Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Eufemismos

lunes, 10 de diciembre de 2012


En los años cincuenta se llamaban empleadas domésticas, normalmente vivían dentro de la casa casi toda su vida porque llegaban jóvenes y era muy raro que fuesen despedidas. Muchas veces eran "tratadas como de la familia" y a veces esto era más que un decir, porque no era extraño que la empleada fuese producto de alguna aventura extra-marital del dueño de casa con "una china", el equivalente a nuestras actuales camboyanas.

Me contaba mi mamá, de una familia chilena muy tradicional con curas, monjas y todo eso, que la empleada de la casa, era supuestamente hija de mi abuelo, hasta las niñas de la casa lo sabían, pero era un tema que solo se comentaba en lo más privado. En las familias antiguas se toleraba la infidelidad siempre y cuando fuera con una "china" entonces solo era un desliz, pero con alguien de clase media para arriba era cosa seria, como me enteré muchos años después.

Las empleadas eran bien tratadas y llevaban -creo yo-  una vida más agradable que ahora, con el cuento de la justicia social y todo eso. Cuando estuvimos en la peor miseria -debe haber sido el año 80- mi mamá encontró trabajo como empleada, cuidando los niños de una familia acá en Arica. Por lo que recuerdo lo pasaba estupendo y nunca se sintió humillada ni nada de eso, todo lo contrario, fueron grandes y sinceros amigos nuestros.

La izquierda clasista
En Chile nos encanta creernos igualitaristas, de la boca para afuera eso si, porque en nuestro fuero interno somos feroz y ridículamente clasistas. Una esquizofrenia muy chilena: traten de discutir con alguien de izquierda y al poco rato empezará a sacarte en cara que eres pobre o que tu familia es de baja condición, es la burla más frecuente que usan. Nunca conocí gente más ridículamente clasistas que mis amigos del MIR en los años 70, daban más risa que rabia. Con los años se dio vuelta la tortilla y hoy los piojos resucitados son comunistas. Cambia, todo cambia.

Argumentos de afeminados y prostitutas
Traten de discutir con un activista homosexual, al poco rato de hablar te empezarán a acusar de maricón encubierto, o reprimido, sin darse cuenta que consideran su propia condición como insultante. Cuando viví en la pensión de mi tía Silvia,  llena de travestis y prostitutas, cada vez que había una pelea, el peor insulto que se les ocurría era tratarse de "putas". A los rotos también les encanta rotear, tienen una manía con eso. Así es nuestra esquizofrenia nacional: somos lo que odiamos, odiamos lo que somos.

Los nombres de la empleada
Volviendo a la empleada doméstica. En los años sesenta el programa Radiotanda hacía furor en Chile y el personaje más divertido era La Desideria, una empleada doméstica impertinente, que estaba muy orgullosa de tener su libreta de seguro y decía no ser empleada sino "asesora del hogar". Esto que comenzó como un chiste -tal como decir que el recogedor de basura es ingeniero de ejecución en disposición de desechos inmobiliarios- se lo tomó en serio el gobierno de Eduardo Frei padre, decretando que a partir de entonces no se deberían llamar más empleadas domésticas sino asesoras del hogar. Era demasiado ridículo para que durara, entonces en los ochenta pasaron a llamarse "trabajadoras de casa particular", cosa que tampoco pegó y después los siuticos rescataron el término "nanas" que en los tiempos aquellos se usaba para llamar a las nodrizas que cuidaban y a veces daban pecho a las guaguas.

Por que los eufemismos
Detrás del uso de eufemismos hay siempre una vergüenza  A las personas que sufren de una enfermedad o un retardo mental les dicen "especiales" o "enfermitos". A las prostitutas les pusieron "trabajadoras sexuales". Para que hablar de los homosexuales, es la condición que tiene más eufemismos en el mundo: finito; amanerado; invertido; coliza; colipato, en fin, la lista es enorme. Todos los eufemismos encierran un complejo y una implícita vergüenza.

Es el lado B de los chilenos y seguramente nuestra herencia cultural española tiene mucho que ver. Porque somos como un fundo de Talca, donde a nadie le gusta servir y todos sueñan con ser servidos, pero sin esfuerzo, creen tener una especie de derecho natural a ser servidos. Que diferencia con Inglaterra por ejemplo, donde ser sirviente es una profesión tan respetable como ser amo. Nos falta mucho para llegar a eso y creo que es uno de los peores lastres sociales que tenemos. Chile está lleno de cosas buenas, especialmente las chilenas, pero que diablos, toda moneda tiene dos caras y nadie es perfecto.

14 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Que terrible. El ultimo eufemismo chilensis aparecio el la ultima teleton: "personas con capacidades diferentes", para referirse a los discapacitados, ja.

9 de diciembre de 2012, 22:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, en el caso de las enfermedades yo entiendo y simpatizo (aunque no comparto) el uso de eufemismos por la familia. Mal que mal no es culpa del enfermo ser discapacitado, son cosas de la suerte principalmente y debe ser bien difícil llevar esas situaciones.

Igual no creo que ayude en nada usar palabras inventadas para sonar políticamente correcto, la realidad hay que enfrentarla aunque sea difícil

9 de diciembre de 2012, 23:16

 
Anonymous Anónimo said...

Si, ya recuerdo una empleada doméstica que se enfureció cuando supo que se comentó de ella que "tenía la mansa raja", luego que se descubriera que había roto la base de la taza del water , rompió la pata de un sillón y dobló las patas de una silla. (la tipa era obesa mórbida).
Hay gente que aparte de la "mansa raja" es muy "care raja"...

9 de diciembre de 2012, 23:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Todos estamos sujetos a críticas y burlas, hay que saber como llevarlas. Es una estupidez creer que uno tiene derecho a que no se burlen de su persona o enojarse por eso. Hay que aprender a llevarlo.

9 de diciembre de 2012, 23:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y cuando uno es burlesco también tiene que aprender a aguantar las patadas en las canillas de vuelta. A mucha gente le gusta la del burrito: burlarse pero que a ellos ni los toquen. Esos son los peores.

9 de diciembre de 2012, 23:21

 
Anonymous Anónimo said...

todos usan eufemismos.
Los chicago boys encubrian sus condoros como: ajustes automaticos de la economia.
Los milicos hablaban de excesos aislados, apremios ilegitimos para referirse a sus crimenes y fechorias.
Honorable junta de gobierno = 4 tarados carniceros.

segun los beatos de san mercado, los condoros en general pueden ser considerados externalidades negativas.

y por ultimo estan los cambios por la puras: el vital elemento,

10 de diciembre de 2012, 11:45

 
Blogger Ulschmidt said...

aquí la "doméstica" es el término más correcto y la "sirvienta", la "sierva" o la "chica" son los más incorrectos. Y tener nenes con la nana desde que existe el ADN significa perder la mitad del patrimonio en un juicio.

10 de diciembre de 2012, 14:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jaja las diferencias de país en país, acá uno le dice "doméstica" a la empleada y capaz que nos demande. El término "sirviente" (servant) es de uso común en Inglaterra, una profesión respetable y muy estimada (me acordé de la historia esa del lord que se hizo sirviente del segundo marido de su esposa)Incluso los funcionarios públicos se llaman "civil servants".

Lo de las pruebas de ADN han sido el peor atentado a la diversidad genética que pudo ocurrir, con los años se verán las nefastas consecuencias de esa estúpida idea.

10 de diciembre de 2012, 14:14

 
Blogger Maximo said...

Siempre que sale a colación este tema, recuerdo a un hombre que pasaba por mi negocio a vender una mercadería. Originalmente me dejaba en un papel el precio escrito a mano, luego me dejó una tarjeta que decía “vendedor”, luego una que decía “representante de ventas”, luego pasó a ser “ejecutivo de ventas”, con el tiempo llegó a ser “product manager”, aunque siempre vendía lo mismo.

10 de diciembre de 2012, 17:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja Maximo, hoy día hasta los vendedores del carrito de maní son gerentes de algo o ejecutivos, basta mirar a los "ejecutivos de cuenta" ¡ese si que es eufemismo!

10 de diciembre de 2012, 17:31

 
Blogger Ulschmidt said...

Tratándose de títulos, una vez quebró una empresa grande donde yo había llegado a ser "asistente de fabricación", un oscuro título que en realidad implicada dirigir decenas de tipos durante la temporada pico, procesar miles de toneladas de material, ganar bien, la companía te daba casa y cobertura de salud de primera, etc... Tras buscar y buscar otro empleo logré ser "Gerente de logística", o sea encargado de compras de una fábrica mucho más pequeña, así como el sueldo. Tenía que barrer la oficina cada tanto y a veces iba en omnibus a comprar los insumos. Pera era gerente de logística.

10 de diciembre de 2012, 19:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cambian títulos por sueldo, eso se hace cada vez más: "subgerente", "ejecutivo", "supervisor" la percha más alta del gallinero no es siempre la que más paga!!

10 de diciembre de 2012, 20:59

 
Anonymous Anónimo said...

Y cuando chiporro haciendo la práctica en Edelnor con contrato en mano, mas feliz que perro con pulgas. Hasta que entendí dias despues el significado de ad honorem: porqué diantres no le colocan al tiro que no vas a recibir un mango.
ivanr

10 de diciembre de 2012, 21:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja! "ad.honorem", la primera desilusión en el mundo laboral, o sea por bolitas de dulce nomás

10 de diciembre de 2012, 21:04

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas