Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El Santo Grial de los bebedores

jueves, 14 de abril de 2016


Un buen bebedor debe ser un poco filósofo, aunque no sea en el sentido académico

Me encantó esa frase, bueno, luego de esta gran introducción retomo el tema alcoholico con una par de perlitas que espero los ayuden a incrementar la indispensable cultura etílica que toda persona bien nacida debe tener. Aquí voy

¿Sabían que todos los vinos y licores que se venden deben ser radioactivos?
Esto lo encontré en Quora y la soprendente explicación es como sigue: El gobierno de los Estados Unidos ha decidido que el alcohol para el consumo debe estar hecho de materiales "naturales", como los cereales, las uvas, o frutas. Esto descarta el alcohol derivado del petróleo. Tal alcohol es químicamente idéntico al alcohol natural e igual de seguro - ni siquiera hay diferencia alguna en el sabor - ¿por qué esta regla? Las razones tienen que ver con la historia (mantener el alcohol caro es un objetivo del lobby anti-alcohol) y de poner barreras de entrada a la competencia (un objetivo de los productores de licor).

¿Cómo se puede determinar la diferencia entre el alcohol natural y el alcohol derivado del petróleo? No hay ninguna diferencia, son químicamente idénticos. La Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (FDA), encargada de hacer cumplir la Ley de Alcoholes en USA, tiene una sola prueba fiable, que es comprobar la radiactividad. El alcohol natural obtiene su carbono de las plantas; las plantas recibieron el carbono del dióxido de carbono atmosférico. El dióxido de carbono atmosférico es radiactivo debido a la constante bombardeo de rayos cósmicos - partículas provenientes del espacio que colisionan con las moléculas de nitrógeno y lo convierten en C-14 radioactivo. Sólo un átomo en un billón de átomos de carbono en la atmósfera es de radiocarbono, pero eso es suficiente para ser detectable por ejemplo con un Acelerador de Espectrometría de Masas.


El petróleo también contiene carbono de la atmósfera, pero fue enterrado cientos de millones de años atrás, siendo aislado de la atmósfera radiactiva. El radiocarbono tiene una vida media de aproximadamente 5700 años , y después de cien millones de años, no queda un solo átomo de C- 14. Es cierto que los embotelladores podrían conseguir algo de C -14 y añadirlo al licor sintético, pero eso está más allá de las habilidades de la mayoría de ellos.

¿Han visto que el alcohol que se vende como desinfectante lleva el rótulo de "desnaturalizado"? Esto significa que originlmente era alcohol natural (sintetizado), pero con el fin de evitar que nosotros los borrachines lo bebamos, le agregan sustancias tóxicas, típicamente metanol que es el alcohol venenoso, para "desnaturalizarlo".

¡Alcohol sin resaca!
Leo en el sitio web de xatacaciencia.com sobre el Santo Grial para nosotros los bebedores ¡alcohol sin resaca! ¡Aleluya hermanos! Miren esto

Investigadores del Imperial College de Londres están trabajando en un compuesto químico que produce sensación de embriaguez, pero que no deja la consecuencia adversa de la resaca y cuyo efecto se podría cancelar inmediatamente con un antídoto (permitiendo, por ejemplo, estar sobrio para conducir).

En concreto, se está investigando con un grupo de sustancias llamadas benzodiazepinas. La sustancia más conocida dentro de esta familia es el diazepam, principio activo del popular antidepresivo Valium. Dentro de todas estas sustancias, se busca alguna que además de producir los efectos deseados, sea incolora e insípida, al igual que el etanol (nombre del alcohol que contienen las bebidas).

El 'problema', comercialmente hablando, es que esta sustancia necesitaría autorización farmacéutica para su distribución y consumo. Aunque la venta de un compuesto tóxico como el alcohol está autorizada por la tradición de su consumo, es difícil que sustancias sintéticas de efectos similares sea autorizada sin restricciones. Otra gran barrera para el lanzamiento a gran escala del producto son los ensayos clínicos, costosos y complicados.

A pesar de todo, el equipo investigador, liderado por el profesor Nutt, cree que todo son ventajas. Esta sustancia no afecta a otras zonas del cerebro, y por tanto no tendría los cambios de humor asociados ni el efecto adictivo del alcohol. La existencia de antídotos eficaces supondría también la reducción de accidentes relacionados con el consumo de alcohol. Además, el etanol excedente se podría utilizar como combustible.

Las compañías productoras de bebidas alcohólicas no han mostrado ningún interés, ya que la investigación farmacéutica queda fuera de su campo de actividad, sin embargo podrían ser las autoridades las interesadas en tener un sustituto inocuo del alcohol.

A ver que me dicen de esto, yo mañana mismo me pongo en campaña para que permitan vender este elixir milagroso.

18 Comments:

Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

El asunto es más complejo que reemplazar al alcohol y no sentir resaca. Una bebida alcohólica logra en su proceso muchas más moléculas, las que le dan el sabor, aroma y complejidad que la hacen disfrutable, y estas son producidas por los microorganismos que degradan los vegetales durante su fermentación. Las moléculas de alcohol que se producen aportan la embriaguez, la pungencia al gusto y tacto bucal, además de su carácter de esterilizante, nada más. Hacer un sustituto del alcohol sólo puede interesarle a un motor a combustión, si es que dicha sustancia también se inflamara; un humano no lo disfrutaría. Ver asuntos de manera restringido es recurrente en este blog (I´m sorry).

14 de abril de 2016, 22:58

 
Blogger Frx said...

No sabía que sacaban cerveza del petróleo. Me sorprendió tanto como cuando supe que el plástico también lo sacan de ahí.

15 de abril de 2016, 00:10

 
Blogger Ulschmidt said...

,, es que un plástico es un alcohol más un ácido, son todos parientes !

15 de abril de 2016, 00:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Gastón, que escribas leseras es recurrente (sorry pero te estás acercando al Edo). El sabor, aroma y complejidad no tienen relación con el alcohol en si sino con los residuos de la fermentación o destilación de zumos. No existe nada más aromático y delicioso que un jugo de mango o limón, le agregas alcohol y tienes un combinado exquisito, esa es la base de cualquier cocktail que incluya vodka por ejemplo, que es prácticamente inodoro e insipido. Los licores tienen un sabor natural bastante asqueroso al que estamos culturalmente acostumbrados, trata de darle el whisky o el vino más fino del mundo a un niño y verás con que asco lo escupe. Ya, no me gasto más.

Frx, el alcohol etílico, presente en todos los mostos fermentados y licores destilados se puede sintetizar del petróleo, es exactamente el mismo.

Y Ulschmidt si que entiende del asunto. Una consulta al experto ¿estimas que sería más barato obtener el alcohol del petróleo que del proceso de destilado de zumos? Creo que esa es la verdadera pregunta del millón: cuanto cuesta. Los sabores y aromas de fermentados supongo que sería difícil replicarlos por su complejidad, pero para los licores destilados tal vez sería más sencillo, especialmente los "tipo vodka" para hacer combinados.

En Perú por ejemplo hacen licor de anís (muy bueno), que no es otra cosa que alcohol saborizado y hay muchos otros licores para cocktail o cordiales que son lo mismo.

15 de abril de 2016, 00:52

 
Anonymous Wilson said...

Si se puede obtener alcohol partiendo de petroleo tendria que ser competitivo con el elaborado de caña, remolacha, desechos de uva de mesa, hoy se autoriza,en chilito,solo para desnaturalizarlo

15 de abril de 2016, 01:06

 
Anonymous Anónimo said...

Hacer alcohol de plantas tambien es extremadamente barato (particularmende de granos, papas, can~a de azucar, etc). No se necesita petroleo para eso. Lo que lo hace caro son los impuestos y la preparacion semi-artesanal o completamente artesanal de los licores de calidad.

De hecho, un litro de cerveza industrial debe costar una fracion de un dolar. Lo mismo que aguardiente de can~a o vodka.

MV


PS: Yo encuentro asqueroso el jugo de mango. Vodka con limon, un poco de azucar y unas hojas de menta, ningun problema.

15 de abril de 2016, 06:36

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Tomás, tienes toda la razón. Había olvidado los cocktails y tragos artificiales. Por favor elimina mi anterior posteo. Quedaré atento por si llegaran a aparecer las dizepinas para tragos.

15 de abril de 2016, 07:10

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

diazepinas...

15 de abril de 2016, 07:12

 
Blogger Jose Cornejo said...

Un licor que no te cause resaca???? en mi opinion personal, sería como comerse un AS sin carne... no tiene chiste!

(Mas vale borracho conocido que alcoholico anonimo)

15 de abril de 2016, 08:48

 
Blogger Frx said...

Siempre se aprende algo nuevo. Ahora entiendo por qué el ser humano ama tanto el petróleo XD.

15 de abril de 2016, 12:32

 
Blogger Ulschmidt said...

Tomás, experto para nada. Pero es claro que así como se podrían hacer bebestibles y comestibles a partir del petróleo... se pueden hacer combustibles y plásticos a partir de las plantas alimenticias.
Esto último es políticamente correcto, ambientalmente bendecido, y económicamente a menudo subsidiado.
Lo otro todo lo contrario, y de ahí el dilema de la FDA para encontrar una diferencia donde no la hay: un alcohol a partir de un fruto cualquiera - caña, uva, manzana, etc.. - o un alcohol a partir de destilar el petróleo. Son químicamente iguales, ergo recurramos a trazadores geológicos para distinguirlos. (desde luego tiene razón el amigo que dice que la impronta que aporta el fruto es la marca que distingue a un alcohol para consumo por placer)
Para culminar, una historia de alcoholes, destilados, etanol orgánico, política, terrorismo, golpes de estado, princesas y tangos. (que probablemente ya conté diez veces acá, supongo)

Cuando la década del 70, la guerrilla izquierdista en Argentina decidió emular a Fidel y al Che e instalar un polo insurgente en las zona selvática argentina, cuyo epicentro es Tucumán, provincia a la altura de Copiapó.
En esas yungas, alimentadas de la humedad que los vientos del Este dejan al trepar las primeras sierra subandinas, establecieron sus campamentos y se dejaron las barbas. Los militares se dedicaron a cazar y torturar su sustento logístico en la ciudad y los dejaron aburrirse en el monte sin ofrecerles pelea.
Para ese entonces una serie de oligarcas argentinos conformaban los ministerios del gobierno militar. Entre ellos Zorreguieta, secretario de agricultura. Zorreguieta convenció a los militares de que el precio del azúcar - principal economía regional - debía subir, para promover el empleo y la riqueza y evitar la tentación marxista en el voluble populacho.
Más aún: los convenció de promover el etanol mezclado con la nafta como combustible orgánico, al estilo que ya se hacía en el Brasil, para aumentar la demanda de caña de azúcar. El gobierno aceptó, y un sinnúmero de destilerías nuevas - origen Brasil, instaladas llave en mano , financiación del Eximbank brasileño - fueron instaladas en los viejos ingenios azucareros tucumanos.
Fue horrible, porque nuestros autos no estaban preparados para detonar alcohol como sí lo están los modernos. Al final, pasada la emergencia guerrilla, el programa se descontinuó y sólo fue retomado en época actual, con otra impronta, la de la defensa ambiental.
Luego una hija Zorreguieta, licenciada en economía y trabajando en New York conoció al príncipe de Holanda en un bailongo y lo enganchó rápidamente. Pero al querer casoriarla el parlamento holandés hizo la salvedad: el padre de esta niña fue funcionario de la más sangrienta dictadura...
Así pues Zorreguieta no pudo asistir a la boda, pero la joven se casó igual y el padre - que no puede pisar Holanda - la vio por televisión. Ella le dedicó "Adios Nonino", un tango moderno que el compositor Piazzola dedicó a su propio padre.
https://www.youtube.com/watch?v=AYU-n7Ket-c

15 de abril de 2016, 16:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, esa historia jamás la ahbías contado, lo garantizo porque es rarísimo que se me olvide algo que he leído, menos algo tan pintoresco que tiene un poco de todo, está como para telenovela. Genial.

A mi lo que me extraña mucho es que ningúan país haya permitido soberanamente destilar y vender alcohol etílico para el consumo humano. Una bebida al 40% de alcohol y 60% agua, sin ninguno de los sabores de los residuos orgánicos sería estupenda para hacer toda clase de cocktails, especialmente porque realzaría los aromas y sabores propios de los zumos; limón, naranja o con lo que se combine. Si es más barato destilar el alcohol del petróleo que de products vegetales creo que sería un negoción.

Sobre los sabores y bouquet, en los licores yo creo que es pura propaganda de los destiladores. En pruebas a ciegas muy pocas personas son capaces de distinguir el vino tinto del blanco, y eso que los fermentados son mucho más característicos que los destilados, solo tipos con mucho entrenamiento -formal- logran diferenciarlos.

En los destilados casi no se hacen pruebas a ciegas porque es sumamente difícil que la gente normal detecte las diferencias. Hay muchísima propaganda y condicionamiento cultural en eso. Creo que bebidas en base a alcohol puro con zumos y otros saborizantes serían mucho más ricos. Yo desconfío muchísimo de la propaganda de las destilerías, incluso de las viñas, creo que hay un negoción allí para cazar incautos y snob

15 de abril de 2016, 17:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah y el tango lindísimo, no le sabía el nombre, es una maravilla

15 de abril de 2016, 17:11

 
Blogger Ulschmidt said...

.. Respecto de lo que dice Gastón, cuando tú obtienes un destilado a partir de un vino - y antes de eso, de un mosto - que arrastra aromas y gustos vegetales, yo lo entiendo a él perfectamente.
Ahora bien,hay bebidas que se construyen aportando por un lado los aromatizantes-saborizantes y por el otro alcohol puro. Todas las bebidas en base a hierbas son así, todo el rubro de los "amargos", los "bitter", los "serranos", una cantidad de licores increíbles, el Gancia, un montón de aperitivos, supongo que el Martini también. Y desde luego el "Fernet" tan conocido por acá.
A esos, si le aportas alcohol vegetal o alcohol de orígen petrolero, seguro pero seguro que es químicamente lo mismo. Porque el bouquet y demás lo aportan los agregados herbáceos.
Pero, desde luego, es como un pecado, y estará prohibido en todas partes.

15 de abril de 2016, 18:02

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Muchas gracias Ulschmidt por su atención. Agrego que empleando diazepinas seguramente no se lograrían extraer los aromas de las hierbas, al menos no con la eficacia del alcohol, de cualquier origen. Y vamos a ver si tomando diazepinas en reemplazo del alchohol no será más cara la vaina que el sable.

15 de abril de 2016, 18:26

 
Blogger Ulschmidt said...

.. de las diazeprinas no se nada, la verdad. En cuanto a la extracción de hierbas por maceración con alcoholes tuvo su más gloriosa época cuando pudo excusarse así el consumo de alcohol como insalvable para hacerse de las esencias curativas, digestivas y hasta morales de las buenas hierbas del campo.
Un montón de señoras victorianas pudieron entregarse tranquilas al escabio de estos preparados con la excusa de que eran medicinales.
La primer patente conocida en Argentina es la de la "Hesperidina" - para patentarla se creó el mismísimo Registro de Patentes - producto del ingenio de un farmacéutico norteamericano que mezcló cáscaras de naranja - de ahí "Hespérides" - y alcohol y vaya a saber qué más.
En la guerra del Paraguay se la portaba de tienda en tienda como curativa, y a tenor de ello se la consumía. Así cualquier soldado raso descubierto consumiendo caña paraguaya que había robado por allí pasaba a dormir al sol con sus extremidades estaqueadas mientras la oficialidad le daba a la Hesperidina con fines meramente sanitarios.
Mi mujer cuenta que de niña aún su madre se la proporcionaba como remedio contra males invernales - "y ella también se tomaba un poco" agrega. Hace no tantos años dejó de circular.
Ahora, desde luego, ninguna cosa buena viene con el alcohol, salvo un alto nivel de impuestos que se aplica al mismo en casi todos los países. Al fin el tipo podrá decir "consumo alcohol por solidaridad social, para ayudar al Estado de Bienestar" o cosa por el estilo.

15 de abril de 2016, 19:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El consumo de alcohol es tan viejo como la humandidad, es increíble que los vinos y licores teniendo un sabor tan malo los encontremos ricos ¿rica una cerveza? La primera vez que la probé casi vomito y me costó un par de años acostumbrarme, lo mismo el vino y cualquier otro licor. Lo realmente rico y útil es la embriaguez, eso si que vale la pena, lo demás es lírica.

"Tomo, para no enamorarme
me enamoro, para no tomaaar"

15 de abril de 2016, 21:15

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Muchos vomitaríamos si se comienza a beber con cerveza Cristal chilena, "pichí de gato" según un alemán que la probó. ¡Y tantos años ha engañado al país!; por suerte ya no es monopólica... Mejor comenzar con chicha de manzana y después un Late Harvest.

16 de abril de 2016, 09:09

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas