Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

El auto, el doctor y el mecánico

viernes, 11 de mayo de 2018



April showers bring May flowers
Por fin se terminó la telenovela de la revisión técnica con un final feliz, como debe terminar toda telenovela, aunque consumió hasta el último centavo de mis ahorros, lo más divertido es que la solución del problema no costaba más de medio dólar.

Ayer en la tarde, cuando fui al tornero a retirar los niples de bronce, me quedé pensando en algo curioso que había visto mientras medíamos los gases: después de cambiar catalítico, bujías, limpiar la admisión y muchos otros pequeños detalles, logramos bajar los gases HC a 140, cuando el máximo de la norma es 100. El mecánico ya no sabía que más hacer y empezó a impacientarse, a mi también me pasa en situaciones parecidas así es que moviendo las mangueras -no se le ocurría otra cosa- rompió el niple y se quemó la mano con el agua caliente.

Pero también se salió otra manguera delgadita que lleva vacío al cuerpo de aceleración, la manguera estaba quemada en las puntas y el mecánico la cambió por otra parecida, los gases en lugar de bajar se dispararon a 700, también noté después que el auto consumía mucho más combustible que lo normal. Eso me quedó dando vueltas en la cabeza, así es que con el auto en la casa, noté que la manguera no estaba hermética porque era un pelito más ancha ¿no se estaría perdiendo el vacío por esa manguera? ¿Y tal vez también por la manguera antigua, que estaba quemada en las puntas? Así es que en la calle de los repuestos compré por menos de medio dólar, una manguera del diámetro original y la instalé paralela a la original, para que tuviese la misma curva y bien apretada.

Noté de inmediato que el auto andaba mucho más suave en ralentí, uno se acostumbra al sonido del motor y puede notar los cambios, así es que me fui a picarlo a la Cuesta de Acha, a la salida de Arica. No se demoró nada en alcanzar los 130 Kph, con el acelerador a medio camino, no lo quise exigir más para no tentar la buena suerte. La Cuesta de Acha es la más empinada de Arica y la subí sin problema a 80-100 Kph.

Luego me fui al mecánico y le dije que le pusiera la maquinita porque le había hecho un arreglo "¿le metió mano jefe?" me dijo de mala cara -no hay peor ofensa para un mecánico que el cliente arregle algo por su cuenta- pero le pusimos la máquina y -efectivamente- los gases HC bajaron a 46, menos de la mitad de la norma, que es el nivel que siempre tuvo. Lo llevé a la revisión técnica, después de dos rechazos era mi última oportunidad y la secretaria me deseó buena suerte. Pasé sin problemas: fin del drama.

La moraleja es que en cualquier problema de gases o ralentí lo primero que hay que hacer es cambiar todas las mangueras de goma, especialmente las de vacío, no cuesta nada y puede ahorrar una montaña de plata, por allí debí haber empezado, ahora lo sé y pagué carísimo el aprendizaje. Me extraña mucho que en las instrucciones de mantenimiento del manual no aparezca el reemplazo de todas las mangueras de goma cada cierto tiempo, especialmente las de vacío, eso puede ahorrar un montón de plata por el ahorro de combustible. En fin, un problema menos, aunque quedé más helado que un pinguino.

El mecánico y el doctor
Conversaba con el mecánico sobre la similitud entre su trabajo y el de los médicos: ambos trabajan en base a síntomas y descartando posibilidades, la lógica es partir descartando desde los síntomas más baratos de resolver hasta los más caros, pero no siempre ocurre así, por ejemplo al mecánico le convenía más que todo la prueba de gases y el scanner, luego una limpieza del cuerpo de admisión porque eso es pura mano de obra y todo el pago se va para su bolsillo, de manera similar a un médico parte recomendando multitud de exámenes y luego una cirugía, que es mucho más lucrativa que un tratamiento.

Y no dejan de tener razón, porque con exámenes en la mano es más fácil diagnosticar y los arreglos innecesarios mal no van a hacer (al menos en los autos, no siempre en las personas), el problema es que los intereses del dueño del auto o del paciente son exactamente opuestos. A mí lo que me hubiese convenido más habría sido cambiar todas las gomas y luego volver a medir los gases, hubiese arreglado el problema por casi nada. Pongamos por ejemplo un paciente con dolor agudo al pecho y opresión, como tuve yo por casi todo el años pasado, si hubiese ido al doctor me habría recetado un tratamiento, medicinas y tal vez hasta alguna cirugía exploratoria "para estar tranquilos". Lo menos que habría estado es tranquilo, maldita sea, la cosa es que después de mirar San Google, me puse a dieta e hice un poquito de ejercicios y ya no me acuerdo cuando fue la última vez que me sentí mal.

Por eso creo que no existen mecánicos ni doctores malos, porque el diagnóstico en ambos casos tiene mucho de adivinación y está repleto de incertidumbre, lo único que se puede hacer es ir descartando, pero cada una de las cosas que probé en el auto pudo haber sido "la" causa del problema, para mi mala suerte resultó ser lo último que probé en este caso. Lo que pasa es que existen incentivos perversos (para el cliente) y eso es bueno tenerlo en cuenta.

Los médicos dicen que a diferencia de los mecánicos ellos tienen que arreglar el problema con el motor andando, tienen razón y eso es más difícil, pero en cuanto a diagnósticos siempre la experiencia y el "ojo clínico" esa virtud tan difícil de definir pero que existe, es lo más valioso, eso corre por igual a mecánicos y médicos. Una observación casual, un detalle pequeñísimo pueden dar el diagnóstico correcto, más certeros que cien exámenes con máquinas, por eso yo admiro tanto a los viejos médicos de familia, creo que es una de las profesiones más admirables que hay.

Al final todo se reduce a tratar con la incertidumbre, a veces le apuntamos y tras veces no, nos gusta creer que todo es un asunto de causas y efectos, buenas y malas decisiones, pero no es así, eso es pura ilusión porque vivimos en un mundo probabilístico, donde la suerte es la que determina gran parte de las cosas, al menos lo importante, suele ser pura suerte, si la decisión fue buena o mala eso solo se sabe ex-post.

Fianlmente para celebrar el fin de la pesadilla, con las 10 lucas que me quedaron compré empanadas del Lico-Lico para todos en la casa y a la noche compraré un six-pack de cerveza para tomarnos con el Tomás Jr. Creo que la ocasión amerita celebrarse, para equilibrar toda una semana de rabias y malos ratos.

P.D. A propósito las emisiones quedaron así
HC a 2000 rpm: norma 100, medido 46
CO%: norma 0.5, medido 0,09
(CO+CO2)%: norma mayor que 6, medido 14,99
Ralentí: HC: norma 100, medido26
CO%: norma 0.5, medido 0,01
(CO+CO2)%: norma mayor que 6, medido 15,01
¡Como un cero kilómetros! Chao mala suerte




17 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

congratulations ! Ya está hecho. Seguro que todo lo demás antes gastado también tendrá su aporte y su vida útil.
Además lo hizo por deducción suya !

10 de mayo de 2018, 20:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Ulschmidt, después de tantos malos ratos fue una alegría. La educación es cara, especialmente cuando uno aprende de sus errores, ahora el auto gastará menos combustible, ando feliz como perdiz

10 de mayo de 2018, 20:27

 
Anonymous Anónimo said...

Casi lo único bueno que encuentro de la supuesta futura masificación de los autos eléctricos es que se acabará la pesadilla de la prueba de gases en la revisión técnica

10 de mayo de 2018, 20:58

 
Blogger pavezwellmann said...

Tomas, cuidado no vayas a terminar moviendo la colita o subiendote al techo esta noche... Cuando estuve en Arica vivi cerca del Lico Lico y en todo el vecindario se desaparecian los perros y los gatos, todos sospechaban del chino y no faltaba quien aseguraba haber visto al chinito de noche llevandose alguna mascota para la panaderia, ja ja.

10 de mayo de 2018, 21:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, creo que estamos muy lejos todavía que los autoes eléctricos se masifiquen, pese a todas las cortinas de humo de Tesla y similares tienen dos problemas que yo creo que son fundamentales, el principal es el tiempo que tradan en cargarse y el segundo la autonomía, dudo que se resuelvan muy pronto que digamos. Y si se hicieran viables el 90% de los mecánicos se quedan cesantes, el costo de mantención por reparaciones sería cercano a cero.

Alejandro, las empanadas de gato son lo más rico que hay, y no solo eso, en Huara donde Zenón, cerca del retén, yo solía pasar a comer picante de gato, exquisito, nunca le hice asco jaja

10 de mayo de 2018, 21:11

 
Blogger Oscar Cabello said...

Hola Tomás: he seguido con mucha atención tu telenovela de la revisión técnica. Me alegro del final feliz y te felicito.

10 de mayo de 2018, 23:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Todo se arregló finalmente, menos mal. Un problema menos!

11 de mayo de 2018, 08:47

 
Anonymous Anónimo said...

Emocionante final. En una de esas, capaz que un cazador de historias de Netflix se tope con tu blog y hagan una serie, tipo "Dr. House", pero con mecánicos, y te termines forrando como corresponde.

No me queda claro cuál es la manguera que fallaba. ¿Es una de las que sale de alguno de los niples? Es que, de las que muestras al final, ninguna se ve tan delgada como me había imaginado a partir del relato. Y el tema me interesa mucho porque ando con un problema que tal vez tenga una solución parecida, aunque en mi caso pasé la revisión técnica sin problemas...

A todo esto, si es una manguera de vacío, ¿por qué tenía agua caliente?

Saludos,
El triministro.

11 de mayo de 2018, 09:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Triministro, son mangueras distintas. Desde las mangueras de la calefacción salen dos hacia el cuerpo del acelerador que sirven para mantener el cuerpo de aceleración a una cierta temperatura, ni muy fría ni muy caliente, con el agua de la refrigeración. Simplemente hacen circular agua caliente, nada más.

La manguera de vacío (pueden ser varias) es más delgadita y debe ser hermética, chupa aire para crear vacío en el cuerpo de aceleración, lo que sirve para acelerar los gases a los inyectores pulverizando la mezcla. En mi caso es una manguera delgadita que viene desde una bomba de vacío supongo y entra por donde está el cuerpo de la mariposa, al lado de la piola o motor del acelerador. Si sacas esa manguera el motor se apaga y si tiene fugas empieza a andar tiriton. En mi auto, entre la entrada desde el vacío y la manguera, lleva un pequeño niple de plástico que disminuye el diámetro de la manguera para crear un efecto de venturi (supongo que es como los chicleres de los antiguos carburadores) hay que tener cuidado de ponerlo porque si no al auto anda a tiritones.

Aquí salen los síntomas de una fuga de vacío, se parecen mucho a los de tu auto https://www.geniolandia.com/13169527/sintomas-de-una-fuga-de-vacio-en-un-automovil

11 de mayo de 2018, 09:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Notarás en el video (minuto 1 más o menos) que las dos mangueras de agua con los niples que mandé hacer van por el lado derecho, en cambio la manguera de vacío va por el lado izquierdo (minuto 1:15 con la etiqueta "esta era la falla"). No se ve muy bien, pero si miras con cuidado verás que son dos mangueras en realidad: la originar que no está conectada a nada va amarrada a la manguera que le cambié para darle la misma curvatura, supuse que como se trata de vacío, es importante conservar las curvas de la manguera tal como iban, como no encontré una curvada, amarré la nueva junto con la original para darlñe la forma (solución a la chilena)

11 de mayo de 2018, 09:53

 
Blogger Leus said...

Tomás,

En un Tesla, por cada hora de carga normal, tienes 50 kilómetros de autonomía. El tope es de 482 kilómetros.

Los dos principales problemas que enfrenta Tesla en estos momentos son el costo y la tasa de producción. Todo lo demás es imaginario.

Ah, mira esto, muy interesante sobre Trump: https://www.nytimes.com/2018/05/10/opinion/donald-trumps-lizard-wisdom.html

11 de mayo de 2018, 11:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Leus, eso es lo que dice la propaganda de Tesla, que venden más humo que Steve Jobs. Si ves las reseñas de dueños reales de Tesla en Youtube los rendimientos están muy lejos de la propaganda.

Las medidas de rendimiento del Tesla hay que tomarlas con un SACO de sal, por ejemplo la autonomía https://www.youtube.com/watch?v=Jyvu8Mp3CVo

Me voy a leer el artículo ¡Chas Grax!

11 de mayo de 2018, 11:18

 
Anonymous Wilson said...

Felicitaciones, que descanso es atinar a algo complicado.

11 de mayo de 2018, 12:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así es, un corto descansito hasta el próximo problema...

11 de mayo de 2018, 12:16

 
Blogger Ulschmidt said...

https://www.comofuncionaunauto.com/illustrations/lucas-mechanical-fuel-injection-system

su manguera viene o va de lo que en este esquema se llama "auxiliary air device" ?. Seré curioso.

11 de mayo de 2018, 12:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No estoy seguro Ulschmidt, pero me parece que el "auxiliary air device" es más bien para ayudar en la partida en frío. La manguera de vacío me parece que va al "fuel distributor and mixtgure-control unit" que está montado encima del cuerpo del acelerador, al parecer sería esa manguera que aparece cortada y no va a ninguna parte en el dibujo

11 de mayo de 2018, 12:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y en el Yaris, parece que en lugar del "warn-up regulator" el distribuidor de combustible se calienta con el agua del motor, esas son las dos mangueraspara las que le tuve que hacer los niples

11 de mayo de 2018, 12:57

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas