Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

¡Oh tiempos! ¡Oh costumbres!

miércoles, 11 de noviembre de 2015



Estoy en Tacna, la Pilar en el dentista y yo aprovecho de escribir mi entrada diaria para los ávidos lectores de este Templo del Ocio, con más de diez años contribuyendo a la noble causa de la improductividad global. ¿Sabían que los días de menos visitas son los fines de semana, cuando la gente no está trabajando? Mientras que en la semana vienen alrededor de 400 visitas diarias, los sábados bajan a poco más de 200, por algo inventé los refritos de sábado y los domingos musicales. Total, como casi nadie lee esos días me animo a hacer el loco.

Entonces, mis queridos amigos, pese a que no es sábado ni domingo me arriesgare a colocar algunas de mis descabelladas opiniones acerca de la corrupción de las costumbres modernas, no como en mis años, hijitos, cuando todo era mejor y más bonito.

Ya he escrito bastante sobre el absurdo moralismo que nos infecta, no es otra cosa que una copia barata del puritanismo estadounidense. ¿Existirá algo más ridículo fue un puritano latino? ¡Si somos genéticamente inmorales! Pero en fin, como somos copiones genéticos nuestro desarrollado sentido del ridículo se ofusca a veces y ni nos damos cuenta cuando hacemos el loco.

A propósito de eso, el pasquín digital El Dínamo publicó como gran noticia unas  conversaciones de "contenido sexual explícito" de un diputado con otros colegas, hablando de un supuesto "escándalo" porque mariconeaban a diestra y siniestra. ¿Que tienen de raro esas conversaciones? Las he escuchado muchas veces, tal vez en broma o en serio, vaya uno a saber. En verdad no es mi asunto ni me interesa. Pero una cosa es segura, los tontitos todavía no comprenden que todo lo que sale a la web es público, no existe la privacidad en Internet, aquí no hay derechos que valgan: si lo sacaste a Internet ya es público, ni los mail, ni mensajes directos, nada en Internet es privado. Sólo los ignorantes no entienden que es algo tecnológico, que no tiene nada que ver con leyes ni derechos. En fin, yo creo que se trató de un asunto anecdótico, no da para más que un chascarro aunque el pasquín a mi modo de ver, cometió el delito de injurias.

Aparte de la histeria moralista, hay ideas y costumbres mucho peores que se han puesto de moda. No sé si se han fijado, por ejemplo, en la moda de victimizarse. Todo el mundo se siente víctima, unos del gobierno, otros de los malvados empresarios, ¡de los políticos! ¿Quien no se siente víctima de los políticos? Víctimas de la sociedad injusta, en fin, la lista es interminable. Todos tienen en común sentirse víctimas inocentes, no tienen culpa aunque el gobierno y los políticos ellos mismos los eligieron, ni por los empresarios de quienes reciben el sueldo puntualmente, cada fin de mes, ahí si que no reclaman. Fueron engañados, pobrecitos, la necesidad los obliga a trabajar pero igual se sienten víctimas. Que pelmazos.

Ah, y ahora todos se creen más morales, más decentes que el resto del mundo, no recuerdo otra época con tanta gente buena y decente, o por lo menos que se creen así, me matan de la risa los "animalistas" que atropellarían sin asco a una persona pero se indignan cuando "maltratan" a una vaca en el rodeo, que idiotas, estamos llenos de Mahatma Ghandis, que a propósito era un verdadero pervertido pese a toda la buena prensa que tuvo.

¿Por qué esa fiebre de amor a los animales? Creo que es egolatría, buscan esa especie de esclavitud sentimental que no podrían tener con ningún ser humano, necesitan el "amor" pero de alguien que no piense, que no cuestione, incondicional ¿que clase de amor es ese? Es falso, un sucedáneo fácil como el Nescafé.

La vida ahora es mucho más fácil y, como gatos gordos cada vez tenemos más aversión a las dificultades, queremos todo fácil, satisfacción instantánea igual que el Nescafé y el cariño de un perro, que nos mueve la cola sin que tengamos que hacer nada para merecerlo.

En fin, ya estoy pensando como veterano "en mis años hijitos, todo tiempo pasado fue mejor, ¡oh tiempos, oh costumbres!"

15 Comments:

Blogger Frx said...

Es verdad, hoy esta cada vez más imperante eso de ser víctima de algo, como que engrandece y vuelve poderoso, mas con todas las cosas terribles que me han pasado, me carga la idea de andar por ahí con cara de perro lastimado aún cuando podría. De verdad odio eso de ser víctima, está tan manoseado y viciado que uno llega a sentirse como político corrupto y eso sí que da asco, ya es tanto que incluso puedo estar más dispuesto a reconocerme como agresor en una situación aún cuando no lo fuera.

12 de noviembre de 2015, 01:49

 
Anonymous Wilson said...

Yo creo que el victimismo, por llamarlo de alguna manera,es una tactica politica de manipulacion, es la nueva lucha de clases usada para "desertar"a los sumisos alienados por el capital.
Es una tactica muy eficaz, pues no cuesta nada armar un cuento a proposito de cualquier asunto y a la galla le encanta eso de echarle la culpa al otro y baypasear su propia responsabilidad. Es el juego de siempre,angeles: nosotros, demonios: el resto.
Sobre las mascotas: entre criar lindos y agradables perrito y criar hijos...Si al menos estos ultimos se congelaran a los 8 - 9 años...

12 de noviembre de 2015, 09:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, Wilson, es cierto, eso de victimizarse por todo es como una evolución del resentido social de los setentas, va un paso más adelante porque ya no se limita a los ricos.

12 de noviembre de 2015, 10:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, Wilson, es cierto, eso de victimizarse por todo es como una evolución del resentido social de los setentas, va un paso más adelante porque ya no se limita a los ricos.

12 de noviembre de 2015, 10:16

 
Blogger Jose Cornejo said...

El tema de la victimizacion, da para mucho más que una columna. es, en mi opinion, una especie de "estado mental" en el que la compasión juega un rol importante. Ganarte a la gente "inspirando lástima" siempre funciona cuando no tienes argumentos propios o eres incapaz de obtener lo que aspiras por tus propios medios. es una sicopatía pues usa la manipulación, como medio para alcanzar sus objetivos.

Incluso podría considerarse una especie de terrorismo sicológico, pero también una especie blindaje de impunidad, pues no puedes tomar represalias en caso de que este te agreda.

Tengo amigos animalistas y aprendí la verdadera diferencia entre un animalista neto y uno de cartón. Animalistas netos, hay pocos y esos son los de perfil bajo, que hacen su pega para callado y con suerte nos cuentan por wsp, pero para conseguir algun insumo, medicamento o alimento en especial.

Pero los de cartón... los de cartón son peores que los fanáticos religiosos. son esa clase de personajes que adoptan esta "ideología", postean cuanta foto de animal maltratado hay, andan carteleandose para enganchar minas (o minos en el caso de las mujeres) y viven protestando por facebook. Esa clase de gente es la despreciable y echa a perder lo lindo que es cuidar animales.

12 de noviembre de 2015, 11:26

 
Blogger Frx said...

José, yo he visto hartos así por Facebook, llegan a saturar. A lo mejor algunos lo hacen con la mejor intención del mundo, pero terminan cansando, además que de repente alimentan más el morbo que lo que realmente ayudan. Ni siquiera le hacen mucho favor a los que toman medidas concretas, de los cuales uno rara vez se entera, a menos que se esté muy metido en el tema.

12 de noviembre de 2015, 11:39

 
Blogger Nervio said...

Yo soy animalidad... Me gusta comer animales.

12 de noviembre de 2015, 13:06

 
Blogger Pablo said...

A propósito de animalistas, acabo de leer una noticia en la Biobío referente al famosos perro japonés que esperaba a su amo en la estación de trenes, pero nunca llegó porque había muerto en su trabajo. La historia es bonita, pero calificar de "leal" al perro, incluso de más leal que las personas según algunos comentarios, me repugna. El bendito perro no es leal ni desleal, sólo respondía a su costumbre. Intentan darle características humanas a los animales, siendo que estos tienen solo instintos, y no son mejores o peores que nosotros. Cuando vuelvo de la pega esta mi gato y me hace una y mil gracias, pero no es porque me "quiera" ni sea "leal" conmigo sino que simplemente su instinto le dice que haciendo esas gracias consigue entrar a la casa, recibir comida, y si hace frio, dormir un rato a mi lado mientras veo porno, perdón, mientras veo tv. Si un día le piso la Cola, o le hago algo desagradable, posiblemente mr va a atacar, y no por malo o desleal, sino que su instinto lo hace atacar lo que le.provoca daño.
No es que ni me gusten los animales, al contrario, pero me carga que le atribuyan cualidades humanas.

12 de noviembre de 2015, 13:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sentimentalismo barato y ridículo, cuando se mueren los amos, especialmente si son viejos y solos sus perros y gatos son los primeros en comerselos. Así es que esas fotos del perrito mascota desconsolado en la tumba de su amo seguramente el bicho se echa soñando con el almuerzo o algo por el estilo. Gran parte de los "sentimientos" atribuídos a los animales -si no todos- son inventos de gente de poca autoestima.

A mi igual me gustan los animales
1.-Para comerlos
2.-Para que ayuden en algún trabajo útil (perro cuidador, gato caza ratones, etc.) y
3.-Para entretenerme como mascota

En ese orden

12 de noviembre de 2015, 13:20

 
Blogger Pablo said...

Un poco alejado del tema de hoy, pero hago el link con el grupo de los "víctimas de todo", y tiene que ver con los conspiranoicos. Anoche leía una noticia de un chat público que tuvo Don Francisco a propósito de la Teleton, y donde alguien le preguntó si es que las donaciones descontarán impuestos y si el se quedaba con un porcentaje de las ganancias. Don Francisco respondió bastante enojado, como es natural que respondas si te insinúan que eres ladrón, y le dijo que averigüe antes de preguntar tonteras y que revise los Estados financieros de la Teleton, que sin públicos, y que consulte en impuestos internos si hay excesiones. Los conspiranoicos estallaron en los comentarios, y con espuma en la boca, vociferan que estaba mintiendo, que el decir que lean los Efinamcieros era correrse de dar respuesta, que los balances son fáciles de falsificar porque van escritos en un papel, que es judío, ergo es ladrón, que el choclo Delano, que la familia Mattel,etc.
Obviamente ningún argumento concreto que ponga en duda la respuesta de don Francisco.
Que el programa de tv de la teleton es una oda al mal gusto y a la lágrima fácil, es verdad. Pero de ahí a decir que.la plata recaudada es mal usada.....hay un abismo de diferencia.
Ah. Y no faltaban los que decían que la Teleton no debería existir, y que el Estado debería hacerse cargo, a través de, como no, impuestos.

12 de noviembre de 2015, 13:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, los conspiranoicos, que Don Francisco es judío y se queda con la plata de la Teletón es parte del chaqueteo, no hay nada que dedsgarre más a un pobre diablo que ver a otro que le vaya bien y que tenga éxito en lo que hace, eso les duele más que un cáncer.

Es simplemente insoportable para un tipo que se siente fracasado ver que a otro le está yendo bien o es feliz, sufren con el éxito de los demás.

12 de noviembre de 2015, 13:36

 
Blogger Ulschmidt said...

Hay una intelectualización de los "derechos animales" y gente mas bien urbana que adhiere a esa filosofía por convicciones ideológicas.
La gente campesina, en cambio, la que de veras ha estado siempre con animales alrededor, es contradictoria. Puede amar un perro y llorar a moco tendido cuando se le muere y carnear un chancho para hacer chorizos sin sentir ninguna desazón. Cada ser es juzgado por la cercanía con el humano o con la persona en particular.

12 de noviembre de 2015, 14:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así es Ulschmidt, pensándolo bien esto del "amor" a los animales también es copiado, empezó en Estados Unidos tal vez en los años cincuenta con la gente de plata que dejaba su fortuna a las mascotas y después vino toda la industria de comidas caras, veterinarios VIP, cementerios, hoteles de mascotas y todo eso. Después pasó a ser una especie de obsesión y como nosotros los latinos somos copiones ¡otra vez copiamos!, lo interesante es como al copiar lo deformamos de acuerdo a nuestra manera de ser latina, usamos ese supuesto amor para atacar a los demás y para exigir que obliguen a hacer leyes y para sentirse superiores a otros. Yo creo que es una manera de sentirse mejor que los demás, nada más que eso.

También existe un carño normal hacia las mascotas, uno se puede encariñar mucho con un animal, pero no tiene nada que ver con la chifladura animalista. Creo que la gente del campo la tiene por lo general muy clara, porque conocen mejor a los animales y no están influenciados por toda esa ideología basura. Pueden querer muchísimo a su perro pero no por eso deja de ser un perro, distinto de una persona.

12 de noviembre de 2015, 14:20

 
Blogger Pablo said...

Cuando hablas de cariño a las mascotas, de inmediato te imagino en el funeral de estado de tu gato.....jajajaja

12 de noviembre de 2015, 15:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Fue apoteósico, llevamos a Marat-Sade sobre una tabla en procesión, tatareando la marcha fúnebre, hicimos un medio hoyo y lo enterramos en el patio sin ninguna marca, apuesto que a los nuevos dueños de la casa eso les trajo una maldición y todavía los debe ir a penar. A mi nunca me ha entristecido un muerto así es que el funeral fue bien divertido, como corresponde. Creo que fue en 1968, si mal no recuerdo

12 de noviembre de 2015, 15:39

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas