Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Alerta Ariqueños

martes, 20 de octubre de 2015



Creo que fue a principios del 2005 que recibí un mail con una consulta extraña: si consideraba posible ir caminando desde Arica a Tacna y cuanto demoraría. Calculando que son sesenta kilometros y que yo camino a 6 kilometros por hora, mi estimación era más o menos 11 a 12 horas considerando los descansos. Claro que era posible. Tiempo después Juan Carlos Oganes apareció por Arica, me contó que era cineasta que trabajaba entre Lima y Nueva York y tenía la idea de hacer una película que en parte trataba de una caminata entre Arica y Tacna, conversamos, nos hicimos amigos y por supuesto bajamos unas cervezas como corresponde.

Pasaron los años y manteníamos contacto por mail y un día me escribió que tenía el proyecto de hacer un largometraje sobre la Batalla de Arica. Recién entoncs me di cuenta para donde iba su consulta inicial, porque mucha gente hizo ese camino a pie poco antes o inmediatamente después del combate. O sea conocí la película desde chiquitita. Muchos años después empezó la producción y filmación de este impresionante largometraje con miles de pequeñas y grandes dificultades. Cuando fueron a filmar a Tacna las partes de la batalla en Campo de Alianza Juan Carlos me invito a ver como filmaban, y allí estuvimos con el Tomás Jr. mirando y tomando fotos, fue una gran experiencia detrás de las cámaras, nunca había visto algo así.

Hoy por fin tendremos la película estrenada en Arica, este sábado 24 a las 20 hrs en el Teatro Municipal gracias al Festival de Cine Arica Nativa. Para mi es una gran noticia, creo que es importante el estreno en Arica, donde ocurrieron parte de las acciones y hay mucha gente que le interesa el tema de la Guerra del Pacífico, que fue una gran épica tanto para Chile como para el Perú, ver una película peruana sobre el tema es un buen aporte de integración y respeto a nuestras respectivas historias.

Las teorías revisionistas de la historia, reescritas por sociologos y gente con intereses políticos, han hecho una versión supuestamente "desmistificadora" de lo que fue la guerra, yo he leído mucha historia porque es una cosa que me gusta y creo que la mayoría de esas versiones son basura, cuentos inventados recientemente para ajustarse a ciertos intereses políticos. No tengo dudas que la mayoría de los que pelearon en ambos bandos lo hicieron con un gran espíritu patriotico y de sacrificio y merecen todo mi respeto. Cada cual puede tener su propia opinión, yo tengo clarita la mía y me parece que está mejor documentada que la mayoría.

La película es excelente y muestra la historia desde el lado peruano, aparece toda la épica, la visión del imaginario colectivo con mucho cuidado en los detalles, a mi modo de ver quedó impecable. Yo la comenté después de ver el estreno en Tacna y creo que a todos los ariqueños nos debe interesar ya que vivimos en tan estrecha relación con Tacna.

Una de las mejores noticias del año fue saber que pasarán esta película en Arica, donde podré juntarme con Juan Carlos y los amigos que hicimos del elenco como el Gato Zapata, Pepe Sarmiento y todos los demás. Allí estaremos y aprovecho de invitar a todos mis amigos ariqueños netos y postizos a que vayan a verla, será una buena experiencia.

Y bueno, también tengo que señalar que esta película se ve en Arica gracias al X Festival de Cine Arica Nativa, de la Fundación Altiplano Ramón Salas Valdés. No puedo dejar de poner una nota sobre la fundación y el festival que se viene haciendo en Arica desde hace diez años, nada menos. La Fundación Altiplano es legado de un pariente lejano mío, el cura Ramón Salas Valdés que fue obispo de Arica y primo en grado sexto por parte materna. Los Salas Valdés son una familia de artistas donde están Marcela Paz (autora de "Papelucho"), los Matta (el pintor Roberto Matta, forrado en su época), el músicologo Soublette y varios más. Viva el arte.

La fundación es dirigida por el extraordinario matrimonio de Cristian Heisen y Magdalena Pereira con un entusiasmo a toda prueba, lo que se proponen les sale bien en una ciudad donde todo sale mal. No están libres de la envidia de los burócratas, porque muchos no entienden que alguien pueda estar interesado de buena fe en el desarrollo y conservación patrimonial sin ánimo de robar, a varios eso no les cabe en la cabeza pero igual en la fundación salen adelante.

Es un caso atípico en Arica, la ciudad del "como voy yo ahí". Me consta la energía y desinterés con que trabajan porque nos han ayudado mucho con nuestra Asociación para la Conservación del Ferrocarril y ex Azufreras del Tacora: nos dieron apoyo logístico, nos hicieron contacto con gente de Villa Tacora y nos ayudan en los proyectos. Sin su ayuda desinteresada seguramente andaríamos dando la hora.

En fin, me alegra mucho lo de la película y del Festival Arica Nativa, por eso hago un llamado de alerta a todos mis amigos en Arica para que este sábado, a las 20 hrs en el Teatro Municipal vayan a ver La Gloria del Pacífico, no se van a arrepentir.

7 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Los Revisionistas son Re-mistificadores, y su misión no es establecer LA VERDAD en sustitución de la Primer Gran Mentira (normalmente aquí Conservadora o Liberal) sino la Segunda Gran Mentira (ya de orden nacionalista, izquierdista, etc..) y cada vez más ideologizada y alejada de los hechos.
Como esto va a ocurrir siempre y cada vez más, a mí me interesa la parte literaria puramente. Losa anecdotas, las leyendas. Las batallas cada vez mas épicas, los héroes cada vez más valientes y las damiselas que curan a los heridos cada vez mas bellas.
Los Caballeros del Rey Arturo seguro fueron unos jefes tribales enfrentando a otros en la Inglaterra celta extraviada de la influencia romana pero a quién le importan los hechos. Lo importante son Ginebra, Arturo, Sir Galahad, Lancelot y el Mago Merlín (Y Morgana también)

20 de octubre de 2015, 13:08

 
Blogger schuarz said...

Bueno..tanta verdad tiene eso de que los historiadores tratan de reescribir la historia de acuerdo a sus ideas o quien le paga. Por un lado los historiadores comunistas; que siempre verán a la Guerra del Pacifico como una guerra donde mandaron a morir a miles de chilenos de la clase proletaria, solo para defender los intereses económicos de la clase burguesa ....y los historiadores militares o de derecha; que verán a la Guerra del Pacifico como un cuento de hadas donde todos los soldados chilenos dieron su vida felices y orgullosos por pasar a otra vida defendiendo a la patria( nadie los obligo, nadie les dio drogas ni nada!!??).
Quizás en la mezcla de los 2 lados esta la verdadera verdad!!!!

20 de octubre de 2015, 14:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...


Ulschmidt, Scharz, también para mí la única historia interesante es la crónica, la narración de hechos en lo posible bien conocidos y consensuados. EL problema es que la historia se la tomaron algunos sinverguenzas, especialmente desde la sociología, para hacer interpretaciones pseudo-sistémicas, seudo-científicas a partir de teorías principalmente políticas. A mi me repele todo ese cuento de las razas, los movimientos sociales, el zeitgeitz (o como se escriba), ¡son puro cuento, instrumentalización!. Acá han construído historia basados en interpretación de "movimientos sociales" que nunca existieron o que tuvieron representatividad ínfima pero metieron harta bulla, bueno, la mayoría de la bulla viene de esos mismos sociolocos que tratan de vender su cuchufleta.

A mi ni me interesan las interpretaciones, para interpretar estoy yo, mucho más honesto intelectualmente es leer las crónicas, valorar la veracidad y sacar conclusiones uno mismo.

Lo que pasa es que nos acostumbramos a que otros nos den las explicaciones listas, masticadas, digeridas y con una cucharita en la boca. Es flojera intelectual nomás.

20 de octubre de 2015, 21:22

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

De la sinopsis se ve que es una buena película, o al menos entretenida. Aprovecho de aeñalar un par de cosas que no me cuadran: Las arengas de "nuestra sangre y de los enemigos regarán la pampa" y "...hasta el último cartucho" ¿quién se entusiasma a salir a pelear con eso?. Y la otra es acerca de irse antes del término del combate, pero no sé cómo relatarlo sin herir sentimientos...a ver si adivinan.

20 de octubre de 2015, 22:49

 
Blogger Ulschmidt said...

..no se, estas películas, en el Primer Mundo, cuando se hacen, muestran un enorme despliegue. Podemos ver "Troya" con Brad Pitt, a cientos de miles de griegos y troyanos asesinándose con precisión, y es pura computadora y de lo más realista.
Aquí en cambio se sigue solicitando a un regimiento de conscriptos que se disfracen, se suban arriba de caballos viejos y sacudan unos sables de cartón un rato. Como el Ejército ayudó así a la ejecución del filme además hay que abundar en discursos super-patriotas que complazcan al patrocinante. Bueno, en realidad no sé si el caso de esta película: estoy describiendo la hechura de las películas épicas argentinas de los 60 y 70 que me torturaron bastante durante mi niñez.
En una etapa posterior yo espero que aparezcan los juegos de video con batallas latinoamericanas. Volver a combatir la batalla de Puebla, en Mexico, o la de Tacna. O la de Carabobo o la de Curupaití. Con posibilidades de cambiar el resultado. Un set básico de programación seguramente permitiría representarlas a todas ellas.

21 de octubre de 2015, 06:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sobre los caballos "La Caballería boliviana tenía caballos de poca alzada, no aptos para acciones bélicas. Los jinetes estaban armados de carabinas Remington, pero carecían de sables y no todos estaban montados"..."Al declararse la guerra, el gobierno )peruano) contrató a José B. Montana para la provisión de caballos, la situación se tornó difícil para el Perú, ya que Chile representaba el principal mercado para la compra de caballos y a lo largo de la república siempre se recurrió a ese país para renovar la remonta de nuestro Ejército"....

Los caballos chilenos por su parte venían embarcados y tuvieron que hacer largas travesías por el desierto casi siempre escasos de provisiones, en ese sentido pensar en soberbios alazanes refleja muy difícilmente la realidad histórica, es casi seguro que los caballos que participaron eran flacos y endurecidos en combate, seguramente mucho más que los que aparecen en la película, el armamento también fue precario e irregular.

La película obviamente es del género épico y refleja la historia tal como está en el imaginario colectivo peruano, las caracterizaciones a mi modo de ver estuvieron bastante bien logradas.

21 de octubre de 2015, 10:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Los caballos eran un activo escaso, caro y valioso para los ejércitos, equivalían a los actuales carros blindados y podían ser decisivos en batalla, solo los jefes máximos (que rara vez combatían) podían tener caballos buenos y bien alimentados, como "Diamante" de Baquedano o "Elegante" de Cáceres (este último le salvó varias veces la vida). Al Perú muchos proveedores no le aceptaban pagos en moneda nacional y tenían que comprar pagando en sólidas libras esterlinas.

"En enero de 1880, se comisionó a Belisario Espinoza para la compra de caballos. Con ese fin se destinaron 150 libras esterlinas. Otro contratista con el que el gobierno celebró trato, fue Luis Mottini y Cía. quien se comprometió a vender 500 caballos a 70 soles de plata cada uno, aparte de 550 mulas a 80 soles de plata cada una. El pago se hizo en libras esterlinas como a todos los pagos de ese entonces..."

21 de octubre de 2015, 10:58

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas