Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

El cierre de Maersk en Chile

domingo, 24 de junio de 2018


Eugenio y Don Juaco me pidieron que escriba sobre la huelga de la empresa danesa Maersk de San Antonio, que terminó con el cierre de las operaciones de la empresa y 1.200 trabajadores cesantes de la noche a la mañana.. Se ha escrito mucho sobre eso y no es fácil escribir algo más o menos nuevo o interesante.

Lo que todo el mundo sabe
Por ejemplo se ha escrito que los dirigentes sindicales abusan de los trabajadores para provecho personal, eso ha sido siempre, "sindicato" es el otro nombre por ql que se conoce a la mafia en Estados Unidos y en sectores como la construcción o los casinos, la mafia los maneja como su negocio privado, los trabajadores deben jurar lealtad al jefe sindical inmediato y estos al padrino local, etc. Muchos sindicatos operan como organizaciones criminales. Recuerdo cuando hice la práctica en la industria IRT-Ilesco a comienzos del gobierno de los militares, los dirigentes sindicales eran unos reyezuelos, tal como habían sido durante Allende y como siguieron siendo después de la vuelta de los políticos en 1990.

Los sindicatos siempre han jugado un papel perverso contra la economía y sobre todo contra sus propios asociados, que son los primeros en resultar manipulados y luego traicionados después de cada negociación sindical. Su asociación con los políticos ha cerrado el círculo del robo y la sinverguenzura, yo recuerdo bien el poder económico y político que tuvo la CUT hasta el gobierno de Allende. En fin, sin darme cuenta estoy escribiendo lugares comunes que son conocidos por todos, no tiene mucho caso seguir con esto porque la situación está clara.

Ahora hablemos en serio
No ganamos nada con quejarnos de las injusticias de la vida o de la maldad de los malos, eso es eunuco, mejor es tratar de entender por qué existen los malos y como pueden ser aplastados. Los sindicatos en este caso, existen porque son funcionales a los políticos: pueden armar manidestaciones, paralizar empresas y todo eso tiene efectos sobre la política así es que mientras existan unos, existirán los otros. Las huelgas son las herramientas por excelencia de los sindicalistas, están en la base de su poder y sería muy ingenuo pensar que van a renunciar a ellas.Mientras existan sindicatos y leyes sindicales siempre habrán huelgas, porque esas son su alimento.

¿Puede haber una huelga beneficiosa?
Claro que si, pregúnten a muchos trabajadores de la gran minería del cobre, que compraron televisores de 80 pulgadas y camionetas con el "bono de fin de conflicto", producto  de una huelga los trabajadores pueden recibir de golpe un montón de dinero si haber hecho nada a cambio ¿aquien no le va a gustar esa idea? El problema, como casi siempre, es el mediano y largo plazo.

Muchos trabajadores que toda su vida han vivido de un sueldo, creen ingenuamente que la plata que ganan "se la merecen" por el hecho de estar contratados, y no se dan cuenta que es plata que sale de las ventas de la empresa, los sueldos son básicamente costos. esto es muy importante. Resulta que si las ventas no alcanzan a dar las utilidades esperadas y para pagar los costos -los sueldos entre otros- no existe santo en el cielo que les pueda mantener el trabajo.

Esto es especialmente notorio en las grandes empresas, a partir de los años 80, con la caída de los grandes grupos económicos nacionales, las empresas chilenas fueron adquiridas por inversionistas de grandes multinacionales que ayudaron mucho a profesionalizar la actividad empresarial. Javier Vial o Manuel Cruzat manejaban su enorme patrimonio a lo compadre, aprovechando las pasadas que podrían crearse, pero con muy poco profesionalismo, por eso se derrumbaron a la primera.

Las grandes inversiones, mineras y similares, fueron todo lo contrario a eso, se hicieron con proyectos  detallados y se operan con gran profesionalismo, los inversores tienen claro cuanto invirtieron, cuanto de esa inversión está recuperada, cuales son sus metas de utilidad para una operación viable y no levantarán una ceja si llegado el momento tienen que cerrar toda la operación y mandarse a acambiar a otra parte, nos son como Vial y Cruzat, que funcionaban en base a olfato y oportunismo . Hoy la mayoría de las grandes empresas en Chile se manejan en base a la dirección estratégica de sus finanzas, el éxito de las empresas Luksic es que fueron pioneros en adoptar ese modelo.

Empleados y ejecutivos son contratados por evaluación, reputación y desempeño demostrado más que por contactos de amistad o familiares y sobre todo trabajan en base a objetivos, si los objetivos no se cumplen de manera sostenida, las empresas simplemente cierran, a veces perdiendo grandes inversiones. Ee fue -pienso yo- el caso de Maersk, la empresa no alcanza las metas de productividad esperada, simplemente se baja la cortina y se van.

Los viejos sindicalistas no están acostumbrados a esto, están convencidos que una empresa preferirá ganar menos que sus objetivos de manera sostenida, con tal de no perder las inversiones que hicieron, pero eso era hace muchos años atrás, hoy cualquier empresa importante hace la pérdida si el EBDITA no es el esperado en el mediano y largo plazo, aprendieron hace años que hay que saber cuando "soltarle la cola al tigre" como dicen los chinos.

La decisión de cerrar una operación grande tiene mucho que ver con la percepción de los dueños sobre el mediano y largo plazo, en Chile el gobierno de Bachelet estiró mucho el elástico pensando que la reputación de un largo plazo estable iba a evitar que las empresas se vayan cuando ven problemas, el cierre de Maersk muestra que en esto también se equivocaron, como en tantas otras cosas.

Creo que el ministro de economía, Valente, dió en el clavo cuando declaró "lo mas sorprendente es que el cierre haya sido en tan corto plazo", eso es cierto y muestra que las expectativas de Chile para hacer negocios se ven tan malas que justifica perder de un golpe la inversión antes de seguir prolongando indefinidamente la agonía..
 
Lo preocupante es que la llegada de Piñera al gobierno no mejoró la percepción del largo plazo, claro que subió la bolsa y todo parece ir bien, pero el cierre de Maersk muestra la desconfianza de los daneses con el futuro bajo la administración de Piñera, si hubiesen tenido la percepción que en el mediano y largo plazo las cosas se arreglarían, no habrían botado la importante inversión que hicieron, creo que esa es una señal muy importante y que puede marcar la pauta en el futuro, cuando las empresas empiecen a bajar en productividad, como lo vienen haciendo desde 1990 hasta hoy, y esto se empiece a notar. La reforma laboral de Bachelet es una de las causas, pero hay varias más.

13 Comments:

Blogger Leus said...

Como siempre, las cosas no son tan simples - las ventas fueron menores a las esperadas, y el principal problema fue que no tenían la logística para asegurar los insumos y materias primas. Eso probablemente se habría solucionado, pero las huelgas fueron el golpe de gracia, dado que perdieron varios contratos importantes debido a que no pudieron despachar a tiempo.

El punto es el mismo, claro, se fueron a otra parte (Perú, creo) porque acá no pudieron cumplir con los objetivos.

23 de junio de 2018, 20:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Como dijo Valente es muy inusual que se cierre un proyecto grande a los tres años de inaugurado, creo que el cierre no pasa por situaciones operativas -que seguro que fueron previstas al hacer el proyecto- sino por falta de confianza a largo plazo. Nadie evalúa una inversión de muchos millones de dólares en tres años, creo que olieron a pescado y rajaron

23 de junio de 2018, 21:02

 
Anonymous Anónimo said...

Tomas, El problema está en que los daneses no se esperaban la "cálida recepción" de parte de sus trabajadores y sindicatos, no previeron que les devolverían la mano con huelgas (a diferencia de China aquí si hay derecho a huelga). Tal vez alguna esperanza de cambio en el escenario veían con el arribo de Piñera, pero no fue. A qué me refiero:

- Estos proyectos se evalúan a decenas de años, como sabemos los flujos son negativos los primeros años...
- Corfo prometio desarrollar una especie de cluster en la zona, para logra desarrollar los proveedores de materias primas que la planta Maersk necesitaba. No se cumplió.
- Ya al primero año de funcionamiento se movilizan los trabajadores con apoyo de la CUT esto ocurre al segundo año también. Las exigencias relacionadas a bono de producción, bono de estudios, por sobre las ya presentes según contratos, creo que el petitorio es extenso.
- El 2017 va la huelga, por mas de 30 días, con quema del auto del gerente comercial incluida, aparte de eso, no se logró nada.
- Entre medio varias demandas laborales en tribunales (ni que fueran empresa de seguridad), y en la práctica muchas licencias y ausentismo.

Entonces, un proyecto ajustado (el otro lugar donde se fabrican los contenedores es China), aporreado con huelgas, demandas en tribunales del trabajo, con materias primas que debían importar... Entre pildora roja y azul, se decidieron a aceptar la verdad.

ivanr

23 de junio de 2018, 22:24

 
Anonymous Wilson said...

Otros 1200 pecadores quedan cesantes por la declaracion de quiebra de Cial.
Tengo la misma impresion que describes, hay inversionistas que ven poco futuro en chilito, y probablemente con razon.
Pero al mismo tiempo hay otros mas optimistas e invierten. Los bancos estan colocando hipotecas incluso financiando el 90 % y las inmobiliaras corriendo para construir y vender luego en no mas 3 a 4 años. Por lo tanto los precios suben enloquecidos por la inyeccion de demanda y la valorizacion de los activos que se refinancian. Si hay problemas , y siempre los habra, esas hipotecas valdran menos y el sistema bancario hara que todos lo pasemos muy mal.
En fin (como dice un comun amigo), ya veremos, como decia el ciego :-)

23 de junio de 2018, 23:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ivan, Wilson, si, yo creo que más que problemas puntuales que se pueden resolver hay un asunto más de largo plazo en la pérdida de confianza en el país como lugar donde apostar inversiones, y también una pérdida de confianza en la capacidad del gobierno de Piñera y su gente de solucionar un problema que se arrastra desde 1990: la baja productividad y la pérdida de competitividad.

Lo de los hipotecarios es un asunto distinto creo qyotodas esas son inversiones chicas, que se hacen para ganar en la pasada y basadas en expectativas de muy corto plazo, si bien un hipotecario puede significar un compromiso a 20 o más años, la gente normal los toma de manera bastante ciega, creyendo que si les alcanza para pagar la cuota hoy, tendrán los mismoos ingresos en los próximos 20 años, no son inversiones planificadas como las de las empresas importantes sino más bien decisiones que mayormente se toman por olfato, tincada, fe o lo que sea.

Siempre hay estas decisiones, cuando estuvo Allende mucha gente se arriesgó a invertir, los que ganaron fueron contados con los dedos de una mano (la familia Luksic por ejemplo) pero la mayoría perdieron hasta la camisa.

24 de junio de 2018, 00:52

 
Blogger Ulschmidt said...

Vaya uno a saber. No hay terminales portuarias Maerks en Chile, pero sí fábrica de contenedores. Otra tienen en Dinamarca y otras en China.
Que Chile sea en el mundo quien consiguió la localización de una fábrica de contenedores fuera de la propia Dinamarca y de la muy competitiva China ya es excepcional.
Esas cosas cambian en un pestañeo de la economía internacional. Con la guerra comercial en desarrollo a escala global, el hundimiento del acuerdo transpacífico, etc... quizás prevén una caída en la necesidad de contenedores: No se pueden ir de la Madre Patria sin crisis y de China tampoco.
Yo no lo interpretaría como una "culpa" de lo que pasa en Chile tan categóricamente.

24 de junio de 2018, 08:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Una de las cosas más raras es que Maersk se haya instalado en Chile en pleno gobierno de Bachelet, cuando las condiciones para la inversión eran las peores desde 1975 por lo menos.

La productividad de la planta fue mala desde que empezaron: exceso de licencias médicas, huelgas, retrasos en recibir insumos, etc. El modelo de negocio de traer partes y piezas para ensamblarlos en Chile también era una locura muy de los años 60, desde hace décadas que las cosas se ensamblan cerca de donde están los insumos y/o los mercados, traer piezas para ensamblar en Chile y vender el producto terminado a Europa o Asia no parece muy lógico que digamos.

Si le agregamos que desde los 90 la productividad en Chile viene cayendo de manera sostenida, el cierre parece lógico y la decisión de abrir operaciones en Chile disparatada.

24 de junio de 2018, 14:04

 
Blogger Ulschmidt said...

El concepto de saqueo es muy latinoamericano. No digo que sea el caso de Merks, pero acá habría sido así. Elementos como nuestros sindicalistas y políticos, entre arrasar con un incauto que viene a poner algo aquí o construir prestigio para que vengan más, no lo dudan: lo asaltan enseguida, que no queden dudas de nuestras carácter predador de corta memoria.
Una vez vino Coppola, el célebre director de El Padrino, a hacer una película en Buenos Aires porque el ambiente de la ciudad le daba para la historia que quería contar. Fue en los años post crisis del 2001, cuando todo era bienvenido.
El sindicato de actores hizo una huelga relámpago en medio de la filmación y le duplicó los costos laborales, pese a que habían firmado un acuerdo semanas antes fijando las condiciones. Era una película con mucho extra en ciertas escenas, le consiguió la sopa a medio gremio durante unos meses.
Un humorista de diario local sacó una viñeta con Cóppola diciéndole a un amigo: "Me propusieron un trato que no pude rechazar" jugando con una de las célebres frases de los mafiosos de El Padrino.
Desde luego, y tras que durante un par de años se publicó que empezábamos a ser un destino "mirable" por parte del cine internacional para filmar exteriores, en cuanto se normalizaron un poco nuestros sueldos no quedó nada en pie. Nadie viene a filmar nada acá hace años.
En New Zealand han hecho un destino turístico nada menos que los escenarios de "Señor de los Anillos", una saga que se filmó hace años y sigue trayendo dinero. Al país le sirvió para mostrar sus bellezas naturales e incluyó las locaciones de la película como un "Disneyworld" propio, tiene turistas todo el años. Pero New Zealand es un país de gente tosca, no tienen luminarias del progresismo y el socialismo del siglo XXI como nosotros.

24 de junio de 2018, 17:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja buena la historia de Coppola Ulschmidt. Clarto, el cuento de que "nos vienen a explotar" es típico en nuestros países, "nos quitan el cobre y nos venden de vuelta las ollas" nos enseñaba un profesor de historia en el liceo, le creí hastaque me dí cuenta que en mi vida había visto una sola olla de cobre, entonces empecé a sospechar que nos había cuentiado.

Es un discurso muy chanta pero todavía funciona, claro que cada vez menos, afortunadamente.

24 de junio de 2018, 17:34

 
Anonymous er lusho said...

hola Tomas.. aqui el Gte Gral habla de las razones...

http://www.latercera.com/pulso/noticia/gerente-general-maersk-container-industry-ronnie-b-jensen-la-operacion-chile-demostro-no-competitiva-los-mercados-globales/218478/

25 de junio de 2018, 09:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Buena entrevista. La voz corporativa, claro...

25 de junio de 2018, 12:31

 
Anonymous Anónimo said...

Tuve la suerte de estar presente en la ceremonia en que Maersk anunció que se constituía su filial en Chile, en 2012 aproximadamente. Fue una fiesta a todo cuete en el Club Hípico de Santiago, con carrera y todo. Ya entonces me preguntaba cómo podía tener sentido instalar una fábrica de contenedores en Chile, con un costo logístico claramente superior al de China, y para qué hablar de los operativos. Pensé "bueno, algo deben saber que yo no... por algo son los más grandes del mundo".
Pero parece que los grandes números siguen invictos. Y más aun con condimentos tan sabrosos como 3 huelgas en los 3 años que alcanzó a operar, incluyendo la quema del auto de un gerente.

Todo vuelve a su curso normal.

Saludos,
El triministro.

25 de junio de 2018, 13:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así es, parece que los daneses dueños de Maersk tenían su sego ideológico que los cegó en su momento, ¡dicen que se instalaron en San Antonio porque era un lugar de alta cesantía! Alegaban una especie de "responsabilidad social empresarial". Si se basan en cosas así para arriesgar más de cien millones de dólares, en cierto modo se merecen perderlos

25 de junio de 2018, 13:13

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas