Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

De chantista

lunes, 28 de mayo de 2012

Hoy y mañana tengo que dar un par de charlas sobre evaluación social de proyectos, tengo mucho material sobre eso así es que creo que las podría dar durmiendo, pero más que teoría me interesa darles algunos datos prácticos y reales en contraste con algunas cosas que todavía se enseñan en la universidad pero hace años dejaron de aplicarse.

Por ejemplo los precios sombra o precios sociales, a veces se pasan un semestre enseñando esa metodología de los años sesenta y yo nunca he visto un formulario de proyectos sociales (y debo haber hecho unos cientos) donde se aplique. Simplificando el asunto se trata de asignar valor económico a las externalidades positivas y negativas para poder hacer un análisis financiero como si se tratara de un proyecto privado.

El problema principal de la evaluación de proyectos, tanto privados como sociales, es que resulta sumamente fácil hacer trampa. Cualquier persona más o menos experimentada en finanzas sabe que puede sacar VAN y TIR positivos de proyectos que no son rentables y ese problema se amplifica enormemente con la asignación de precios sociales, que le pueden dar una especie de "respetabilidad matemática" a cálculos engañosos.

Existe otra metodología que por lo que yo he visto es mucho más vigente. Se llama la "matriz de marco lógico" y es una especie de narración ordenada acerca de los involucrados, los problemas, los objetivos y las alternativas. Aunque con ese método también se puede hacer trampa yo creo que es más dificil ocultar las cuchufletas y supongo que por eso es más ampliamente usada.

Al final se trata de decidir si una idea es buena (socialmente rentable) o no y sobre todo predecir si será exitosa o no en resolver el problema planteado. La matriz de marco lógico es una forma metódica de exponer los argumentos por medio de una narrativa, sin recurrir a cifras que pueden ser distorsionadas con cierta facilidad.

Como está de moda el emprendimiento, creo que les explicaré la diferencia entre los empresarios, que arriesgan su propio capital jugandose la vida en su proyecto y los emprendedores, donde es otro el que corre el riesgo por ellos (el estado o un capitalista de riesgo), lo que explica por que los emprendedores toman todo el asunto como un juego y enfrentan los fracasos con alegría. Así cualquiera cuando el que pierde es otro.

También tendré que explicarles las diferencias fundamentales entre las empresas grandes y las pequeñas, un asunto obvio, pero del que muchos expertos en emprendimiento no tienen la menor idea. Creo que será bueno que les explique además en que consisten los verdaderos emprendimientos y como, muchas cosas que llevan ese nombre son simplemente micro empresas, que es algo totalmente diferente.

En fin, podría hablarles un par de años sobre el maldito asunto, pero como tengo que hacer clases en un rato más mejor me dedico a preparar unas pocas notas y algunas diapositivas, no vaya a ser que los alumnos después me digan "calato".

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me pica la curiosidad por la "matriz de marco lógico". Cuando pueda y quiera, expláyese sobre el asunto.

28 de mayo de 2012, 17:55

 
Blogger Maximo said...

Tomás. Podrías explicarle a tus alumnos, que el Transantiago, el plan de EFE que costó miles de millones, el MERVAL, y la “cuchufleta” del puente sobre el canal de Chacao, son producto de “evaluaciones de proyectos”. Pienso que cuando un proyecto hay que “evaluarlo” significa que el que está a cargo, o quiere hacer trampas como tú dices, o no tiene idea de lo que está haciendo. Si un proyecto no tiene sentido común, no necesita ser evaluado. Algo parecido sucede con los médicos que piden y piden exámenes para adivinar que tiene el paciente, en contraste con los médicos que saben enseguida el diagnostico y solo solicitan los exámenes para confirmarlo. En cuanto a las PYMES, y yo soy dueño de una, el “ojímetro” es el único método “evaluador de proyectos”.

28 de mayo de 2012, 18:49

 
Anonymous Claudio said...

El gran problema del VAN y el TIR es su extrema sensibilidad ante cambios en la tasa de descuento, costos variables, ingresos estimados, etc.

Como todas variables están sujetas a incertidumbre, entonces prácticamente nunca el VAN o TIR serán suficientemente creíbles como parar tomar una decisión basándose en ellos.

29 de mayo de 2012, 11:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Maximo, Claudio, justamente estábamos conversando hace un rato sobre lo mismo con un amigo, sobre lo facil que resulta mentir con números. Como dice Claudio el VAN y el TIR son extremadamente sensibles a cambios pequeños que pueden pasar piola, con mayor razón si se introducen valorizaciones de precios sociales que nunca son muy objetivas que digamos.

Claro que para puentes, caminos, alcantarillados y cosas así, donde se pueden hacer estudios de tránsito y algunas valoraciones más objetivas esos estudios son indispensables, pero al final es el marco lógico el que permite ver la situación con más claridad y sobre todo -como es narrativo- resulta más fácil darse cuenta cuando introducen una cuchufleta o no consideran algún factor. Estudiando los flujos resulta mucho más difícil darse cuenta y rebatir un flujo arreglado

29 de mayo de 2012, 13:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, acabo de subir en este link
las diapositivas del marco lógico, contiene una introducción al tema bien clara y práctica

29 de mayo de 2012, 13:25

 
Anonymous Anónimo said...

Cambien un poco la inversión inicial y verán el impacto en la TIR.
Cuando todos los datos son conocidos y casi sin grandes variaciones se pueden usar esos metodos. Yo prefiero MI observacion de las tendencias del mercado(Ojímetro) y un buen estudio de mercado (Ojímetros de otros)

29 de mayo de 2012, 14:05

 
Anonymous Anónimo said...

Ese anónimo era yo, Javier.(maldito captcha)

29 de mayo de 2012, 14:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Javier el capcha es una porquería pero sin el me lleno de spam, para terminar de empeorar la cosa muchos comentarios anónimos caen en el filtro de spam.

La evaluación social de proyectos sirve mucho justamente donde el ojimetro no funciona, los proyectos sociales están llenos de esternalidades positivas y negativas y cada grupo de interes exagera sus propias ventajas y minimiza las de los demás grupos. El marco lógico permite ponerlos a todos en una especie de cancha común y contrastarlos. Claro que tiene que ser bien hecho, como todas las evaluaciones, ese es su talón de Aquiles

29 de mayo de 2012, 14:33

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas