o del útero. Tenemos en eso algo así como un récord mundial; lo generan los cálculos principalmente, pero no sé porqué se ha hecho tan desastrosamente frecuente..

22 de abril de 2014, 03:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Diablos, ojalá me muera del corazón antes! tengo que subir el colesterol malo para que se me tapen luego las cañerías.

Uno vive demasiados años ahora, la mayoría de las personas de mi edad (59) hace un par de siglos ya estaban bien muertos. Debería haber un procedimiento para que llegado a cierta edad poder morir contento, como en el "Mundo Felíz" de Huxley.

22 de abril de 2014, 09:59

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas