Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Refrito del sábado: la felicidad ja ja ja ja

sábado, 9 de septiembre de 2017


El año 2009, cuando estudiaba en el MBA el módulo de Métodos Cuantitativos, se me ocurrió la disparatada idea de usar el Simplex, de programación lineal, para calcular en que debería distribuir mi tiempo para optimizar mi felicidad (satisfacción en este caso), cuando presenté el trabajo no le hizo maldita gracia al profesor y me puso una nota bien mediocre, pero me sirvió para pensar un poco como estaba usando mi tiempo y las satisfacciones que me daba cada cosa que hacía.

Obviamente el cálculo era defectuoso, porque la satisfacción obtenida es dinámica y cambia a cada rato, por ejemplo uno de los resultados que me dio el modelo fue:

-12 horas mensuales dedicadas a hacer clases
-40 horas mensuales dedicadas a trabajar en proyectos
-210 horas mensuales dedicadas a dormir
-238 horas mensuales dedicadas a descansar en casa
-20 horas mensuales dedicadas a asados y fiestas con los amigos
-200 horas mensuales dedicadas a Internet

Yo me lo tomé en serio y al año siguiente me puse a hacer clases y buscar proyectos, lo que resultó un pequeño infierno para mi: levantarme temprano, tratar con algunos alumnos vacunas, interactuar con otros profesores -víboras ponzoñozas o pelmazos- etc. Nunca conseguí proyectos como para llenar 40 horas al mes, en fin. Lo que parecía la receta para la felicidad no funcionó para nada. No hay receta ni cálculo que valga. En fin, la entrada de 2 de agosto de 2009 era esta:

La felicidad jajajaja

Ya estoy terminando el trabajo con la fórmula para la felicidad, tal vez no valga gran cosa pero después de discutirlo con mi tocayo el psicoloco, creo que plantea un par de cosas interesantes. Los modelos matemáticos no aportan gran cosa cuando se trata de problemas complicados -bueno, eso lo sabemos todos, menos algunos matemáticos- pero igual son útiles, porque permiten acercarse al problema formalizando al menos parcialmente algunas cosas que por lo general hacemos de manera intuitiva.

Creo que salió algo interesante que es la definición negativa de la satisfacción: un estado de cosas en el que no deseamos el cambio. Felicidad y satisfacción no son la misma cosa, pero se parecen bastante:

"-¿Como estás?
-Bien, pal tiempo, tranquilo..."

La felicidad en cambio parece más explosiva y engañosa: "estoy felíz con mi nuevo trabajo, estoy felíz por mi debut, feliz porque me gané la lotería, porque me titulé, porque me subieron el sueldo". ¿Y después qué?. "Pero la esencia de la felicidad es cuestión disputada, y no la explican del mismo modo el vulgo y los doctos" escribó Aristoteles, el problema es que cuando ideólogos como don Aris colocan a los valores y la ética entremedio todo se ensucia, el asunto deja de ser claro, pasa a ser objeto de manipulación y se confunde "es felíz el que hace como yo digo".

La búsqueda de la felicidad: "que todos los hombres son creados iguales, que su Creador los ha dotado de ciertos Derechos inalienables, que entre ellos se encuentran la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad..." Así dice la constitución de Estados Unidos. Bah, los derechos inalienables, que mula más grande, solo linda retórica.

Yo creo que buscar la felicidad es la receta infalible para perderla, no falla ¿para qué buscar la felicidad después de todo? es como persegur una sombra, mucho más lógico es estar satisfecho, que se parece pero no es lo mismo, simplemente un estado desde el cual no queremos movernos. La felicidad implica expectativas: tener, lograr, llegar a. La satisfacción en cambio consiste en permanecer, conformarse, es mucho más fácil y puede ser duradera. Además para un modelo matemático es un concepto mucho más preciso y práctico.

En fin, solo nos falta incluir el modelo de Mario para que podamos comparar al menos dos casos. También me falta hacer la interpretación de los precios duales, las holguras y los análisis de sensibilidad del modelo, voy a pedir ayuda para esa parte para no escribir alguna burrada. En mi caso hice dos modelos uno para un mínimo de ingresos de 17 Unidades de Satisfacción (US, unos US$ 700) y otro que predice que podría generar hasta 206US (unos US$ 8,310) mensuales dentro del modelo de satisfacción personal planteado, como era de preveer la clave está en cuantas horas de proyectos puedo conseguir en promedio y eso no me lo podría calcular ni Einstein con ayuda de Nostradamus, parece que siempre estos modelos matemáticos tienen algún "detallito" por el estilo.

Bah, que tanto. Me gustaría que todo el resto de mi vida fuese igual como esta aburrida tarde de domingo y que nada cambie, o sea ya tengo mi satisfacción: al diablo con la felicidad.

8 Comments:

Blogger Angriff said...

El año pasado pensé en lo mismo y llegué a la conclusión de que la felicidad es como una escalera, donde al pasar de un nivel más bajo (insatisfacción consciente) se pasa a otro más alto, luego viene un periodo de insatisfacción y se busca subir otro nivel. Por eso la infelicidad, el ser humano siempre quiere más, a menos que seamos conformistas o bajemos la escala (comenzar algo de nuevo)

9 de septiembre de 2017, 08:45

 
Anonymous Anónimo said...

Descubrí las charlas Ted gracias a este blog y después descubrí que había charlas TED también en castellano (supongo que en otros idiomas tb). No es sobre la felicidad pero sobre la "obligación" de la felicidad, o de una forma sucedánea de ella, el placer, la siguiente:
http://videos68.com/video/la-dictadura-del-placer-y-la-pornoilusion-georgina-vorano-tedxcordoba/4Up_-hPJMxc

Ulschmidt

9 de septiembre de 2017, 08:57

 
Blogger Jose Cornejo said...

Esto de la "busqueda de la felicidad" es una utopía que llega a ser enfermante y esclavizante.

Hace años pensaba de esa manera, hasta que me di cuenta que era una busqueda inutil. Todos y cada uno somos felices de una manera u otra.

En mi caso, mi felicidad es cuando termina el turno, llegar a casa y disfrutar una cerveza fria, o hacer lo que me gusta.

"el secreto de la felicidad es precisamente el hecho de que no hay secreto. no hay formula, ni matemática ni alquimia ni mucho menos oracion, mantra o conjuro que te la garantice, salvo tu mismo y tu satisfaccion de haber hecho lo que te llena o agrada. la felicidad la hacemos nosotros mismos, nadie más nos puede dar eso".

9 de septiembre de 2017, 09:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Angriff, José, sin duda, la búsqueda de la felicidad se basa en una constante insatisfacción en una cadena de utilidades decrecientes. Cada vez necesitamos más de algo bueno y cada vez la misma cantidad nos entrega menos satisfacción. Ese es el principio del marginalismo.

Ulschmidt, la "obligación" de ser feliz parece que es una idea nueva. Antes -cuando la vida era más difícil- parece que era considerado normal cierta cantidad de insatisfacción y la felicidad se veía como una felíz anormalidad. Ahora somos buscadores del confort y la felicidad totales, entonces si nos sentimos insatisfechos pensamos que es una especie de enfermedad y le agamos a un psiquiatra o a un psicólogo para que nos "cure". En general pasa algo parecido con l salud: consideramos normal estar sano, cuando lo normal es enfermar y morirse, no solo es normal sno inevitable!

9 de septiembre de 2017, 10:09

 
Anonymous pedro said...

Aqui va un silogismo simplon:
me provoca satisfaccion leer tu blog
me provoca felicidad saber que hay personas que piensen similar a mi
entonces leer tu blog me provoca felicidad y satisfaccion
saluti que el sabado comenzo!
atte: Pedro

9 de septiembre de 2017, 14:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, que a mi también me gusta la paya

Amigo Pedro que felicidad
Acá en el blog hago lo que puedo
Por alegrar la vida de los ociosos
Leer un aplauso con sinceridad
en lugar de las tonteras del Edo
prefiero comentarios elogiosos
y para no cortar la métrica que está medio extraña
muy poco geométrica pero con maña
podré hacer la rima con fundamento
así es que mejor termino, aquí
con este cuento.

9 de septiembre de 2017, 15:42

 
Anonymous Wilson said...

El primo Saadi: el hombre , por lo comun, solo sabe reconocer su felicidad en la medida de la desgracia que ha experimentado.

9 de septiembre de 2017, 22:59

 
Anonymous er lusho said...

cuando estoy solo con mi señora soy muy feliz... pero es cosa de que salga e interactue con el resto y me bajoneo.. compararse te hace infeliz

10 de septiembre de 2017, 12:08

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas