Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



Fuí a Tacna y volví enseguida, iba a un asunto muy específico así es que cumplí y en un par de horas estaba de vuelta, me dan ganas de darme unas micro-vacaciones y desaparecer un par de días por allá, pero el que puede, puede y el que no puede sueña nomás, nada que hacer.

Chau Dilma
Me despierto con la noticia de la suspensión de Dilma Rouseff anoche, por 55 contra 22 votos en el senado brasileño. Me llama la atención las amplias mayorías que ha tenido en contra tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, lo que pronostica una muerte política bien probable en los seis meses que vienen. Con la destitucion de Dilma se viene abajo no solo ella, sino buena parte del poder que gozó el Partido de los Trabajadores, también va a afectar las posibilidades de Lula Da Silva para las elecciones que vienen.

Lula es la figura principal en todo esto. Un obrero y sindicalista que llegó al poder el 2003 después de liderar con éxito una oleada de huelgas en los años ochenta, que lo convirtieron en un líder opositor. Gobernó hasta el 2010 y le entregó el poder a Dilma, que luego de ser reelegida está ahora al borde de la destitución.

El gobierno de Lula ha tenido muy buena prensa, se le atribuye haber bajado la pobreza en Brasil con políticas redistributivas, ha sido mostrado como un ejemplo de crecimiento alto con baja inflación e igualdad de oportunidades ¿Que pasó? Lo que ocurre en todos los gobiernos redistribuidores, que sin darse cuenta se fueron comiendo el capital y al primer apriete financiero -en este caso la caída del precio del petróleo- colapsan.

Las estadísticas polítizadas
El Banco Mundial decía no hace mucho tiempo que "el número de brasileños que vive con menos de 2,5 dólares al día ha caído del 10% al 4% entre 2001 e 2013. El estudio, “Prosperidad Compartida y Erradicación de la Pobreza en América Latina y Caribe”, añade que el 60% de los brasileños aumentó su nivel de renta entre 1990 y 2009 y que Brasil es uno de los ejemplos más brillantes de reducción de pobreza en la última década".

No era tan así, apenas un año después, en 2014, aparece la noticia que "el número de brasileños que viven por debajo del umbral de la pobreza aumentó por primera vez en diez años, al pasar de 10,08 millones de ciudadanos que vivían en esta situación en 2012 a 10,45 millones el año pasado. Los datos fueron divulgados en la web del Instituto de Investigación Económica y Aplicada (Ipea, en portugués) el 30 de octubre prácticamente a escondidas: el Instituto ni siquiera organizó una conferencia de prensa para informar a los medios".

Perdieron el control de la caja, igual que el almacenero que vende mucho, sin darse cuenta que sus costos son mayores a las ventas y se está comiendo el inventario. Un día, inesperadamente se despierta quebrado. Creyeron que habían inventado el secreto para enriquecerse sin ser productivos, eso no existe, a pesar de la creencia de los políticos de casi cualquier color que toman como artículo de fe que el gobierno puede hacer milagros en la economía.

Si de algo ha sido ejemplo Brasil es de pésimo gobiero y especialmente de las peores políticas económicas que existen: proteccionismo digno del siglo 18; multitud de subsidios cruzados; corrupción incontrolada y baja productividad. Era cuestión de tiempo que la cosa reventara.

El internacionalismo que ha dominado las relaciones entre países y viene ganando espacios de poder desde hace tiempo con la globalización, tiene mucha responsabilidad en estos desastres. Organismos multilaterales que deberían ser técnicos como el Banco undial, el BID, la OIT y tantos otros, han sido copados por burócratas oscuros nombrados por los políticos de turno de sus respectivos gobiernos, durante la ola de gobiernos social demócratas coparon a estos organismos y los mantienen dictando cátedra, movidos más por la ideología que por el conocimieno y la experiencia. El internacionalismo y la burocracias multilaterales son la peste del Siglo XXI y todavía nos quedan muchos desastres por ver. Ellos han inflado a todos estos gobiernos que ahora se descomponen igual que un plátano, en incrementos exponenciales


12 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Se creyeron que lo que hizo el boom de los commodities era mérito propio. A todos les pasó a un tiempo: Argentina, Venezuela, Brasil, y Ecuador y Bollvia no están en su mejor momento. Cuando bajaron el petróleo, el carbón, la soja y demás la sábana quedó corta.

12 de mayo de 2016, 10:56

 
Blogger Asdrubal Perez said...

Es el problema del clientelismo en la politica. Buscan votos a tgraves de subsidios y bonos. Igual que aca.

Total ignorancia de las reglas economicas y la buena gobernanza llevan a estos resultados.

Veremos en que termina todo.

12 de mayo de 2016, 12:28

 
Blogger EDO said...

Yo creo que mas que el tema economico fue un tema politico....la rouseff se paso pa ser tan carerraja y eso indigno a los brasileños de todos los sectores...esto es el resultado de un movimiento de hace muchos años...eso es todo.

12 de mayo de 2016, 12:28

 
Anonymous Wilson said...

Y Chile,aca se derrumbo el cobre y se acabo la plata dulce para sustentar el aluvion de ofertones,apenas nos pr otege unpoco el ahorro por petroleo y el desastre es disimulado por endeudamiento del fisco.
Se viene el invierno.

12 de mayo de 2016, 12:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ulschmidt, esa es una razón importante. Pero yo creo que incluso sin boom de commodities habría pasado exactamente lo mismo, es el mismo problema de flujo de caja que tiene cualquier pequeño comerciante y su causa base es idéntica: gastas más de lo que ingresa durante un período prolongado de tiempo.

En Chile tuvimos durante muchos años, antes del boom de los commodities, existió una política de "balance estructural" que significaba que el gobierno debía gastar menos de lo que le ingresaba. El 2001 Ricardo Lagos institucionalizó esta regla fijando un balance estructural que decía que el balance fiscal debía ser igual o mayor al 1% del PIB. El 2008 El mimistro andrés Velasco -del primer gobierno de Bachelet- hizo la primera cuchufleta, bajando la meta a 0.5% bajo distintos pretextos. Larraín, ministro de hacienda de Piñera, subió todavía más el gasto y en su segundo mandato Bachelet rompió el balance y hoy se discute sobre el tamaño del déficit. Es el mismo problema del almacenero, idéntico.

Para cubrir el déficit han usado diversos mecanismos: pincipalmente endeudarse y gastar las reservas, esto es pan para hoy y hambre para mañana, no hay que ser brujo para darse cuenta de lo que va a pasar.

Bueno, en otros países de América LAtina ocurrió lo mismo pero mucho más acelerado. El boom de los commodities tapó temporlmente el agujero negro, pero como lógicamente se tenía que terminar, vino la hecatombe. Los gobiernos que más malgastaron son los que hoy están peor parados.

Asdrubal, si, es el clientelismo, nepotismo, robos y todos los vivios comunes de la política. Yo creo que en Chile va a venir una reacción muy sana, solo falta que aparezca una especie de Donald Trump para que la catalize, pero todas las condiciones están dadas.

Edo, no es problema político en absoluto sino económico. La gente solo se escandaliza por la corrupción cuando le falta la plata en el bolsillo, eso es lo que botó a Allende y por eso Lagos, que fue mucho más corrupto que Bachelet, hoy se las da de gran estadista y todavía le compran

12 de mayo de 2016, 12:45

 
Blogger Jose Cornejo said...

Lady Thatcher tenía toda la razon:
"El socialismo es bueno hasta que se acaba el dinero... de los demás"

Lastima que nuestra mala clase politica sea incapaz de vislumbrar lo que el chileno informado ya lo ha visto y lo ha anunciado a los 4 vientos y con letras de liquidación: Ya estamos en la B.

Bachelet tendrá el mismo destino que Dilma, pero no será por un impeachment (que no está en nuestra actual constitucion) sino que será en las municipales y las presidenciales del año que viene...

12 de mayo de 2016, 14:31

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Tengo un conocido que vive en Brasil casado con una brasileña. En Brasil, si un delincuente cae preso, el Estado, además de mantener al preso que darle un bono o subsidio a la familia de tipo que cometió delito. Esa la política distributiva.

Loe juegos están prohibidos, sin embargo, abundan los casino ilegales a vista de los policías.

Además, Brasil tiene la política de ponerle aranceles a las importaciones para proteger su industria. En Chile, hasta un pobre se viste mejor que un brasileño de su misma condición.

Al parecer, el BRIC fue un volador de luces inventados por los burócratas internacionales que le tienen envidia a USA.

12 de mayo de 2016, 15:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, va a ser muy interesante como será el apoyo a la Nueva MAyoría en las elecciones que vienen, yo espero que baje aunque nunca se sabe. Igual esa ha sido la tendencia en todos los demás países, incluso con una oposcisión igual de mediocre que la nuestra.

Javier, Brasil es un país patas arriba, la gente es muy buena y amante de la buena vida en general, dicen que el clima humano allá es estupendo. El BRIC fue una fantasía típica de esos economistas acostumbrados a proyectar con un regla, nunca fue.

12 de mayo de 2016, 20:03

 
Anonymous Renzo G. said...

A propósito de los organismos internacionales de los que hablas Tomás, acá en Chile se viene observando algo muy curioso y pernicioso desde que fuimos aceptados como miembros de la famosa OCDE el año 2010 gracias a la propaganda y el lobby encabezado por Andrés Velasco y el gobierno de Bachelet. La entrada a la OCDE coincidió casi con el movimiento estudiantil del 2011 y desde entonces el recurso a la autoridad de la OCDE o el sofisma populista de "asi lo hacen en la OCDE" se tomaron el debate público en muchos temas. El debate público nunca ha sido sofisticado pero con la membresía en la OCDE empeoró de manera alarmante. Nadie se toma ni la más mínima molestia de elaborar argumentos, todo termina en la apelación a la autoridad de la OCDE o el sofisma populista de que así lo hacen en la OCDE. Y lo que es peor es que la famosa "evidencia" que viene de la OCDE es puro cherry picking dependiendo de si el que muestra la evidencia es de izquierda o es de derecha. Leía la otra vez a un embajador de Piñera ante la OCDE celebrando la membresía de Chile con la justificación de que "estar en la OCDE permite acceder a las mejores prácticas en políticas públicas". No sé en qué mundo vivirá ese tipo porque desde que se ingresó a la OCDE se viene haciendo estupidez tras estupidez y cuando llega la hora de inquirir razones salen con que "en la OCDE tienen altos impuestos", "en la OCDE los sindicatos son fuertes", "en la OCDE la Universidad es gratis" y un largo y exasperante etc.

El año pasado leía a un economista chileno radicado en Estados Unidos que decía que a los chilenos nos habia bajado el complejo de creernos europeos de la OCDE y que estábamos imitando la mayoría de las políticas que tenían estancados o arruinados a esos países. Como buenos chilenos tontos solo sabemos imitar lo que no se debe hacer pero no lo que si hay que hacer para seguir creciendo. Imaginate como habría sido si Pinochet y sus asesores se les hubiera ocurrido imitar a la OCDE o a quien fuera en vez de buscar soluciones propias. Quien sabe como estaría el país ahora. Las bases de nuestro crecimiento fueron sentadas gracias a la audacia y a la visión de atreverse a hacer lo que supuestamente no se hacía. Ahora estos incompetentes y brutos dieron todo vuelta y se limitan a copiar lo que no hay que hacer. Que desastre. Y lo peor es que nadie tiene la sagacidad y menos la personalidad para denunciar la famosa membresía en la OCDE y lo nefasta que ha resultado.

13 de mayo de 2016, 07:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Renzo, sin duda, una enorme cantidad de seudointelectuales ponen los ojos en blanco cuando pronuncian la palabra OCDE y la invocan como el argumento de autoridad supremo. Cada vez que veo en la prensa una comparación de Chile con el resto de los paises de la ODCE se que se trata de una estupidez, a priori, sin necesidad de leerla. Es uno de los argumentos más estúpidos y que ha empobrecido mucho el nivel de nuestra discusión política.

Chile surgió precisamente por inventar y adaptar soluciones propias, inéditas en los ochentas ¡pero si eso no existe en ningún otro lugar del mundo! decían espantados los tontitos de siempre, precisamente, ese era el mérito de cada una de las grandes reformas que se hicieron en esos años y después todo el mundo copió a Chile, una por una, prácticamente cada reforma que se hizo en esos años hoy es un estandar mundial.

No es tn malo ser miembro de la OCDE, que al fin y al cabo compila muy buenas estadísticas, lo malo es ese complejo de europedos, partiendo por el tremendo fraude intelectual que resultó ser Andrés Velasco, uno de los peores políticos y seudo pensadores que hemos tenido en Chile. Velasco le viene haciendo daño al país desde hace harto tiempo e igual pasa piola.

13 de mayo de 2016, 10:16

 
Anonymous Renzo G. said...

Tomás, me parece que las pérdidas de la membresía en la OCDE superan por lejos a las ganancias. A cambio de las famosas estadísticas hay que soportar las malditas comparaciones y los idiotas argumentos de autoridad. Y lo que es peor, las pésimas imitaciones. Y lo que es peor es que no se ve salida a corto plazo. Hace 30 o 40 años la buena marca de Chile en el exterior se sostenía por hacer las cosas bien, buenas políticas públicas, etc pero ahora se sostiene por propaganda y en eso la membresía en la OCDE juega un papel crucial. Puede estar el país estancado, con alto desempleo, con pésimas políticas públicas pero la propaganda oficial tiene el comodín de decir "pero somos parte de la OCDE" y fin de la historia, no se discute más del tema. Si a cualquier polìtico o economista de izquierda o de derecha le preguntan si es bueno ser parte de la OCDE te van a decir todos que si, que es fantástico. La sola idea de que salirse de esa payasada sería un escándalo a nivel de todos los políticos y economistas de lado y lado. La membresía en la OCDE es la contracara perfecta de ese complejo de inferioridad tan característico de los chilenos. Yo sinceramente creo que seguir siendo parte de la OCDE es un tremendo lastre para volver a hacer las cosas bien y tener buenas políticas públicas como antes. Es pura pérdida neta.

13 de mayo de 2016, 18:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así lo creo yo también, la manía intrnacionalista en general, esas ansias de "pertenecer" a grupos regionales, tratados de libre comercio, pactos y toda esa basura solo nos ha debilitado, para lo único que ha servido es para crear falsos consensos. Los políticos en general cayeron en el engaño y desde 1990 que vamos acumulando esos lastres que de poco o nada nos han servido.

Las bases sólidad de crecimiento de Chile se asentaron antes de los ochentas sin necesidad de ningún tratado, por el contrario, toda esa multitud de tratados solo han puesto límites a nuestra soberanía. Yo también creo que esta ansia acomplejada por el multilateralismo ha traído un balance negativo para el país.

13 de mayo de 2016, 22:11

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas