Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Arica sin identidad

lunes, 3 de agosto de 2015


Tiempo atrás íbamos con un amigo por el sector de las "casas chuby", una extensa pampa a los pies del Cerro Chuño donde se construyeron varios cientos de viviendas sociales, él me comentaba que era el lugar con menos identidad que había visto en su vida, ni siquiera era feo, sucio o particularmente pobre, simplemente era desabrido, sin nada especial. Una colección de galpones y casas idénticas alrededor de anchas avenidas construidas sobre el arenal. Y me dijo que -pensándolo bien- tal vez esa era la verdadera identidad ariqueña: no tener identidad.

Gran parte de la ciudad es así, cuando vino un amigo de Londres le llamaba la atención el casco viejo de la ciudad sin ningún atractivo y lleno de grandes locales en ruinas, tapados por los graffitis, edificios deshabiados. Hay sectores completos sin identidad que ni siquiera son demasiado feos, como las poblaciones San José, Pampa Nueva, Cerro La Cruz o la propia 11 de Septiembre.

¿Falta de identidad? Claro que no, lo que pasa es que Arica no tiene nada pintoresco. Tal vez por su trazado urbano, que es uno de los mejores de Chile, existe una cierta uniformidad paisajística a la que conspira el hecho que la ciudad está construída sobre un gran arenal donde nada crece espontáneamente, hasta la mala hierba hay que mantenerla para que no se seque.

En el extremo opuesto está Valparaíso, lleno de pintorequismo, aunque sea feo, sucio y maloliente, tambien es bizarro y colorido. Al menos tiene buen lejos, como Iquique y muchas otras ciudades por el estilo.

Durante los años de la Junta de Adelanto trataron de convertir a Arica en una ciudad jardin, como Viña del Mar, pero el hecho de estar en el lugar más árido del mundo, donde jamás llueve, hace que sea titánica la tarea de mantener áreas verdes, muy costoso además en una época en que a los políticos solo les interesa robar.

En mi imaginario el paisaje de Arica me aparece como un arenal con piedras y Escombros. Ese es el estado natural de la ciudad, no porque seamos sucios (la ciudad es bastante limpia comparada con otras) sino porque no conocemos la lluvia, esa especie de ducha natural que tienen casi todos los lugares del mundo. Sin lluvia ni viento acá las cosas se conservan por miles de años, por eso tenemos las momias tan antiguas. Entre las curiosidades de Arica, compartida con muchas otras ciudades del desierto, están esos feos arenales que a veces llamamos "plazas"

Sin embargo Arica está repleta de identidad, claro que que solo la conocemos y apreciamos los locales. Los ariqueños somos tan especiales -para no decir raros- que fácilmente se nos podría considerar una sub especie aparte de la raza humana. A fines de los noventas escribí la Autopsia del Ariqueño Neto, que hoy anda perdida por problemas en mi servidor y se trataba de los resultados encontrados al hacer la auptopsia a un verdadero ariqueño. Aquí va un pequeño análisis de los hallazgos al estudiar sus organos:

AUTOPSIA DEL ARIQUEÑO NETO

Charlatán y Cuentero
El ariqueño neto cuenta con una boca especialmente dotada para hablar y hablar y hablar. Sus mandíbulas tienen un soporte muscular adicional y su lengua es del tipo heavy duty lo que le permite charlar durante horas y horas. La verdad es que eso es lo único que hacen los ariqueños durante gran parte de su vida.

Esta conformación fisiológica especial es reforzada con la práctica constante debido al ejercicio de amanecerse durante casi todos los fines de semana de su vida juvenil en la Isla del Alacrán, luego, cuando envejece, el ariqueño neto y sus amigos se las arreglan para meterse a un club, hacerse asiduos de un restaurant o entrar a la masonería con objeto de seguir cultivando este don que con el tiempo se transforma en un vicio adictivo.

Existe un grupo de viejos que se juntan a conversar todos los días sábado en la mañana, en la calle 21 de Mayo desde hace más de 20 años (por lo menos hasta donde me llega la memoria), los mismos, cada sábado durante décadas, conversan parados en la calle mirando a las chicas cual viejos verdes. El efecto colateral de esta desmedida adicción a la charla es que los temas de conversación se acaban y entonces el ariqueño neto se pone mentiroso y comienza a inventar cuentos y mentiras para no quedarse sin tema. Que es lo mismo que estoy haciendo yo, ahora mismo con esta "Autopsia del ariqueño neto"

Amor a la Pachamama 
El ariqueño neto siente un profundo amor por su tierra y sus tradiciones, antes de tomarse un trago a menudo bota algo al suelo, lo mismo que cuando por fin llega a adquirir una propiedad, lo primero que se le ocurre es "challarla", esto es, esparcir trago por los rincones para la buena suerte.

Viviendo en uno de los lugares más impresionantes del mundo, entre el desierto y el altiplano donde comprueba a cada rato lo limitada que puede ser la mano del hombre comparada con la naturaleza, el ariqueño neto sabe que el progreso y el confort son cosa de nada, que puede desaparecer al primer remezón fuerte de la tierra o a la primera salida del mar. Por eso el ariqueño neto ama al desierto y cuando se tiene que alejar de él se lo comen los piojos de pura nostalgia.

Amor por la Colonia
El ariqueño neto es a menudo hijo, nieto o bisnieto de inmigrantes y las colonias italianas, croata, española, china, peruana, ecuatoriana, boliviana y tantas otras están siempre presentes en un rinconcito del corazón del descendiente. Yo mismo tengo antepasados chilenos, croatas y bolivianos, en cambio mi hijo los tiene chilenos, croatas, griegos, bolivianos, peruanos y aimaras.

Es por eso que Arica es sin duda la cuidad más cosmopolita de Chile y donde la gente es más tolerante y desprejuiciada que en ninguna otra parte. Estamos llenos de descendientes de aimaras y el ariqueño neto podrá decirles en broma paitocos, pero en el fondo les tiene bastante respeto, sustentado a menudo en que depende de uno de esos paitocos para ganarse la vida.

Todos los años se hace en Arica el Festival de Colonias donde los hijos de los descendientes de inmigrantes se disfrazan igual que sus antepasados, hacen bailes típicos y todo eso. Es algo que el ariqueño neto se toma bastante en serio.

Aquí se Esconde el Bagallo
Todo ariqueño neto que se respete ha sido, por lo menos en alguna etapa de su vida, contrabandista. Viviendo en una ciudad fronteriza donde siempre convendrá traer o llevar algo, el ariqueño neto tiene una cultura atávica del matuteo.

Esta es una de las pocas oportunidades en que el ariqueño neto gasta unas gotas de adrenalina, sustancia que por alguna misteriosa razón parece disolverse rápidamente en el organismo de los naturales. Los ariqueños no producen sino trazas de esa sustancia y, en general, al ariqueño neto no le interesan las emociones fuertes de ninguna especie.

Bolsillos Absolutamente Limpios
El ariqueño neto jamás llega a sufrir de miseria, que es cosa desconocida en nuestra ciudad, sin embargo, nace, crece, se desarrolla, se multiplica y muere en una pobreza franciscana.

El ariqueño neto es aristócrata por genética, individualista e increíblemente flojo. Siente horror por el trabajo físico y aversión animal a depender de un jefe o patrón. Es una persona extremadamente relajada y para él, disfrutar de la vida es un arte que requiere de toda su atención. Por ello los outsiders que conocen al ariqueño neto lo encuentran increíblemente lento. Para un ariqueño neto bien nacido no tiene ningún mérito ganar plata trabajando, eso lo puede hacer cualquier idiota.

La consecuencia buena de esta tendencia es que es uno de los pocos seres humanos en el mundo que vive feliz y satisfecho con lo que tiene. El problema es que ese método no es precisamente el camino más fácil a la prosperidad económica y por lo tanto el ariqueño neto pasa toda su vida con los bolsillos vacíos.

Con la Isla en el Corazón
El ariqueño neto comienza a ir a la Isla del Alacrán desde su más tierna infancia. A los dos o tres años, cada mes de septiembre el abuelo lo lleva a encumbrar volantines o a pasear los domingos en la tarde, hasta que entra a la escuela.

En la escuela primaria todo el curso se va a la Isla a hacer "trabajos" que consisten en recoger agua podrida, llena de bichos a orillas de las rocas para luego examinarlos en la clase de ciencias naturales.

Cuando llega a la secundaria a veces se arranca de clases para "hacer la cimarra" con sus mejores amigos y se van a fumar los primeros cigarros y a soñar despiertos entre los tetrapodos.

Pasados los quince se las arregla para que el viejo le pase las llaves del auto, o bien le compre una peligrosísima scooter y comienza a frecuentar la Isla los fines de semana en la noche, donde se amanece tomando sus primeras cervezas, conversando con los amigos y chequeando a las minas.

Durante los años de la universidad o sus primeros trabajos, la Isla se convierte en un santuario de fin de semana donde se rinde culto a la amistad y se hacen copiosos sacrificios al Dios Baco, muchas veces quedándose hasta el amanecer. Allí es donde se consolidan las más fuertes amistades que, si tiene suerte, lo perseguirán por el resto de su vida.

Luego se casa y llega los fines de semana, pero esta vez en auto propio, a juntarse con sus amigos y las mujeres de sus amigos. Solo cambian los tragos porque se siguen conversando las mismas tonteras y diciendo los mismos chistes, una y otra vez.

Finalmente el ariqueño neto envejece ¿y adonde va los domingos? ¡lleva a sus nietos a encumbrar volantín a la Isla pues!. Con esto se cierra el ciclo.

No debe extrañar entonces que el ariqueño neto lleve a la Isla del Alacrán incrustada en su corazón, es lo más natural.

Duro de Oído
El ariqueño neto jamás escucha a nadie que no sea a sí mismo. Tiene un defecto en el oído que le impide escuchar cualquier opinión distinta de la propia que por supuesto es infalible, terminante e inapelable.

Es por eso que jamás se ha podido crear un solo movimiento político, artístico o de cultura regional porque a los pocos días termina fragmentándose en tantos grupos como miembros tenga.

El ariqueño neto es fieramente individualista, anarquista, ácrata y jamás acepta otra opinión si no cree que se le ha ocurrido a el mismo y por eso resulta tan fácil de convencer, basta hacerle creer que una idea es suya para que la defienda con un fervor de talibán. En Arica hay tantos movimientos o partidos políticos como ariqueños: todos de un solo miembro.

Frontal de la Credulidad
El ariqueño neto es extremadamente crédulo y fantasioso, cree a pie juntillas en los milagros y aún los más herejes esconden por algún lado una estampita de la Virgen de Las Peñas. No existe ariqueño neto que no se haya destrozado los pies caminando los 30 kilómetros de ida y vuelta al santuario.

Otra muestra de su credulidad es la facilidad con que lo engañan ofreciéndole negocios fabulosos, que no necesitan esfuerzo, sin riesgo alguno y que solo requieren "un poquito así" de capital. Como buenos cuenteros, son presa fácil de sus similares.

También cree en las profecías y las señales de los tiempos y por eso resulta tan fácil de engañar cuando llega un politicucho de afuera como Flores u Orpis. Lo recibe con la misma esperanza con que los aztecas recibieron a los conquistadores, creyendo que eran los dioses anunciados. Así es como resulta engañados una y otra vez.

Como buen crédulo, el ariqueño neto es también supersticioso y jamás entraría a la Cueva del Inca ni se internaría de noche por Azapa por miedo a "La Novia". Muchos son los miedos y supersticiones del ariqueño neto entre los que se cuentan el miedo a trabajar, a que lo pesquen los pacos (pasa años sin renovar el Permiso de Circulación) o a que llegue por fin el maremoto que se viene anunciando desde hace tanto tiempo.

Creencia en los Milagros
Este es un aspecto de la credulidad del ariqueño neto que merece ser destacada aparte.

Ya mencionamos como se encomienda a la Virgen de Las Peñas, se golpea el pecho y le promete a la virgencita que no volverá a ponerle los cuernos a su mujer cada vez que anda en problemas. El ariqueño neto vive en medio de mandas y reza todos los días aunque sea blasfemo y hereje, cuando no pertenece a una de esas extrañas cofradías de bailes religiosos.

Pero esta fe en que los milagros si existen también tiene una manifestación más mundana. El ariqueño neto cree a pie juntillas que todos los problemas de la ciudad, los problemas del mundo y sus propios problemas personales se solucionarán con una LEY MILAGROSA que hará que Arica vuelva a ser el Shangri-La con el que sueña cada día.

En Arica no cuesta nada ganar una elección política para cualquiera que conozca los resortes que mueven al ariqueño neto: basta subir a pie al Morro, con unas cuantas viejas y viejos "de la época de la Junta de Adelanto", luego cantar el Himno de Arica y finalmente prometer a voz en cuello la LEY MILAGROSA que "sacará a la ciudad del estado de postracion y miseria (bla, bla, bla, etc.). Es pan comido, a piece of cake.

Garganta de Lata
El ariqueño neto, tal como dijimos al principio, no tiene los mismos órganos que el común de los mortales. Una de las peculiaridades más asombrosas es la garganta de lata que le permite beber ingentes cantidades de alcohol sin convertirse en borracho consuetudinario.

Esta conformación especial consiste en una especie de alambique natural que transforma el alcohol bebido en agua. El único inconveniente es que cada vez que el ariqueño neto bebe agua se produce una osmosis inversa y queda completamente borracho.

Glándula Escéptica
A pesar de su credulidad, que se ubica en las capas superiores de su cerebro, y que gobierna su Ego, a medida que profundizamos el corte virtual dentro del cerebro del ariqueño neto llegamos a la glándula escéptica que comanda sus acciones involuntarias y sus reacciones animales.

El ariqueño neto ha sido engañado desde su más tierna infancia y hasta que se muere vuelve a caer porque jamás pierde la fe, pero en las regiones profundas de su alma se va almacenando un sustrato de escepticismo tal como la borra se acumula en los fondos de un barco. En el fondo el ariqueño neto no cree en nada ni en nadie y se deja engañar a sabiendas, solo como un tributo a la habilidad de los cuenteros porque sabe que, a la larga, no es mucho lo que tiene que ganar o que perder.

Por eso es su desinterés en política y se toma con humor cuando un ladrón o un sinvergüenza le piden el voto. El ariqueño neto incluso vota por el ladrón, porque sabe que todos los que están en política son ladrones y, puesto que lo obligan a elegir a uno, generalmente opta por "el más diablo" o "el más simpático" sin hacerse problemas si después resulta un abusador deshonesto. Gracias a su glándula escéptica el ariqueño neto siempre espera lo peor de los demás y rara vez se enoja cuando lo perjudican.

Llaves del Auto
Mientras que en otros lugares del mundo las llaves del auto son algo separado de los órganos biológicos de las personas, en el caso del ariqueño neto son parte de su cuerpo y lo acompañan en los más insólitos o íntimos lugares. Perder las llaves del auto para un ariqueño neto es asunto tan doloroso como perder una mano o un pie.

No existe ariqueño neto tan pobre que no tenga auto y el auto es lo que lo identifica dentro del tejido social de la ciudad más que su cara, su pelo o su ropa. No existen dos autos idénticos en Arica y, cuando el ariqueño neto está engañando a su mujer o en cualquier otra tarea más o menos clandestina, es rápidamente detectado por culpa del auto. A tanto llega esta simbiosis que ya dos ariqueños netos se han suicidado lanzándose con auto y todo desde la cumbre del Morro.

Lóbulo Nostálgico
Este es un órgano muy desarrollado en el cerebro del ariqueño neto, con tendencia a la hipertrofia: los recuerdos de un pasado feliz le impiden disfrutar el presente porque de cada 24 horas de cada día dedica 10 horas a recordar "cuando Arica estaba bien". Luego, se va a dormir disfruta de 8 horas soñando que vive nuevamente en su Shangri-La perdido.

Según la edad del ariqueño neto, este Arica idealizado puede ser la época de:

El Puerto Libre (para los más viejos)
La Junta de Adelanto
Los años de las industrias
Los años de Alan García (para los jóvenes)

Lo que jamás recuerda el ariqueño neto es que de todas las sucesivas bonanzas salió trasquilado, sin un peso en el bolsillo mientras unos pocos avivatos iguales a el se hicieron millonarios (¡pero si yo lo conocí cuando era un muerto de hambre!...)

Miopía
El ariqueño neto sufre de miopía que lo acompaña desde que nace hasta que, al son de "la banda del litro" lo llevan al cementerio.

La miopía del ariqueño neto no consiste en poca habilidad comercial o falta de cerebro, sino un cierto desfase temporal crónico que es parte de todo ariqueño que se respete: compra cuando conviene vender y vende cuando conviene comprar, crea negocios fabulosos, geniales, pero siempre fuera de época.

Basta que el ariqueño neto coloque la mejor fábrica de sombreros del mundo para que la gente comience a nacer sin cabeza, es un sino que acompaña al ariqueño neto durante toda su vida y así es como vemos en la ciudad muchos negocios y edificaciones nuevas que jamás llegaron a funcionar, porque en algún golpe de mala suerte cambiaron las condiciones y el negocio nació muerto.

Esta miopía se refleja, mejor que en ninguna otra parte, cuando un ariqueño hace una multimillonaria inversión justo un día antes que las condiciones que dieron vida al negocio desaparezcan. Esa es una Ley Natural en la ciudad y se cumple de manera tan invariable como el hecho de que todos los días del año sale el sol (excepto cuando un empresario hotelero se le ocurrió devolver el dinero por cada día nublado)

Olfato para el Negocio
El ariqueño neto es un lince para los negocios. Desde el momento del parto su padre se las ingenia para no pagar el hospital y crece envuelto en la cultura de los malabares. Su familia y sus amigos viven inventando negocios, muchos de los cuales no muestran un apego muy estricto por las leyes.

En Arica, sin lugar a dudas, la ley impone menos respeto que en cualquier otro lugar de Chile. Esto se debe a que como ciudad fronteriza el ariqueño neto es obligado a vivir bajo una maraña de leyes que son inaplicables o inoperantes, por lo que nadie las respeta. Esta falta de respeto se extiende a veces a algunas leyes que si son aplicables y operantes, pero difíciles de fiscalizar.

Volviendo al tema, el ariqueño neto es extremadamente creativo en cuanto a negocios y si termina siempre sin un peso es porque los demás órganos que ya hemos mencionado contrapesan y sobrepasan con creces esta habilidad intrínseca.

Pero algunos pocos logran potenciar este órgano e inhibir los demás y son los millonarios que aparecen en pocos años, mientras el resto de los ariqueños netos -envidiosos- dicen con displicencia que "son puros traficantes de droga"

Ping pong de Bolsillo
Bueno, supongo que este popular deporte no es cosa privativa del ariqueño neto sino que está ampliamente extendido por el mundo. Solo lo menciono aprovechando que la foto salió medio rara.

Quemada de camionero
A pesar que el ariqueño neto es un asiduo visitante de la playa, rara vez se baña en el mar y se lo pasa gran parte de su tiempo mirando las tangas (y su contenido) desde la baranda o bien dormitando dentro del auto a la orilla del mar.

Esto provoca que el ariqueño neto conserva durante todo el año la "quemada del camionero" que consiste en un bronceado negro en todas las partes expuestas al sol y absolutamente blanco adonde va tapado por la camisa de manga corta y el short.

¿Nos falta identidad?
Por el contrario ¡nos sobra! solo que no somos pintorescos. Los ariqueños netos somos vividores y flojos, como los Chinchorros hace nueve mil años atrás, solo nos interesa vivier bien y contentos. Por algo los locos Vadulli son tan apreciados en la ciudad: son los paradigmas del buen humor y la vagancia.

14 Comments:

Anonymous Walther Carrillo said...

Ja Ja Ja... MUY BUENA autopsia del "Ariqueño Neto"

Recuerdo haber leido la "vieja" entrada hace unos años !!!
Muy entretenida y Colorida en todo caso.

Saludos desde Montreal, Canadá !! 👍🏻

*** Walther Carrillo ***

3 de agosto de 2015, 15:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Walther, tantos años! claro, eso lo escribí en 1989 y lo copié acá porque el dominio / servidor bradanovic.cl andan peligrando, así es que la puse acá para que no se pierda. ¡Saluti!

3 de agosto de 2015, 15:10

 
Blogger Jose Cornejo said...

buena autopsia, Tomas... el duro de oido allá, acá se le conoce como "otitis rectal" es decir escucha, pero le importa una raja.

3 de agosto de 2015, 16:58

 
Anonymous Anónimo said...

URGENTE:

Buscar en el mercurio de antofagasta de hoy, págna 22, 1200 empleos. CATADOR DE CHICAS. Si no tuviese tanto que hacer ya estaría haciendo la fila pa conseguir la pega. Si no es hueveo debe ser lo más cercano a un buen trabajo.

3 de agosto de 2015, 18:15

 
Blogger Frx said...

Vaya, esta entrada fue bien entretenida. Recuerdo haber leído la autopsia del ariqueño neto antes pero no tan atentamente como ahora.

3 de agosto de 2015, 19:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, ya mandé el cirriculum, nunca se sabe

FRX, este "muertito" tiene más de 15 años, se me ocurrió resucitarlo antes que se pierda :)

3 de agosto de 2015, 19:58

 
Blogger Frx said...

Pues es una buena idea :D.

3 de agosto de 2015, 20:18

 
Blogger Ulschmidt said...

Flor de entrada fue ésta !! - o sea, muy buena.
¿"La Novia" es el equivalente de "La llorona" acaso ?

3 de agosto de 2015, 21:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exumé al finadito Ulschmidt! lo tenía perdido hace como 16 años. La novia de Azapa fue una mujer que atropellaron en el Valle de Azapa en los años 40 o 50 (no recuerdo bien) el mismo día en que se iba a casar. Entonces la leyenda dice que cuabdo uno va manejando por el valle de noche (hay partes bastante oscuras) la novia se le aparece vestida de blanco por el camino. A mi e me han aparecido algunas pero nada de novias ni menos fantasmas, no tantas como hubiese querido, desgraciadamente

3 de agosto de 2015, 21:57

 
Anonymous Wilson said...

Muy bueno y entretenido el post.

3 de agosto de 2015, 22:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, el ocio.... :D

3 de agosto de 2015, 23:27

 
Blogger Jose Cornejo said...

jjaja aca en santiasko tenemos a la rubia de Kennedy. nunca se me apareció, pero si aparecen harto las "shicas de la nosheee" algunas con voz ronca y sorpresa bajo la manga (las veo y me cago de la risa) pero gracias a Dios, no he llegado a ese extremo.

4 de agosto de 2015, 08:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

!!! el rubio de Kennedy,en la noche todo ese barrio es un hormiguero de travestistas

4 de agosto de 2015, 13:43

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Muy buena la nota, divertida e ingeniosa. De ella hago ver tres cosas de peso pasadas por alto, una falencia, un error y un mejorable, y no están mencionadas justamente por vivir en Arica, pues por conocidos no se ven. La falencia es que en la anatomía del Ariqueño neto faltó y debe destacarse su muy bella piel, toda (casi) con tostado natural y de largo proceso, que todos tienen sin importar su ascendencia. Esto se valora mucho al sur. Por su parte el error, es creer que al sur es por la lluvia que se mantienen los árboles y jardines. El verano y otoño de Santiago es increiblemente seco y caluroso, mucho más que Arica en cualquir mes. Hay que regar nomás. Y la calidad del suelo es pura chiva, las plantas crecerían lo más bien con riego bien manejado (yo lo he hecho), y composteando la basura se mejoraría aun mas. Y lo "arreglable" es pedir que, al cruzar las fronteras, la mentada "pachamama" se mencione como "Madre Tierra". ¡Déjen al Evo con su pachamam...!

5 de agosto de 2015, 19:08

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas