Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



Un ariqueño bien forrado
Que sorpresa encontrar en este video bastante reciente a Carlos Casanueva Troncoso, dando una clase de historia en Venezuela. Carlos inició su carrera política acá en la Universidad de Tarapacá como presidente de la Federación de Estudiantes, aunque yo lo conocí solo de vista, siendo muy derechista para mi gusto.

Es divertido impactante escuchar el acento caribeño y la gesticulación de un pequeño Fidel, se nota que ha tomado su papel en serio ahora que vive en Caracas. En fin, la verdad es que lo envidio un poco, que diablos, algo así debí haber hecho yo en lugar a dedicar mis mejores años a escribir programas y emborracharme.

Carlos estuvo de moda hace algunos años cuando mataron al jefe de las FARC Raúl Reyes en Ecuador y encontraron en su laptop abundantes fotos, mail y referencias suyas, ese debe haber sido su trampolín a la fama. Por alguna razón las fotos que aparecieron en el laptop de Reyes no aparecen, al menos hasta donde he podido googlear.

El nexo entre las FARC y el Partido Comunista de Chile es cuento viejo -conocido desde hace años- lo que pasa es que se las han arreglado para que permanezca en bajo perfil. Yo dudo que sea algo muy peligroso para Chile porque Venezuela hoy tiene demasiados problemas internos como para tratarde exportar su revolución, se les terminó la plata dulce, aunque es más o menos lógico suponer que los grupos terroristas mapuches -protegidos desde hace años por altas esferas- han recibido instrucción y plata de Venezuala y Cuba, cuando podían, claro. En fin, a lo menos hay un ariqueño que se está forrando, bien por él.

El desprestigio de los derechos humanos
Para el plebiscito y la primera elección en que salió Aylwin, el tema de los derechos humanos era fuerte y gravitante. Mucha gente votó por candidatos de la concertación por la antipatía causada por los abusos y crímenes que se cometieron durante los militares, sin contar con toda la máquina de propaganda montada para amplificarlos. En esos años se hablaba de cientos de miles de opositores asesinados y de torturas dignas de un emperador chino. El Informe Rettig puso más seriedad en el asunto y fijó en 2.115 los muertos y desaparecidos. Ante este downgrading enorme apareció la tesis que aunque hubiese sido uno solo igual era excecrable, pero el hecho que hubo muchos años en que se mintió a sabiendas exagerando el número para efectos de propaganda.

Después del Informe Rettig se desinfló parte importante de la fuerza  de los alegatos y la bandera de los derechos humanos comenzó a declinar como herramienta para ganar elecciones. Parte importante de la concertación dejó atrás el tema pero durante un tiempo todavía mantuvo cierto sex appeal.

Poco a poco empezaron a aparecer los negociados. Muchas de las víctimas aparecían de un día para otro enriquecidas, Max Marambio, Oscar Guillermo Garretón los más notables. El año 2003 Ricardo Lagos ordenó formar la Comisión Valech, porque estimaba insuficiente lo determinado por la Comisión Rettig, el único efecto importante de esto fue la creación de un fraude masivo, descarado e impune que regaló títulos universitarios y pensiones vitalicias a decenas de miles de supuestos "exonerados". El fraude consistió en que los políticos -mucho de ellos en pleno ejercicio- regalaron estos beneficios a cambio de votos. El asunto hizo ruido durante un tiempo pero ningún gobierno se decidió investigar, mucho menos el Poder Judicial o Fiscalía, serviles como siempre a sus patrones políticos.

Creo que aunque salieron impunes de esa -al menos hasta ahora- nada deterioró tanto el prestigio de los "derechos humanos" como ese escándalo. Antes alguien decía que había estado exiliado o había sido exonerado con orgullo, hoy pocos lo dicen, más bien evitan referirse al asunto porque exonerado es sinónimo de ladrón o estafador.

Las compensaciones económicas, que en algunos casos pueden ser justas, también son vistas con antipatía por la mayoría de la gente cuando ve que a los deudos de un tipo que salió a tirar molotov y lo mataron, los compensan con cientos de millones de pesos, mientras que el carabinero que nos protege y es muerto o queda ciego en acto de servicio no recibe ninguna reparación especial. Todos essos "luchadores por los derechos humanos" son los que han desprestigiado el tema, que hoy muchos consideramos obedecen a una política hipócrita y rapaz de gente que no merece más respeto que cualquier ladronzuelo.

Pueden hacer las campañas que quieran, dessenterrar a los muertos y juzgar a militares por cosas que pasaron hace 40 años basados en "testimonios" de gente que ha ganado fama de deshonestos. No va a servir de nada, les pasó lo mismo que a las madres y las abuelas de la Plaza de Mayo, no tienen respeto ni reputación, solo se sostienen de sus amigos en el gobierno.

Llevan cuarenta años vendiendo el cuento y todavía no han podido convencer a nadie. Por el contrario, la gente honesta los está dejando, mientras las Fuerzas Armadas y de Orden llevan como diez años en el primer lugar de las instituciones que dan mayor confianza al país. Los barren.

17 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Aquí una vez hubo un escandalete con eso de las compensaciones.
En aquellos años la guerrilla imaginó dar un golpe inesperado yéndose a la provincia de Formosa, lindera con el Paraguay, donde había un aburrido regimiento de infantería. Los oficiales solían irse a sus casas en ciudades más interesantes los fines de semana y quedaban un puñado de campesinos conscriptos de baja calificación en el cuartel. Los insurgentes, Para entrar y salir de la región rápido, secuestraron un avión, fue todo muy cinematográfico.
El caso es que producido el asalto y ya adentro del recinto se encontraron con una serie de conscriptos de etnia guaycurú, de espíritu belicoso, a los que se le calentó la sangre y en vez de rendirse o correr echaron pie a tierra y empezaron a los tiros. Murieron tantos atacantes como defensores, unos quince de cada lado, y el asalto se suspendió en retirada. Todo esto además ocurrió antes del golpe militar, siendo aún presidenta Isabel Perón.
El caso es que años después llega Kirchner y beneficia las familias de los guerrilleros caídos con una indemnización. Se los consideró victimas de la dictadura o de la represión ilegal, pese a que atacaron un cuartel en plena democracia, y cayeron en lucha abierta.
Casi ni nos enteramos de eso, porque esos revoleos de plata-de-todos para los amigos y militantes ocurren discretamente pero resulta que un periodista estaba escribiendo un libro, entrevistó a los padres de los ex-conscriptos muertos: la mayoría eran campesinos muy pobres, habían perdido un hijo que ahora podía ayudar a mantenerlos, el ejército los ascendió post-morten a simples cabos y sus padres cobraban una miserable pensión.
Salió en al tele, y fue todo un escándalo. Pero lo arreglaron a lo argentino: en vez de quitar las pensiones indebidas, el Congreso otorgó pensiones adicionales a los padres de los soldados esta vez. Un poco más de dinero público repartido, y listo.

2 de agosto de 2015, 08:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En Chile el escándalo fue de varios ordenes de magnitud mayor, en total se inscribieron 27.153 "victimas" cuyo único requisito era tener a un parlamentario que los patrocinara (estas víctimas obviamente se inscribieron en período de campaña parlamentaria). Algunas de estas presuntas víctimas tenían 13 o menos años cuando supuestamente "fueron exonerados de su trabajo", otros eran militantes de movimientos terroristas como el MIR, porque en tribunales reconocieron que pertenecer a grupos terroristas era un "trabajo", recibieron pensiones, subsidios para viviendas, supuestos estudios universitarios. Hay casos de personas analfabetas que tienen título universitario online porque algunas universidades recibían tanta plata para esa gente que les regalaban un notebook y un título, sin dar pruebas de ninguna clase.

En fin, es un escándalo tan enorme que nadie se ha atrevido a cortar por miedo a que los sinverguenzas hagan "manifestaciones", creo que es uno de los fraudes al fisco más escandalosos en la historia de Chile. Por cierto, hoy en día casi nadie dice ser "exonerado político" porque eso es como ponerse un cartel que diga "ladrón", pero igual se embuchan la plata todos los meses.

2 de agosto de 2015, 09:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La lista aparece aquí http://www.indh.cl/wp-content/uploads/2011/10/Valech-1.pdf

2 de agosto de 2015, 09:52

 
Anonymous Wilson said...

Sera incorrecto decirlo asi,pero prefiero los arreglines como los relata Ulschmidt, en lugar de a la chilena,es decir la indignacion moral y el teatro consiguiente o bien ningunear los sucesos esperando que no estallen. En cambio se reparten unos pesos o beneficios y todos pasan a otro tema pues el que no tenia tejado de vidrio, ahora debe protegerse.

2 de agosto de 2015, 11:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El problema es que esa solución no funciona cuando son demasiadas las manos, solo sirve para unos cien o menos "víctimas". Sin ir más lejos es lo que trataron de implementar con las comisiones Rettig y Valech pero al final se convirtió en una mega-estafa y el problema en lugar de desaparecer se convirtió en una escalada de exigencias y demandas.

2 de agosto de 2015, 12:58

 
Anonymous Wilson said...

Es cierto eso, pero es que les dieron mucho,con la mitad de regalitos habria alcanzado para acallar al doble. Los radicales eran maestros en ese arte de "limar asperezas",algo que se perdio con la ideologizacion de los sesentas.
Es que me cae bien eso del que come callado pero reparte,hay una sabiduria de vida que echo de menos.

2 de agosto de 2015, 14:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La historia de la izquierda está repleta de traiciones, desde la CUT con CLotario BLest hasta Max Marambio que corrió a "ayudar" a los cubanos en territorio con inmunidad a los primeros disparos. Debe ser algo parecido a lo que pasa con los curas, que de tanto moralizar terminan desgenerados, estos de tanto hablar de solidaridad y compañerismos terminan siendo los peores traicioneros. En el año 1073 en Chile hubo un festín de soplonaje.

2 de agosto de 2015, 15:07

 
Blogger Frx said...

Creo que una cosa que más los ha jodido ha sido la hipocresía con la que han actuado. Se llenaron la boca hablando de tolerancia e igualdad, despotricando contra el fascismo y la represión, pero si alguien tiene otro punto de vista sobre las cosas, se ponían bien inquisidores y mandaban al diablo la tolerancia o los derechos. Además exageraron demasiado su versión de los hechos a límites caricaturescos, de tal modo que aunque pudiesen decir muchas verdades, no suenan creíbles, sobretodo si se llega a descubrir que sólo dicen la parte que les conviene de la verdad.

2 de agosto de 2015, 16:51

 
Anonymous Renzo G. said...

Otro tema anexo que es la fetichización y la instrumentalización del asunto de los derechos humanos. Al final terminan siendo los derechos de los humanos con los que simpatizo políticamente o los derechos de los humanos enemigos de mis enemigos. Cuando no hay simpatías políticas o cuando son amigos de los enemigos resulta que no tienen derechos humanos o tienen pero son relativos y depende "del contexto" etc etc. Por eso no me sumo al coro de indignación moral por los derechos humanos, al final es hipocresía y falsedad. A estas alturas a priori y antes de, es bien difícil distinguir al hipócrita del defensor auténtico de los famosos derechos humanos. Como que ya no se puede dar el beneficio de la duda. A posteriori y despué de uno termina dándose cuenta de que está tan lleno de hipócritas que la causa (si es que alguna vez la hubo) ya se chacreó.

3 de agosto de 2015, 02:31

 
Anonymous Anónimo said...

Sr. Copresidente:

En efecto, la evolución del tema de los DD.HH. en Chile ha sido muy interesante, y concuerdo en que el punto de inflexión lo marcó la Comisión Valech o, en estricto rigor, los beneficios que se otorgaron a quienes aparecieron como víctimas en el informe consiguiente, sobre todo la famosa cláusula que establecía que una forma de acreditar el daño sufrido era un certificado emitido por un parlamentario en ejercicio. ¿Cómo pudo implementarse algo tan aberrante sin que nadie se quejara? (bueno, es una muestra más de la mediocridad de la oposición, pero ni siquiera había que oponerse: sólo exigir algún mecanismo menos chanta para certificar) ¿Desde cuándo que los parlamentarios son ministros de fe, sea para esto o para cualquier cosa? El abuso político iba a producirse, evidentemente... y se produjo, por supuesto.

Y para qué hablar del súbito resurgimiento del caso quemados, que ya estaba cerrado y juzgado. Hay que reconocer que esta vez sí funcionó la operación psicosocial. ¿Qué había sido de Carmen Quintana durante todos estos años? ¿Justo ahora se le ocurrió querellarse contra los responsables?

En fin...


Saludos,
El triministro.

3 de agosto de 2015, 10:07

 
Anonymous Anónimo said...

PD: el tema del entrenamiento paramilitar a grupos promapuches era en Colombia, con las FARC, no en Venezuela. En todo caso es simpático que la honorable diputada Vallejo, tan defensora de los DD.HH. ella, haya salido a decir que esto no es más que "otro montaje del piñerismo"... jajaja!!


Saludos,
El triministro.

3 de agosto de 2015, 10:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

FRX, como dices lo peor es la hipocresía.

Renzo, obviamente los DDHH son solo para los amigos, eso fue así desde el principio: la declaración universal fue promovida y firmada por países que cometieron los peores crímenes de guerra contra población civil: los bombardeos de Dresden, Tokio y muchas otras ciudades enemigas y finalmente dos bombas atómicas directamente sobre poblaión civil. Yo no reclamo po r eso, la guerra es así y se trata de matar a los enemigos, pero me pudre la extrema hipocresía de acusar a otros y escandalizarse por atrocidades que han cometido ellos mismos. ¡Si hasta el porpio Stalin era presidente de la URSS (pais miembro de la ONU) cuando se firmó la declaración. Menos mal que tuvo el buen gusto de abstenerse.

Triministro, el que hayamos permitido sin levantar una ceja este mega fraude muestra la habilidad de los políticos (Ricardo LAgos en este caso) para aprobar las aberraciones más grandes sin que nadie se de cuenta, es una verdadera verguenza, pero toda moneda tiene dos caras: la comisión Valech sirvió para cubrir de verguenza y desprestigio a los sinverguenzas que se hicieron pasar por "víctimas" ese es un daño de largo plazo que se va a ir notando con el tiempo, solo hay que tener un poco de paciencia Y claro, era en Colombia la cosa, la senectud me trae de visita al alemán de vez en cuando :D

3 de agosto de 2015, 11:31

 
Blogger hugo solo said...

Varsovia destruida en el 84% bombas incendiarias etc etc mas una campaña de demolicion de edificio por edificio duro todo el mes de septiembre del 1939 y 25 mil muertos.
Dresden 25 mil muertos en 3 dias 1945 las bombas se han perfecionado hay mas aviones.
la ocupacion de Polonia costo unos 6 millones de muertos etc etc.


3 de agosto de 2015, 13:52

 
Anonymous Walther Carrillo said...

Nunca le he creido a un comunista ó socialista que hable de derechos humanos.
No es ni sano, ni prudente, ni conveniente.

Los Colombianos lo sabemos MUY BIEN, por tanto tiempo que hemos soportado a las FARC...
Quienes hoy día, en pleno pseudo-proceso de Paz, se llenan la boca y se dan ínfulas hablando de DDHH y
Mientras tanto siguen matando al pueblo Colombiano.

NO... Nunca le he creido a un comunista ó socialista que hable de derechos humanos.
No es ni sano, ni prudente, ni conveniente.
Son los PEORES !!!

Saludos desde Montreal, Canadá !! 👍🏻

*** Walther Carrillo ***

3 de agosto de 2015, 15:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sin duda, como puse en Twitter a los comunistas y otros de izquierda les ha pasado algo parecido a los curas pedófilos, que de tanto predicar el moralismo terminaron convirtiéndose en desgenerados. Es muy parecido a lo que le pasó a esta gente con lo de los DDHH

3 de agosto de 2015, 15:37

 
Anonymous Renzo G. said...

Lo otro Tomás es que los juicios de Nüremberg fueron un fraude procesalmente, aparte de haber sacado el conejo debajo del sombrero con los "derechos humanos universales". En cualquier país normal o serio que el juez sea parte al mismo tiempo causaría repudio y sería un escándalo, pero los aliados actuaron en Nüremberg como juez y parte al mismo tiempo y nadie dijo nada. No es que los nazis hayan sido unos inocentes ángeles ni mucho menos, pero cuando el juez es parte y juzga sobre su misma causa procesalmente eso es un fraude.

De hecho hubo un caso paradigmático, el del almirante nazi Karl Dönitz que era el comandante de los submarinos. Le estaban imputando cargos por dar órdenes a sus tripulaciones de submarinos de que no rescataran del mar a las tripulaciones de los buques hundidos. Querían condenarlo por eso como "crimen de guerra" pero durante el desarrollo del juicio se descubrió que el almirante americano Nimitz en el oceáno pacífico había dado la misma orden con el fin de no exponer a las tripulaciones de submarinos al fuego enemigo. De hecho el almirante Nimitz lo declaró pero no como testigo en la sala del juicio. Por lo menos tuvieron la decencia de tomar en cuenta ese testimonio y absolver al almirante Dönitz de ese cargo, que no eran más que órdenes propias de tiempos de guerra. Al final le dieron 10 años, una de las penas más bajas de todos los jerarcas nazis que fueron a juicio.

En ese juicio no importaba si los nazis eran realmente culpables. Tenían que condenarlos por algo, aunque hubieran dado órdenes propias de cualquier guerra. Por eso la maldita hipocresía de los derechos humanos me pudre, y ni hablar del fraude de juzgar sobre la propia causa como si nada.

3 de agosto de 2015, 18:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Toda la política basada en argumentos moralizantes está llenas de hipocresía, simplemente aplican la ley del burro o del embudo. Igual creo que los juicios de Nueremberg fueron una verguenza, dond los países que ganaron la guerra montaron toda una máquina de propaganda para limpiar su imagen y ensuciar la de los derrotados. Eso no habría sido tan malo de no ser por lo que vino después que fue toda esa farsa de las NAciones Unidas y la Declaración de Derechos Humanos, pura propaganda para aplastar "legalmente" a los países más chicos.

Einstein con toda su inteligencia para la física tenía las ideas políticas más estúpidas y superficiales, junto con muchas otras celebridades prestó ropa a todo ese show para engrupir incauto. Hasta el día de hoy los DDHH son una herramienta política usada con hipocresía como pocas. Alimento para eo gilerío nomás.

3 de agosto de 2015, 19:52

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas