Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

No hay líderes

martes, 16 de enero de 2018



Sobre el Papa
Aunque tengo una gran simpatía por la Iglesia Católica -una fuerza gigantesca en la formación de nuestro país y del mundo- no profeso la religión ni mucho menos, más bien tengo la fe del carbonero, o sea que me acuerdo de Dios solo cuando tengo que dar las gracias o necesito pedirle algún milagro urgente., Por eso mi aprecio por el jefe de la iglesia no está condicionado por lealtades a una religión a la cual no pertenezco.

Por lo mismo puedo decir sin mayores problemas que siento una profunda antipatía personal hacia el Papa Francisco I y pienso que su visita, que merece el respeto de toda visita de un estado amigo, será irrelevante, excepto para la comunidad católica observante que ojala fuese mucho más numerosa. El actual Papa Francisco I tiene los vicios y deformaciones típicas de los sacerdotes jesuítas, partiendo por la fingida humildad.

Probablemente uno de sus principales objetivos políticos -porque de eso se trata la visita- será reforzar al activismo pro inmigración de haitianos y colombianos, que es una de las causas favoritas de los jesuitas en Chile. Esta causa es cada día más impopular en el país y creo que la visita del Papa, lejos de ayudarles, contribirá a exacerbar la irritación y resentimiento que están provocando  los inmigrantes ilegales nuestra sociedad. En lugar de ayudarlos, creo que la visita les arrojará un salvavidas de plomo y de paso, se va a erosionar otro poco el respeto que tiene la gente por la Iglesia.

La figura papal ya no tiene ni fracción del encanto que tenía antes, digamos hasta Juan Pablo II, la imagen pública de los Papas se ha ido deteriorando día a día. Claro que esto viene desde el Concilio Vaticano II, la idea de Juan XXIII de "humanizar" la religión y "abrir ventanas" sonaba muy bien en teoría, pero a la larga ha terminado desacralizando y desprestigiando a los curas. En fin, a mi que me importa, pero en términos sociales esta pérdida de influencia de la Iglesia y los curas está produciendo daños graves y duraderos. Mucha gente necesita una religión, porque sin religión se vuelven loquitos. Es el Embuste Sagrado del que habla Jodorowsky.

Falta de liderazgos
Lo del Papa es parte de un problema más amplio, que se está produciendo en todo el mundo y desde hace varios años: no se están creando líderes. Es lo más extraño, hoy el hombre común puede llegar a millones de personas y sin embargo nadie logra movilizar emocionalmente a millones de personas como en su época lo hicieron Churchill, De Gaulle, Eisenhoover, John Kennedy o el propio Hitler. Ellos lo hicieron cuando era infinitamente más difícil comunicar y hacerse conocido. Sin embargo levantaron liderazgos fuertes y movilizaron, para bien o para mal, a países y continentes completos.

Hace años que no aparece nada de eso. Tal vez Reagan, pero fue un líder bien controvertido, Putin es popular, si, pero igual se tiene que mantener a punta de fuerza y represión. Obama debe haber sido la mayor decepción de todas, era La Gran Esperanza Negra y resultó un "líder" sintético, falso, con la marca de Soros, que es experto en producir esos seudo líderes de cartón.

Hoy, con las facilidades de comunicación y alcance que da Internet, deberíamos estar repletos de líderes, sin embargo brillan por su ausencia, hace décadas que no aparecen por ninguna parte.

La falta de liderazgo se ve por todas partes, presidentes, políticos, sacerdotes y Papas, tan mediocres como fantoches, hoy llegan al poder con más facilidad que nunca: Florcita Motuda, Pamela Jiles hoy son diputados, si alguien lo hubiese pronosticado un año atrás lo habrían mandado al manicomio, las cosas más raras están pasando.

CALPUR.
Nunca en presagios he creído, César, 
Pero me aterran hoy. Cuenta allí uno 
Que á más de lo que vimos y sabemos, 
Los guardias vieron hórridas visiones. 
Ha parido en la calle una leona, 
Y se abrieron las tumbas y sus muertos 
Vomitaron. Guerreros, encendidos 
En cólera, lucharon en las nubes 
En filas y escuadrones, y formados 
Como dispone el arte de la guerra, 
Y ha regado su sangre el Capitolio. 
Rumor de lucha estremeció los aires, 
Y se oyeron relinchos de corceles, 
Y ayes de moribundos, y fantasmas 
Gritos dieron y aullidos por las calles. 
¡Oh César! son inusitadas cosas 
Que de terror me llenan.

(..)
CÉSAR.
Antes de hallar la muerte, los cobardes 
Mueren veces distintas; los valientes
Sólo una vez la muerte saborean. 
La maravilla que mayor asombro 
A mí me causa, es del mortal el miedo, 
Pues la muerte vendrá, cual fin preciso. 
Cuando venga. 


Que mala traducción, en fin, así como estoy a dieta de comida también he puesto a dieta mis entradas del blog y pretendo hacerlas lo más cortas posibles. Hasta mañana.

11 Comments:

Blogger EDO said...

Lo que pasa es que con el libremercado ya la gente se dio cuenta que no necesita un papa ni un politico ni un lider para que solucione sus problemas. Muchos se arreglan solos como pueden armando negocios, estudiando algo, etc. Incluso la tecnologia tiene mas poder que los lideres en temas de cambiar a la gente.

Sobre internet, lo unico que ha hecho es mostrarnos a estos "lideres" tal cual son: personas como tu o yo y peor por eso ya no nadie se traga el cuento que los papas y politicos son gente iluminada que nos viene a ayudar.

15 de enero de 2018, 22:11

 
Anonymous Wilson said...

¿Dieta de comida? Es el camino seguro para engordar. Si quieres comentarlo...

16 de enero de 2018, 00:22

 
Blogger hugo solo said...

Coincido con Edo a mas infrmacion datos mas el remanente de leer ves que los politicos no dan soluciones ni tienen nada de especial y eso tiene que ver con el progreso entre otras cosas de la informacion llegamos a las mismas conclusiones millones de personas y es cosa de que un politico se meta en internet y como se dice por aqui le cae la del pulpo quizas todo seria hacer desaparecer internet y todo lo que conlleva y es posible que las gentes sientan la necesidad de vitorear a los lideres y cuales son esos lideres politicos?Los que ahora se saben que defienden a medias sus ideas politicas y alternan en democracia para tener cada cuatro años contento a un bando u otro y manda alguien que tambien alterna la presidencia de algun banco mundial representando a otros con aun mas poder y eso lo lees algunas veces son teorias de la conspiracion y todos entretenidos menos los que se mueren de hambre o estan a punto de hacerlo.

16 de enero de 2018, 08:51

 
Anonymous Anónimo said...

Bajó mucho el liderazgo sí, sobre todo teniendo en cuenta que esos que Ud. nombra pedían sacrificios por el país, "sangre sudor y lágrimas" "no preguntes qué puede hacer tu país por tí sino..." Mire si los sospechados de corrupción de ahora (estado normal del político moderno) van a pedir esfuerzos. Viven prometiendo cosas incumplibles.
Tampoco consiguen que la gente se entusiasme y se sienta partícipe de una gran empresa (bueno esto, en el caso de Hitler, fue mas bien contraproducente)
Hablando de Shakespeare, me refiero al tipo de convocatoria de Enrique V en la batalla de Agincourt

Los que derramen su sangre conmigo
este día en San Crispín
serán siempre mis hermanos

16 de enero de 2018, 09:02

 
Anonymous Anónimo said...

Líderes siempre ha habido, sólo que no son siempre iguales. Hoy, esos "liderazgos" (en el sentido de que una masa los sigue casi ciegamente) los encuentras en la farándula, en el deporte y también en la política, aunque cada vez menos. ¿La razón? Aventuro que se debe justamente a la abundancia de información, lo que ha desprestigiado -sobre todo- a la política. Piensa que, durante su presidencia, las enfermedades y affaires de Kennedy eran secreto de Estado; hoy, nos enteraríamos antes que él.

Aunque nos pese, gente como Jackson y Boric son líderes, aunque aún les falta (por suerte) para alcanzar la masa crítica. También JAK, pero ídem.

En el caso del papa, es curioso porque tienen una especie de liderazgo de facto, que obviamente algunos utilizan mejor que otros. Carismáticos han sido pocos, eso sí: Juan XXIII debe haber sido el último, sino el único (también Juan Pablo I, pero duró muy poco). De Juan Pablo II, en cambio, se decía -acertadamente a mi juicio- que "llenó los estadios, pero vació las iglesias"...


Saludos,
El triministro.

16 de enero de 2018, 09:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Amigos, creo que la esencia del liderazgo es la que mencionó Ulschmidt: al líder lo siguen, no es que esté buscando la forma de agradar a sus seguidores sino que -por el contrario- les pide sacrificios "sangre, trabajos, sudor y lágrimas" y la gente, convencida que eso es lo que se necesita, se lo dan.

Internet -a mi modo de ver- no tiene nada que ver con la falta de liderazgos, que es muy anterior a eso, es un problema que viene desde fines de los años sesentas (cuando Internet no soñaba con existir), por el contrario, el efecto de Internet debería ser -al menos en teoría- que aparezcan más y mejores liderazgos, porque así como difunde las cosas malas de las personas también difunde las buenas.

El liderazgo ha sido más bien reemplazado por una especie de marketing, que es el que menciona el triministro, donde elñ seudo-líder estudia que cosas la gente quiere que les ofrezcan y se amolda a ellos, ofreciéndoles eso y más. Eso es antiliderazgo, el de los tipos de la farándula de la tele, de los políticos jóvenes de la NM, etc. es un liderazgo fácil pero no es sustentable en elñ tiempo, porque no cuesta nada darse cuenta del engaño en poco tiempò.

Por eso tenemos esos líderes "rotativos" que se ponen de moda y terminan cubiertos de odio y desprestigio ¿que ejemplo más claro de eso que Bachelet? Todas sus actuaciones políticas han sido modeladas con el ojo en complacer a su clientela política y tuvo varios años muy exitosos, hasta que la gente se dió cuenta del truco y empezaron a odiarla.

Ese parece ser el liderazgo del Siglo XXI, me imagino que no va a durar mucho, es un modelo que se está agotando rápido parece.

16 de enero de 2018, 10:43

 
Blogger Frx said...

Quizás más que líderes hay referentes. Gente como Ben Shapiro, Milo Yiannopolous, Paul Joseph Watson, Axel Kaiser entre los intelectuales y José Antonio Kast en la política mueven a hartas personas. Más bien diría que las reglas del juego han cambiado y la gestación o consolidación de un líder se ha hecho distinta con ello, quizás más lenta.

16 de enero de 2018, 13:46

 
Blogger Adelino D. said...

En el mundo actual creo que es imposible que vuelva a haber liderazgos como hubo en épocas anteriores, entre otras cosas porque las sociedades se han vuelto demasiado complejas como para que un líder consiga aglutinar a todos los sectores de estas sociedades (o al menos a gran parte de esta sociedad).

Y, por otra parte, si alguien me puede nombrar un líder suizo, noruego o danés le quedaría muy agradecido. Y no parece que esos países funcionen mal por esa ausencia de liderazgo llamemos fuerte.

Sobre los papas, ya hablaremos en otro momento, pero mi opinión de Juan Pablo II es nefasta, la que tengo sobre Francisco es mejorable...y he de decir que tengo buena opinión de Benedicto XVI. Creo que se retiró al ver que la Iglesia, como tal, es irreformable.

16 de enero de 2018, 20:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Adelino, como puse en la entrada yo tengo una fuerte antipatía hacia la persona del Papa por varias cosas, su demagogia que lo hace ponerse siempre del lado políticamente correcto, por ser jesuíta y por lo tanto haber roto su voto sacerdotal dos veces (como cardenal y como Papa), pero principalmente por su silencio cómplice con dictaduras y dictadores de izquierda claramente inhumanos.

En ese sentido pienso que tiene la misma clase de cobardía personal y moral que tuvo Pío XII que jamás se atrevió a decir una palabra contra Mussolini o contra Hitler, mientras mandaban a gasear a cientos de miles de personas. Bergoglio es todavía peor, yo entiendo a Pío XII que pueda haber sentido miedo por su seguridad personal y la de sus cercanos frente a Hitler, esa clase de cobardía es entendible, yo habría hecho seguramente lo mismo, pero la cobardía de Francisco I es una cobardía moral, porque no está bajo amenaza ni encara ningún peligro, simplemente no se atreve a enfrentar a Maduro o a Castro porque tiene miedo que lo ataque verbalmente la izquierda, mientras tanto en Venezuela están matando de hambre y asesinando a miles de hombres, mujeres y niños, sin que el Santo Padre se inmute ni diga una palabra. Eso yo lo considero una actitud asquerosa, aunque en realidad me da lo mismo lo que haga, jamás podría admirar o sentir simpatía por alguien así, sin sangre en la cara.

16 de enero de 2018, 21:44

 
Blogger Javier Gomez said...

Quería haber comentado esta entrada antes, pero no me pareció oportuno hacerlo hasta haberla leído bien y haber interiorizado la opinión.
Coincido contigo en que el Papa Francisco (al que conocí siendo cardenal, en una de las poquísimas ocasiones por año en que viajaba a Roma) es alguien que no debería haber llegado adonde está, simplemente por el hecho de que no conoce bien los ambientes en los que ahora se mueve y está tratando de crear una Iglesia populista, con todos los errores que eso conlleva. Siendo lo más sincero posible, digamos que tras once años de contacto continuado con el Vaticano y unos estudios para el sacerdocio que se interrumpieron por una triste circunstancia personal, mi opinión de Francisco tiene el mismo grado de calidez que la que tendría por Adolf Eichmann. Es el jefe de mi Iglesia y acato lo que dice porque así me han educado, pero no esperarán que le baile el agua a alguien que no dice nada contra las dictaduras (quizás porque en Argentina aprendiese a bailar a su son) y que se calla como una tumba cuando le salen al paso las injusticias del mundo. No, señores míos, Bergoglio y su ideología no comulgan con mis pasos.

18 de enero de 2018, 13:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Javier, recuerdo que tu estuviste muy involucrado con la iglesia años atrás así es que conoces el tema de primera mano, buen comentario.

Creo que el Papa se merece respeto por su investidura, no solo de católicos sino también de los que no lo somos y respetamos o reconocemos el legado de la Iglesia Católica, si perdemos el respeto por las más altas investiduras entonces no nos queda nada.

Por otra parte el Papa no es Dios, es una persona como tú y como yo y puede ser -en ese ámbito- sujeto de críticas como cualquier otro, mis críticas más grandes son igual que las tuyas, su silencio cómplice ante tiranías como Venezuela y Cuba y sus ideas populistas, tan populares entre muchos sacerdotes jesuítas.

Además de líder espiritual el Papa es jefe de estado y una figura política, en esos ámbitos su actuación es perfectamente criticable.

Aunque le rescato el respaldo público que le dió al obispo Barros, que produjo la furia de todo el izquierdismo local que ha hecho un tremendo escándalo a raíz de las acusaciones contra el sacerdote Karadima, acusado de haber pervertido a unos jovenes muchos años atrás.

No me gustan los escarches ni las acusaciones amplias por simple amistad, asociación, rumores o basadas en "denuncias" décadas después de que pasaron las cosas. No le puedo dar crédito a alguien que aparece quince o veinte años después acusando "abusos", esas cosas se denuncian en el momento y si no es porque hubo mutuo acuerdo, así pienso yo al menos.

18 de enero de 2018, 14:26

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas